AhorroCombate el analfabetismo financiero: trucos para la educación financiera

El analfabetismo financiero es uno de los problemas de los españoles, pero la buena noticia es que tiene solución. Hoy te enseñamos cómo entender la educación financiera y cómo aplicarla en tu día a día
16 septiembre, 202110909 min

Conocer el estado de nuestras finanzas es clave para cuidar de nuestra salud económica, consiguiendo un buen equilibrio en nuestras partidas y preparando nuestros objetivos de ahorro a largo plazo. Sin embargo, existen muchos obstáculos para ello, como son la falta de planificación, las dificultades para conseguir ingresos y el analfabetismo financiero.

 

Los datos del Global Financial Literacy Survey demuestran que un 51% de los españoles no tiene conocimientos básicos en finanzas ni sabe distinguir entre IPC y PIB, mientras que un 50,6% no sabe qué es ni qué significa cada concepto. Esto termina afectando a nuestras posibilidades de organización en casa, por lo que debemos empezar cuanto antes a aplicar buenas dotes de educación financiera en nuestro día a día.

 

Las cifras del analfabetismo financiero son más graves cuando tenemos en cuenta que los españoles no entienden muchos términos relacionados con su trabajo. Otro estudio, el del instituto Aviva, señala que un 35,6% no sabe explicar aspectos básicos de la nómina, como aportación a la seguridad social, IRPF, devengo, salario base o salario en especie; mientras que un 45% asegura que necesita ayuda a la hora de hacer la declaración de renta.

 

Los mejores consejos para ahorrar y aprender educación financiera en casa 

Hoy vamos a enseñarte una serie de trucos y consejos que te ayudarán a sentirte más seguro cuando vayas a programar tus ingresos y tus gastos al inicio de cada mes. Verás cómo, con un poco de paciencia y con herramientas como Mis Finanzas, disponible para los cliente las entidades de Grupo Caja Rural en Ruralvía, su banca digital,  alcanzarás todas tus metas de ahorro mientras preparas un colchón económico, ideal para prevenir la incertidumbre a largo plazo. Presta atención a estos trucos financieros:

 

  • Haz del ahorro un hábito mensual. Puedes comenzar por abrir una cuenta de ahorros en la que deposites una parte de tus ingresos fijos, y a la que solo recurras cuando realmente lo necesites. Asegúrate de aplicar métodos como el 50/20/30 o la fórmula de ahorro de Harv Eker, que te mantendrán motivado y te ayudarán a cumplir los objetivos a largo plazo sin dificultades.

 

  • Programa transferencias automáticas. Una de las herramientas más útiles para cumplir todos los objetivos de ahorro consiste en las transferencias automáticas, que puedes preparar para que tengan lugar los primeros días de cada mes, o guardar una parte del dinero en efectivo en un lugar habilitado para ello. De esta forma tendrás un control mejor sobre este dinero y no sentirás la tentación de gastártelo cuando lleguen los momentos críticos del año.

 

  • Propón educación financiera en casa. Hoy en día existen muchos recursos en internet para aprender conceptos básicos de finanzas sin levantarse del sofá. A los cursos online masivos o MOOC se unen glosarios económicos como los del Banco de España y los vídeos en Youtube, que son capaces de resolver cualquier duda en cuestión de segundos. Además, siempre puedes comprar un juego de mesa para enseñar educación financiera a los más pequeños de la casa, mientras os divertís y podéis hablar cómodamente sobre las facturas del hogar.

 

 

  • Haz un consumo responsable de los alimentos. Cuando consumes productos verdes, frescos y de temporada no solo mejoras tu calidad de vida, sino que empiezas a ahorrar sin darte cuenta. Empieza por seguir a rajatabla estos consejos para ahorrar en el supermercado, diciéndole a tus niños cómo calcular el precio final de la compra o asignándoles un presupuesto de 5 euros para que puedan comprar lo que quieran y así tomen conciencia de lo difícil que es establecer un presupuesto doméstico a la altura de nuestras finanzas.