AhorroNo te quedes helado y ahorra en calefacción

Ahorra en calefacción con estos consejos, que te enseñarán las horas de menor gasto y las mejores estrategias para el aislamiento de tu hogar.
30 noviembre, 2020252613 min

En la época de frío, es importante contar con una serie de pasos que nos ayuden a ahorrar en calefacción sin renunciar al calor que sentimos en casa cuando encendemos el termostato. Para que toda la familia se sienta cómoda en este ambiente, hay que empezar por lo más básico.

 

El primer paso consiste en pedir una revisión profesional de la caldera antes de comenzar la temporada de invierno. Esto te asegura dos cosas: que puedes disfrutar de la calefacción hasta el año que viene y que no tienes que sufrir porque salga el agua fría en mitad de una ducha.

 

Una vez tienes las cosas en orden, es el momento de poner en práctica las medidas que te ayudarán a ahorrar en calefacción sin preocuparte por tu cartera. Coge boli y papel y prepárate para seguir estos consejos, que también te permitirán ahorrar energía durante estos meses.

 

Consejos para ahorrar en calefacción 

A la hora de planificar nuestro gasto, debemos tener en cuenta que la energía es solamente una parte del plan para mejorar la capacidad de ahorro de la familia a largo plazo. Si planteamos objetivos de ahorro concretos, temporales y medibles estaremos más cerca de optimizar nuestros presupuestos para la llegada del invierno. Estos son algunos consejos para ahorrar en calefacción:

 

  • Revisa la tarifa de la luz. Una buena idea consiste en echar un vistazo a las tarifas conjuntas de luz y gas que te ofrecen distintas compañías. Compara los precios y decídete por aquella que te ofrezca la mejor relación calidad/precio, que te permita ahorrar en calefacción a largo plazo.

 

  • Ajusta la temperatura. Entre 20 y 21 grados es la medida adecuada para un hogar, porque cuando subes esta cifra, terminas encareciendo la factura entre un 5 y un 7 por ciento. Además, tienes que fijarte en las horas en las que enciendes la calefacción: no lo hagas por la noche, y prográmala a una hora antes de volver a casa.

 

  • Cuida el aislamiento de la casa. Intenta que las ventanas y las puertas de la casa cuenten con algún tipo de aislamiento para evitar que se escape el calor o entre el frío. En ambos casos estás dejando de ahorrar en energía, provocando que el gasto mensual se dispare.

 

  • Viste ropa cómoda y cálida. Muchas veces, hacemos un uso excesivo de la calefacción sin tener una buena razón para ello. Si llevas la ropa adecuada en el hogar, como jerseys o polares que protejan las zonas sensibles de la piel, no tendrás que echar mano del termostato tan a menudo.

 

  • Extrae el aire de los radiadores. Este poderoso dispositivo también necesita de un cuidado para funcionar correctamente. Asegúrate de purgar el aire que llevan dentro, e intenta colocarlos debajo de las ventanas para que el flujo de aire caliente se expanda con más facilidad por la habitación.

 

  • Redecora tu vivienda. Los colores rojos aumentan la temperatura y el ritmo cardíaco de las personas, así que puedes aprovechar para comprar objetos rojos o pintar las paredes del salón de ese color. Piensa en nuevas formas de incluir tonos cálidos en tu día a día.

 

  • Pon cortinas en las ventanas. La luz solar es la principal fuente de energía en nuestra vida, por lo que si dejas las persianas recogidas por la mañana, tu casa estará mucho más caliente cuando vuelvas de trabajar. También puedes instalar cortinas, que te ayudan a controlar el frío con mucha efectividad.

 

Todas estas medidas exigen atención y algunas de ellas un pequeño desembolso económico para favorecer el aislamiento térmico del hogar. Es importante que implantes estas rutinas como parte de tu día a día, de forma que toda la familia tenga unas instrucciones que seguir para cada situación.

 

Mis Finanzas, la herramienta para controlar el gasto energético

Mis Finanzas es el servicio con el que cuentan los clientes del Grupo Caja Rural para controlar su situación financiera a través de su banca privada. Entre otras funciones, permite comprobar los gastos energéticos a lo largo del año, además de analizar los meses de mayor consumo para evitar el despilfarro.

 

Con ella, también se pueden conocer las posibles causas de cada gasto específico y buscar alternativas basadas en tarifas diferentes o en una utilización sostenible de los recursos. De esta forma, es mucho más fácil que el ahorro en calefacción se convierta en una rutina más dentro de tu vida.

 

Los clientes de las entidades del Grupo Caja Rural pueden disfrutar esta herramienta de forma gratuita accediendo a ruralvía desde la web o desde ruralvía móvil. Descarga la app en las plataformas oficiales de Google Play y Apple Store y comienza a disfrutar con todas las opciones de ahorro que pone a tu disposición.

Si has llegado hasta aquí y no eres cliente, es posible quieras pertenecer a nuestra familia. Para ello, solo tienes que descargarte la app ruralvía móvil, pulsar el botón ‘Hazte Cliente’ y seguir los pasos que te irá marcando el proceso.   

 

  1. Elegir la entidad de Caja Rural de la que te quieras hacer cliente.
  2. Completar la información que te solicitemos a través de un formulario.
  3. Será importante que tengas el DNI a mano para poder enviarlo en el momento.
  4. Recibirás una videollamada para confirmar tu identidad.
  5. Finalizarás el proceso firmando los documentos de manera online.

En unos minutos serás cliente de la entidad que hayas elegido. Si tienes algún problema durante el proceso o prefieres que te ayude una persona directamente, puedes llamar al teléfono gratuito 913 346 780 de lunes a viernes, desde las 09:00 hasta las 21:00 horas, o los sábados hasta las 15:00 horas.