AhorroPrepara tu plan de alimentación saludable, ¡también para tu economía!

Planificar tu plan de alimentación sostenible es más fácil de lo que parece. Solo tienes que organizarte de antemano para eliminar los gastos hormiga y… ¿te animas a descubrir el resto?
16 febrero, 2021137111 min

Nuestro día a día está lleno de preocupaciones que, en muchas ocasiones, no lo son tanto. Qué ropa ponernos, cómo llegar más pronto al trabajo, qué decirle al jefe… Debemos empezar a darle importancia a aquello que sí la tiene, como la comida. Y un buen plan de alimentación saludable comienza, siempre, por aprender a diferenciar los tipos de alimentos que compras.

 

Etiquetas como “ecológico”, “sostenible” o “biológico” están cada vez más de moda, pero el primer paso consiste en ir más allá de los convencionalismos y entender a fondo cuál es el significado de estos términos. De esta forma, podremos tener una planificación semanal de comidas sanas y ricas para toda la familia.

 

Esto nos permitirá lograr el ansiado objetivo de ahorrar en una partida definitiva como la alimentación. Cuidar de la salud financiera en tiempos de incertidumbre se ha vuelto algo fundamental, así que vamos a descubrir cómo puedes alimentarte de forma saludable y crear tu propio plan para conseguirlo.

 

Trucos para crear un plan de alimentación saludable para ti y para tu bolsillo

 

  • No vayas a hacer la compra con hambre. Ir a comprar antes de las comidas puede ser una tentación, sobre todo si no tienes nada preparado, pero asegúrate de que no sientes hambre cuando bajas al supermercado. Esto solo te servirá para llenar la cesta de caprichos de los que luego seguramente te arrepientas.

 

  • Utiliza una buena lista de la compra. La mejor forma de tener una lista completa es separando los alimentos por categorías o por comidas. Puedes incluir “desayuno”, “comida” y “cena” o incluso ordenarlos por precio: entre 0’50 y 2 €, entre 2€ y 4€… Inventa formas efectivas de elegir tu propio método para terminar con los gastos hormiga en tu vida.

 

  • Contempla solo las ofertas que necesitas. Los hipermercados y los supermercados trabajan mucho en su política de publicidad para ofrecer todo tipo de ofertas estrella pero… ¿realmente las necesitas? Te proponemos que le des la vuelta a la tortilla y seas tú quien busque estas ofertas según las necesidades de tu familia.

 

  • Elige productos de temporada. En la época de invierno se consumen más unas frutas y verduras que otras, así que es conveniente que te informes de lo que es tendencia. Esto te ayudará a encontrar precios más baratos y disfrutar de productos sanos que puedes encontrar en los mercados de tu pueblo o ciudad.

 

  • Pon en práctica el «Batch Cooking». Los horarios de trabajo, los deportes y las actividades extraescolares suelen consumir casi todas las horas que tenemos en un día. Puedes servirte de esta técnica para cocinar todas las comidas de la semana el sábado o el domingo, lo que además te ayudará a planificar tus objetivos de ahorro con comodidad.

 

¿Sabías que comer sano y equilibrado es más barato? En muchas ocasiones abusamos de los snacks de la tienda o compramos chucherías solo por agradar a los niños. De vez en cuando no está mal, pero nada puede competir con los precios y el sabor de una buena manzana o de un tomate cultivado en un huerto ecológico y sostenible.

  • El comercio de proximidad es una buena elección. El comercio local, de las pequeñas tiendas del barrio y los mercadillos, es uno de los principales pilares de la economía española. La pandemia ha causado una grave crisis de consumo en estos espacios, así que cuando compramos en ellos hacemos una tarea doble: contribuimos a mejorar el PIB y comemos sanos a precios más bajos.

 

  • Lleva tupper a la oficina. Pedir comida a domicilio o al trabajo es uno de los gastos hormiga más peligrosos, porque a veces damos por hecho que es la única opción. Nada más lejos de la realidad, porque siempre puedes llevarte tu tupper con comida hecha en casa, que será mucho más barato y te producirá una mayor satisfacción.

 

 

  • Planifica tu menú semanalmente. Puedes utilizar el “Batch cooking” para comenzar a introducir el hábito de planificar tu menú con antelación. Si estableces una dieta adecuada para cada día de la semana, podrás elegir los alimentos más baratos con una buena relación calidad/precio, lo que te será de utilidad para ahorrar en el supermercado.

Estos diez consejos son más que suficiente para empezar a preparar tu propio plan de alimentación saludable. Intenta incluir a tu familia en el proceso, enseñando a los niños cómo tienen que comprar de manera sostenible y cómo tienen que comportarse para reducir los gastos hormiga cuando salen de casa. De esta forma, despertarás su conciencia responsable y te sentirás mejor contigo mismo.