AhorroDisfruta de la vida en el campus y ahorra siendo universitario

Si eres universitario y quieres ahorrar, lo tienes muy fácil. Te bastará con seguir algunos de los consejos que te enseñamos en este artículo
12 agosto, 2021111010 min

Ser universitario es el deseo de muchos jóvenes españoles, que terminan el bachiller, hacen la EBAU o prueba de acceso a los estudios de grado y se preparan para comenzar una nueva vida en alguna de las 83 universidades, 50 públicas y 33 privadas, que hay en nuestro país.

 

Eso sí, uno de los apartados más importantes para cualquier universitario es el pago de las tasas y las matrículas. En España, el precio medio en las universidades públicas es de 1.124 euros el primer año, pero se prevé que en los próximos cursos este precio medio alcance los 935 euros al año, exclusivamente para las asignaturas de grado en las que el alumno por primera vez.

 

Hoy te queremos hablar sobre cómo puedes ahorrar si eres universitario o si vas a convertirte en uno de ellos a partir de septiembre. Si piensas que es difícil, no temas, porque con un poco de prevención y organización llegarás a todos los gastos sin descuidar tus ingresos; consiguiendo un nivel óptimo en tus cuentas para todo el año académico. ¿Te animas a leernos?

 

Empieza a ahorrar siendo universitario: los mejores trucos para conseguirlo

El alquiler del piso, los gastos fijos, las tasas universitarias, la comida… La cabeza de un universitario puede convertirse en un auténtico hervidero de problemas, pero antes de entrar en pánico es importante empezar a planificarse. Organiza tus partidas para conocer tus fuentes de dinero y tus gastos, divididos en fijos, recurrentes y hormiga, para que seguir estos pasos no te cueste nada:

 

●      Aprovecha los descuentos para estudiantes. ¿Cuál es una de las mayores ventajas de ser estudiante? Sin duda, la gran tarjeta de estudiante, que te permite beneficiarte de descuentos en una amplia gama de tiendas, restaurantes y eventos culturales, pero también te ayuda a comprar productos de Apple, Adobe y Microsoft a un precio reducido. Hazte una tabla con las ofertas y descuentos que te ofrece para que consigas ahorrar mucho dinero en el futuro.

 

●      Vive en un piso compartido. Una de las mejores formas de ahorrar mientras estudias es vivir en casas o pisos compartidos, en lugar de vivir en solitario. De esta forma, podrás dividir las facturas más importantes, como el agua o la luz, además de conseguir una renta compartida que te permitirá un gran nivel de ahorro mientras dura el curso académico.

 

●      Compra libros de texto, ropa y muebles de segunda mano. Seguro que alguna vez te has desesperado mirando precios de libros de texto a principios de cada semestre. Si quieres que esto no te suponga ningún inconveniente, puedes entrar en webs de segunda mano como Milanuncios para llevarte los libros y venderlos cuando no los necesites. Repite la misma operación con la ropa o los muebles, y recuerda que es mucho más barato comprar cosas de segunda mano, porque siempre hay gangas increíbles esperando a que las descubras.

 

●      Valora lo que tienes. No hay nada mejor que cuidar bien de tus objetos personales para no tener que comprarte unos nuevos que los sustituyan. En vez de tirar las cosas a la basura a las primeras de cambio, intenta repararlas, lo que te evitará la necesidad de hacer pagos desorbitados por piezas pequeñas que no necesitas. Un buen ejemplo de ello consiste en cambiar la pantalla del teléfono cuando se rompa, en lugar de comprarte otro móvil, remendar el agujero de la camiseta en vez de tirarla a la basura y pagar la reparación del portátil, salvo que puedas hacerlo por ti mismo.

 

●      Busca un empleo a tiempo parcial. Una forma estupenda de ahorrar mientras estudias una carrera es buscar un empleo que no te lleve demasiado tiempo pero te ayude a conseguir unos ingresos extra durante el semestre. Aunque pases la mayor parte del tiempo hincando los codos, seguro que te quedan 15 o 20 horas semanales libres para ganarte un dinerito en una cafetería, e incluso dando clases online de idiomas. Las opciones son muchas, así que no dudes en darte una vuelta por Linkedin u otras plataformas de empleo para ver qué se cuece en tu zona.

 

●      Haz un buen plan de ahorro en casa y en el supermercado. Plantéate unos buenos objetivos de ahorro desde principios de curso, que tengan en cuenta los gastos principales del piso y el supermercado. En este sentido, puedes seguir una serie de consejos para ahorrar en las tiendas de barrio o en estos establecimientos, de forma que compras alimentos de temporada, evitas los fritos, compras a granel o priorizas siempre las verduras frescas. Dentro de la casa, ahorrar en energía tiene muchos beneficios, así que no dejes pasar la oportunidad de sustituir el aire acondicionado por el ventilador para ahorrar un poco de dinero.

 

¿Cuántos de estos consejos estás dispuesto a aplicar en tu día a día? Si los sigues al pie de la letra, verás cómo tus cuentas lo agradecen, mientras ahorras tiempo y esfuerzo para dedicarlo a lo que realmente importa: el estudio. Si tienes alguna duda, siempre puedes preguntar a tus padres o a tus hermanos para aprender de sus trucos de ahorro. ¡Más fácil imposible!