fbpx
 

AhorroEste año lo conseguirás: ahorra en calefacción con estos consejos

Ahorrar en calefacción es una tarea muy fácil, si sabes cómo. Descubre cómo ahorrar en tu factura en el hogar o en la oficina, cuidando de tu bolsillo y de la salud de tus seres queridos.
9 febrero, 202184812 min

El comienzo de un nuevo mes siempre es un buen momento para replantearse los gastos del hogar. Entre ellos, destaca el gran coste que supone la calefacción durante la época del frío, y que puede hacer un gran daño a nuestras cuentas a corto plazo.

 

La calefacción representa uno de los gastos energéticos más caros en el hogar, pero también en la oficina. Piensa que abrir y cerrar los radiadores continuamente puede hacer que se incremente la factura, y si lo hace cada miembro de la familia o cada compañero del trabajo es posible que el dinero termine desapareciendo.

 

Este año sí que conseguirás ahorrar, con los consejos que vamos a enseñarte a continuación. Así que coge papel y boli, elige un espacio libre de ruidos y prepárate para tomar nota de estos consejos que hemos preparado para ti.

 

Trucos para ahorrar calefacción en invierno

 

Como imaginarás, ahorrar en calefacción es solo una parte de los objetivos de ahorro que deberíamos cumplir mes a mes. Es muy importante que planees tus presupuestos para la compra de comida, ropa o los gastos fijos teniendo en cuenta distintas partidas, entre las que se encuentra el gasto energético. ¿No sabes cómo hacerlo? Te enseñamos cómo preparar el camino para conseguirlo:

 

En el hogar

 

  • Pon a punto los radiadores. Abre las llaves de todos y comprueba que el agua circula con facilidad. Si ves que alguno no calienta, coge la llave y púrgalo para sacarle el aire. Intenta que no haya ropa ni nada sólido encima de los radiadores, porque podría tapar la corriente de calor, y coloca reflectores entre este y la pared para aumentar la sensación térmica de las habitaciones.

 

  • Comprueba la caldera. El segundo paso consiste en pedir una revisión de tu caldera a un profesional, una situación que debería producirse cada dos años. Por tu parte, puedes tomar medidas como revisar que la presión esté entre 1 y 1,5 bares, cambiarla al Modo Invierno y ajustar la temperatura de salida entre 55 y 66º.

 

  • Regula el termostato. Entre los trucos más habituales para ahorrar en calefacción se encuentra el de poner el termostato a 21º durante el día y 16º durante la noche. Además, puedes abrir las ventanas y comprobar si la caldera arranca cuando la habitación se enfría, lo que te permite comprobar si realmente funciona bien.

 

  • Pon válvulas termostáticas. Estos instrumentos se instalan en los radiadores para que puedas elegir qué estancia de la casa quieres que se caliente más y cuál menos según tus necesidades. Esto es más cómodo y te trae un mayor ahorro que luego puedes emplear en tu tiempo libre.

 

  • Mejora el aislamiento. El color influye en el calor del hogar. Solo tienes que comprar mobiliario de colores oscuros, junto con alfombras o decoración de colores rojos, lo que puede ayudarte a subir la temperatura de cada estancia en 1,5º. También puedes realizar una reforma en casa para colocar ventanas selladas y mejorar el aislamiento de las paredes.

 

 En la oficina

 

  • Aprovecha las horas de luz. Si tienes la suerte de tener una oficina orientada hacia el sol, es conveniente que aproveches las horas de luz para mantener el lugar de trabajo caliente cuando realmente lo necesites. Otra opción es analizar en qué momentos no es necesario mantener la calefacción encendida para ahorrar en gasto.

 

  • Utiliza la tecnología Smart inventer. El uso del gas ecológico o los microondas eficientes que utilizan esta tecnología puede reducir el consumo de la calefacción en un 50%, lo que a la larga tiene una gran utilidad para frenar los abusos que se hacen de este tipo de dispositivos.

 

  • Programa horas de encendido y apagado. Si consigues que la oficina se caliente unos minutos antes de que lleguen los empleados, no necesitarás tener activa la calefacción durante todo el día. Piénsalo como una inversión positiva para las cuentas de la empresa.

 

 

  • Revisa posibles fugas. De vez en cuando es conveniente hacer una revisión de las ventanas y las puertas, para comprobar que no se escapa el calor. Además, al igual que en el hogar, deberías revisar la caldera cada cierto tiempo para asegurarte de que se enciende y se apaga a la perfección.

 

Como ves, ahorrar calefacción en casa y en la oficina no es tan difícil como parece. Es cuestión de tener en cuenta una serie de preceptos y aplicarlos paso a paso, a través de una checklist o lista de puntos que te permita conseguir un gran ahorro en la factura energética durante estos meses de frío. Pon estos consejos en práctica y verás cómo plantear tus objetivos de ahorro se convierte en una tarea cotidiana.

 

Mis Finanzas, la herramienta para ahorrar en calefacción

 

Mis finanzas es una herramienta económica de ruralvía, la banca digital de las entidades del Grupo Caja Rural que puedes encontrar en versión web y app, ideal para categorizar todos tus gastos mensuales e incluir entre ellos el de la calefacción.

 

A través de sus funciones gratuitas puedes programar metas de ahorro, que te permitirán llegar a ciertos días del mes con todo tu ahorro cumplido. De esta forma, no te resultará difícil deshacerte de aquellos gastos hormiga que lastran tus finanzas a largo plazo y cuidar de tu salud financiera de una forma rápida y sencilla.