6 consejos para el inversor novato

Antes de contratar un producto que no sepas exactamente cómo funciona, lee nuestros consejos con el objetivo de tener los recursos y herramientas necesarias para tomar la mejor decisión.
AhorroEducación Financiera8 noviembre, 202165613 min

Conscientes de que cuestiones del tipo “¿Cómo invertir en bolsa desde cero?” suscitan cada vez más interés, te proponemos una serie de consejos para el inversor novato muy útiles antes de lanzarte al vacío y contratar un producto que no sepas exactamente cómo funciona, con estos consejos podrás tener los recursos y herramientas necesarias para tomar la mejor decisión.

Invertir en bolsa para principiantes ¿cuestión de decisión?

El pasado 4 de octubre se celebró el día Mundial de la Educación Financiera, una efeméride cuyo principal objetivo es visibilizar la importancia de tener unos mínimos conocimientos financieros antes de embarcarse a contratar algún tipo de producto o fondo de inversión.

Y es que, al contrario de lo que podemos leer en algunos best sellers que prometen hacerte rico de la noche a la mañana fomentando la inversión en bolsa para principiantes, la realidad es que invertir es una decisión que debe ser muy sopesada, que requiere de unos conocimientos y, en ocasiones, se agradece el apoyo de un asesor especializado que pueda orientarte a conocer las opciones de mercado y los riesgos a los que te puedes enfrentar, por ejemplo.

Sin embargo, conscientes de que cuestiones del tipo “¿Cómo invertir en bolsa desde cero?” suscitan cada vez más interés, te proponemos una serie de consejos para que antes de lanzarte al vacío y contratar un producto que no sepas exactamente cómo funciona, puedas tener los recursos y herramientas necesarias para tomar la mejor decisión.

1. No apuestes por un producto que no entiendas

En primer lugar y como mencionamos hace tan solo unas líneas atrás, uno de los puntos clave para invertir en bolsa si eres principiante es rechazar de facto todos aquellos productos financieros que no sepas qué significan, en qué consisten o, casi lo más importante, qué riesgo implican.

En términos generales, los productos financieros están clasificados en base a una escala que va del 1 al 6 y que pretende informar al usuario del nivel de riesgo que tiene dicha operación.

Mientras una cuenta bancaria normalmente tiene un nivel de riesgo 1/6, las acciones, las cédulas o los pagarés suelen estar calificados en un 6/6, lo que quiere decir que están asociados al riesgo más alto. Los fondos de inversión, por ejemplo, son productos de inversión cuya clasificación se basa en una escala del 1 al 7.

2. Evita tomar decisiones precipitadas

En el ámbito financiero y más aún cuando se trata de invertir una parte de nuestros ahorros, es recomendable dejar de lado la parte emocional.

La impulsividad no suele jugar buenas pasadas en este terreno y más cuando se trata de inversores principiantes. Así, si un día lees un titular que habla de que es el mejor momento para invertir en las acciones de un determinado sector o compañía, mantén la calma y no pongas en riesgo tus ahorros.

3. Huye de los libros de gurús que te prometen hacerte rico de la noche a la mañana

En este aspecto lo mejor que puedes hacer por tu salud económica es mantenerte alejado de la literatura financiera que promete enriquecerte y duplicar tu patrimonio en un abrir y cerrar de ojos y tan solo invirtiendo aquí y allá unos cuantos miles de euros. Invertir en bolsa sin tener conocimientos previos puede abocarnos a perder los ahorros de toda una vida.

4. Busca el apoyo de un asesor especializado en inversión

Precisamente por todas las razones mencionadas anteriormente, si estás decidido a invertir una parte de tus ahorros, infórmate bien de las ventajas e inconvenientes de esta decisión. Una buena idea puede ser pedir asesoramiento a un experto financiero que te inspire confianza.

Contar con un profesional especializado en la materia y que además cuente con buenas referencias es una técnica utilizada, incluso, por inversores que llevan años en este mundo.

Un asesor no sólo te explicará la letra pequeña de cada uno de los productos financieros disponibles, sino que además en función de tu capital y tu perfil de riesgo, te orientará en cuáles son los productos más apropiados, según tu contexto económico y personal.

En resumen, el trabajo del asesor financiero es llevarte de la mano durante el proceso de inversión y no soltarte en ningún momento.

En Caja Rural ofrecemos algunos productos, como los Fondos de Inversión, dónde el Asesoramiento es un valor añadido. Con ayuda de tu asesor podrás averiguar qué tipo de inversor eres, cuánto riesgo estás dispuesto a asumir y de esta manera elegir el fondo que mejor se adapte a tu perfil.

5. Ten un colchón de efectivo para asumir cualquier imprevisto y diversifica tus inversiones para reducir el riesgo

Si contar con un asesor financiero es una decisión muy sabia, trazar una estrategia de inversión tanto a medio como a largo plazo también se torna fundamental. Invertir no es ni más ni menos que destinar una parte de nuestros ahorros a la compra de activos financieros que pueden darnos o no una rentabilidad económica en el futuro, pero esto no siempre es así.

Por ello, es importante diversificar tu dinero en distintos productos financieros para poder reducir el riesgo de la inversión. Si introducimos todos nuestros ahorros en un único producto, estaríamos arriesgando todo a qué dicha inversión no tuviera los resultados que esperamos. En cambio, si diversificamos en varios productos, tenemos más probabilidades de que, en conjunto, salga bien nuestra estrategia de inversión.

Un buen ejemplo de esto serían los Fondos de Inversión que mantienen una cartera muy diversificada en distintos activos de renta fija y/o renta variable, en función de la vocación inversora del fondo.

6. No mires diariamente la evolución de la bolsa

Por último, pero no por ello menos importante es básico que no te obsesiones con mirar cómo baja y sube el valor de determinadas compañías en las que hayas invertido. Dejarse llevar por los movimientos bursátiles y plantearnos vender o comprar acciones fuera de la estrategia y el horizonte temporal definido previamente con nuestro asesor financiero, solo hará que nos alejemos de los objetivos previamente planteados.

En definitiva, si es nuestra primera vez invirtiendo en productos financieros y no tenemos grandes conocimientos en bolsa, mirar sus fluctuaciones solo hará que nuestra parte más impulsiva y emocional se active, algo que suele ser contraproducente si lo que buscamos es que nuestros ahorros crezcan un pequeño porcentaje a lo largo del tiempo.

Si tras leer estos 6 consejos para inversores novatos, te animas a dar tus primeros pasos en el mundo de la inversión y tienes una serie de preguntas que resolver, no olvides que desde las entidades del Grupo Caja Rural ponemos a tu disposición asesores especializados que estarán encantados de ayudarte a diseñar tu estrategia financiera.