AhorroCorrige estos 7 fallos que cometes al utilizar tu tarjeta de crédito

Cuando utilizas tu tarjeta de crédito no hay nada mejor que hacerlo con seguridad, con comodidad… y controlando el gasto en todo momento. Sigue estos consejos para evitar los fallos más comunes
8 septiembre, 202162310 min

Utilizar una tarjeta de crédito es un proceso sencillo, que nos ayuda a comprar nuestros productos favoritos en un establecimiento de confianza, pero también a sacar dinero cuando más lo necesitamos. De ahí viene la necesidad de aprender a utilizarla con seguridad, guardándola en un lugar óptimo y no dejándolo a la vista de otras personas en lugares concurridos como la playa o un centro comercial.

 

Por desgracia, todavía se pueden cometer errores de uso cuando nos valemos de una tarjeta de crédito para los pagos. Puede que, en ocasiones, abusemos de ella y perdamos el control sobre los pagos realizados con ella, poniendo trabas a nuestra capacidad de ahorro para vivir con buena salud financiera. Otros errores que debemos evitar es utilizar un PIN que no sea difícil de adivinar o entregar nuestros datos de tarjeta a través de páginas no seguras o mensajes enviados a través de correo electrónico, SMS o llamada telefónica por ciberdelincuentes.

 

En cualquier caso, siempre viene bien seguir unos consejos que nos ayuden a cuidar de nuestra economía mientras disfrutamos de este producto bancario con total comodidad. ¿Te gusta la idea? A ver cuántos de estos errores puedes corregir en tu día a día.

 

7 fallos que cometes al disfrutar de tu tarjeta de crédito (y cómo evitarlos)

 

  • Evitar el aplazamiento de pago de compras cuando no vas a tener capacidad financiera de asumir estos pagos por cuotas en los próximos meses. Igual no es el momento de realizar esta compra. Piensa que las comisiones y tipos de interés que te pueden cobrar afectarán al control de tus presupuestos mensuales.

 

  • Utiliza la tarjeta de crédito para comprar sin control artículos “diarios”. Otra trampa en la que puedes caer frecuentemente es usar tus tarjetas de crédito para compras regulares y diarias sin tener claro qué pagos se están haciendo y la cantidad que deberás asumir. A menos que lo tengas planificado para afrontar el pago del saldo total de tu tarjeta de crédito cada mes, lo mejor es que no cargues gastos pequeños porque puede ser muy negativo para tu economía. Las compras diarias como la alimentación o el transporte, por ejemplo,  deben ser  un gasto fijo conocido y estimado en los presupuestos mensuales para no generar una deuda innecesaria en tus cuentas.

 

  • Buscar recompensas a cambio de contratar tarjetas de crédito. Las recompensas (beneficios) a cambio de contratar tarjetas de crédito no suelen interesar en comparación con los intereses que se pagan. Por norma general, acabarás acumulando gastos asociados a estas tarjetas que, independientemente de la posible bonificación que ofrezcan, puede lastrar tus partidas a final del mes.

 

  • Ignorar la deuda que has acumulado. El verdadero problema está en que, cuanto más deuda acumulas, mayores son los gastos por interés que deberás pagar cuando finalice el plazo estipulado. Si te agobia esta perspectiva, siempre puedes evitar las compras excesivas y utilizar una herramienta para distribuir los gastos en base a tu capacidad financiera, y tener muy presenten las fechas de pagos de impuestos, acumulado en tu tarjeta de crédito, hipoteca o alquiler, recibos de suministros…. Los clientes de las entidades de Grupo Caja Rural cuentan con Mis Finanzas, una solución para gestionar sus ingresos y gastos, incluso con un calendario financiero personalizado. ¡Una herramienta más para controlar tu salud financiera y mejorar día a día tu capacidad de ahorro!

 

  • Descuidar los pagos atrasados. Es mejor que no realices pagos cuando todavía tienes pagos pendientes fuera de plazo, porque dañará tu calificación crediticia y también hará que entres en cargos por pagos atrasados en tu cuenta. En ese sentido, es muy recomendable tener claro tu calendario de gastos e ingresos para que sepas cuándo se carga el importe de la tarjeta en la cuenta, para estar prevenido e intentar suplir todas aquellas facturas que te hayan quedado sin pagar en los últimos quince días.

 

  • Maximizar la línea de crédito. Normalmente hay gastos extra por solicitar más dinero del acordado en la tarjeta de crédito de tu tarjeta, y es muy importante que lo tengas en mente antes de solicitar esta ampliación para saber si compensa o no el esfuerzo.

 

  • No entender los términos del acuerdo de la tarjeta. Dicen que la información es poder, pero cuando queremos tener una buena relación con una entidad bancaria, esto es fundamental. Los bancos y las tarjetas de crédito proporcionan los términos y las condiciones de las tarjetas específicas que contratas en el momento en el que se completa la solicitud y cuando se emite el plástico, así que no dudes en preguntar si no lo sabes para tener un control mejor de todos tus gastos cuando lo necesites.

 

Además de seguir estos siete consejos para disfrutar de tu tarjeta con total seguridad, en ocasiones es necesario contratar un seguro que te proteja de un accidente, de un robo o de un uso fraudulento que otra persona ha hecho de ella. Te animamos a que consultes las condiciones que te permiten tus tarjetas de crédito en la página web o en las oficinas de tu entidad del Grupo Caja Rural.