AhorroAhorra tiempo y dinero en la cocina: ‘batch cooking’

Cocinar en un solo día los menús de toda la semana. Esto es lo que significa batch cooking, una tendencia con la que ahorrarás tiempo, dinero y te alimentarás de forma saludable.
25 septiembre, 2019908 min

Para muchos de nosotros, septiembre es el nuevo mes de enero. Nos despedimos de las vacaciones y afrontamos la vuelta al cole con una mochila cargada de nuevos propósitos. Ir al gimnasio, comer mejor, ahorrar… ¿Tú también te marcas objetivos para estos últimos meses del año?  Si es tu caso, toma nota: ‘batch cooking’.

 

‘Batch cooking’, la técnica para cocinar por bloques

Batch cooking consiste en cocinar distintos platos para toda la semana en un mismo día. Es una tendencia en auge porque cada vez tenemos menos tiempo para cocinar, pero no queremos renunciar a comer sano. Y esto es precisamente lo que defiende el ‘batch cooking’. Con una buena organización y alimentos reales -nada de ultraprocesados- en un solo día se puede ser capaz de tener preparados los menús de toda la semana.

 

No te asustes. No hay que ser Ferrán Adriá para subirse al carro del ‘batch cooking’. Es posible llevarlo a cabo y puedes encontrar numerosos consejos y ejemplos en redes sociales como Instagram.  Ponerlo en práctica requiere planificación y buenos alimentos. Así, evitaremos caer en comer cualquier cosa, que no suele ser saludable, por falta de tiempo. Pero, además, ahorraremos tiempo, dinero y evitaremos desperdiciar alimentos.

 

Ahorra tiempo, dinero y gana hábitos saludables

Las principales ventajas de este método, al que nosotros ya nos hemos apuntado, y por lo que le dedicamos este espacio en nuestro blog son:

 

  • Ahorrarás tiempo. El tiempo es oro y, gracias al ‘batch cooking’, en tan sólo 2 y 3 horas, un día a la semana, podrás tener todas las comidas y cenas preparadas. Así que, sólo por esto, ya merece la pena.

 

  • Ahorrarás dinero. Una buena planificación se traduce en ahorro. Y en este caso, al tener que pensar el menú y hacer una lista de la compra con los ingredientes que vayas a utilizar, evitarás comprar alimentos que no necesites y no vayas a consumir. No sólo ahorrarás dinero, sino que evitarás que la comida termine en la basura.

 

  • Comerás de forma saludable. El principal enemigo de la alimentación sana es la falta de tiempo. Con esta práctica, no caerás en las comidas de última hora, que suelen ser a base de ultraprocesados, precocinados, empaquetados… El ‘batch cooking’ es comida real para gente como tú, comprometida con una forma de vida más sana y sostenible.

 

Antes de hacer ‘batch cooking’…

  • Ten en cuenta el tiempo de conservación de los alimentos y de cada preparación. No todos los platos aguantan el mismo tiempo en la nevera. Algunas elaboraciones, tendrás que congelarlas, por lo que elige los recipientes más apropiados en cada caso.
  • Intenta que un mismo ingrediente o elaboración, te sirva para preparar distintos platos. Por ejemplo, si haces una ensalada de garbanzos o lentejas para comer, aprovecha y haz hummus para la cena de otro día. Si vas a preparar pasta con un salteado de calabacín y cebolla, puedes preparar al mismo tiempo una crema de calabacín y cebolla. ¡Las opciones son infinitas!
  • Diseña un menú basado principalmente en vegetales, frutas, legumbres, cereales integrales y tubérculos. Complétalo con proteínas (pescado, huevo, tofu, soja texturizada…) y grasas saludables, como el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
  • Con el menú claro, tómate tu tiempo para hacer la lista de la compra, priorizando alimentos de temporada, y elige un día de la semana, el que mejor te venga, y dedica entre 2-3 horas.
  • Para evitar el desperdicio de alimentos, congela en porciones o en función de lo que te vayas a comer.

 

¿Qué tipos de platos podemos preparar?

Una alimentación sana, variada y equilibrada es posible. Como ves, es tan sencillo como saber organizarse y estar dispuesto a llevar una vida saludable. Si te animas a poner en práctica esta tendencia, algunas de las elaboraciones por las que puedes empezar son hummus de legumbres, ensaladas, salmorejo, gazpacho, cremas de verduras, purés, verduras asadas al horno, pisto, pasta, vinagretas, salteados… Dejar hervidos cereales, como mijo, quinoa, trigo sarraceno, e incluso, legumbres, y conservarlos en tuppers en la nevera te resultará muy práctico.

 

Si te hemos convencido, ponte manos a la obra. Repasa la despensa en búsqueda de alimentos que puedas utilizar, planifica los menús de toda la semana, haz la lista de la compra y… ¡a cocinar!