AhorroAhorra en calefacción con estos trucos

A pesar de la subida del precio de la electricidad y del gas, ahorrar en calefacción es posible. Sólo tienes que poner en práctica estos trucos y consejos en casa.
22 enero, 20195608 min

Uno de los mayores gastos domésticos en invierno es la calefacción. Calentar la vivienda en los meses más fríos del año supone un gasto extra e implica, para muchas familias, hacer un esfuerzo económico importante. Además, este año, encender la calefacción será más caro, debido a la subida del precio de la electricidad y del gas.

 

Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el consumo en calefacción supone la mitad del consumo energético doméstico. Con el objetivo de evitar que las facturas se disparen y, por supuesto, que no pases frío, te damos estos sencillos trucos.

 

¿Cómo ahorrar en la calefacción?

Para que estos consejos para ahorrar en la calefacción te sean realmente útiles, tienes que estar convencido de querer cambiar ciertos hábitos. Si estás conforme, ¡sigue leyendo!

 

  1. Revisa la caldera

Antes de comenzar la temporada de invierno se debe realizar una revisión de la caldera por parte de un profesional. Más de allá de evitar problemas de funcionamiento, también la optimizará para mejorar su rendimiento. Además, te informará sobre el estado de la caldera, si debes o no renovarla y te aconsejará sobre el purgado de los radiadores.

 

  1. Controla la temperatura

La temperatura de confort en el interior de una vivienda es de 20-21 grados. Si eres de los que tiende a subir el termostato por encima de esta temperatura, debes saber que cada grado que subes, encarece la factura entre un 5 y un 7 por ciento. Por la noche, con tener entre 15 y 17 grados es suficiente.

 

Otro consejo para ahorrar en calefacción es mantener una temperatura constante. Esto no quiere decir que esté todo el día a la misma temperatura, sino que la regules y programes en función de tus necesidades. No tendrás los mismos grados cuando no estés en casa, que cuando estés. Utilizando el termostato correctamente, puedes ahorrar entre un 8 y un 13 por ciento de energía.

 

  1. Aísla puertas y ventanas

Una prueba que no falla para saber si realmente la vivienda está bien aislada es encender un mechero. Si la llama se mueve o apaga, es que debes poner aislante en las puertas y ventanas. Un buen aislante es, sin duda, la mejor manera de ahorrar calefacción.

 

Durante el día, sube las persianas y corre las cortinas para que entre el sol y caliente la vivienda. A la hora de ventilarla, 10 minutos bastan. Más tiempo sólo contribuirá a que la temperatura interior baje más de la cuenta.

 

  1. Los radiadores, sin cubrir

Si tiendes a colocar la ropa recién lavada sobre los radiadores, que sepas que estás aumentando el consumo. La explicación es muy sencilla. Al cubrir los radiadores impedimos que el aire caliente circule y suba hacia arriba, haciendo que la vivienda no se caliente tan rápido. Lo más conveniente es colocar un tendedero portátil cerca del radiador.

 

También mucha gente suele cubrir los radiadores con muebles para evitar que se vean. Error. Y lo es exactamente por lo mismo que acabamos de explicarte. Así que, ya lo sabes, deja que el calor circule libremente por tu casa.

 

  1. Revisa la tarifa que tengas

Si no sabes qué tipo de tarifa tienes, infórmate y si no es la que más te compense, valora la posibilidad de cambiarla. Echa un vistazo a las tarifas conjuntas de luz y gas que ofrecen las distintas compañías, compara precios y elige la más adecuada para ti.

 

Si pones en marcha todos estos consejos para ahorrar en calefacción, no dudes en descargarte la app ruralvía report. Así, comparando facturas actuales con las anteriores, podrás saber cuánto ahorras realmente y llevar un control exhaustivo de tus gastos.