fbpx
 

AhorroTécnicas para ahorrar tiempo en tu rutina diaria

Descubre las técnicas para ahorrar tiempo que te ayudarán a organizar tu rutina diaria. Aprende cómo distribuir el tiempo desde que te despiertas hasta que te acuestas.
19 agosto, 202097510 min

El tiempo es oro. Cuántas veces hemos oído esa frase y qué poca atención le prestamos a la hora de planificar nuestro día a día. La rutina nos consume hasta el punto de que no somos capaces de separar lo realmente importante de aquello que ni siquiera merece la pena. Es por ello que te vamos a enseñar una serie de técnicas para ahorrar tiempo con las que podrás planificar tus tareas y disfrutar del tiempo libre contigo y con tus seres queridos.

 

Dividir un día en horas y distribuir el trabajo entre ellas no es nada fácil, porque enseguida nos agobiamos y lo dejamos para otro momento. Pero una vez superas esa barrera mental, descubres que es mucho más fácil de lo que pensabas. Aquí tienes siete técnicas para ahorrar tiempo de manera fácil, cómoda y sin renunciar a muchas costumbres que ya forman parte de ti. ¿Tienes ganas de conocerlas?

 

7 técnicas para ahorrar tiempo

  • Planifícate por la mañana. La primera hora del día es clave para establecer tu estado de ánimo durante toda la jornada. No dudes en planificar tus actividades por horas desde el desayuno, dejando media hora como mínimo para ti. De esta forma te será mucho más fácil afrontar el día con energías renovadas, e ir recogiendo las pequeñas píldoras de felicidad que hayas preparado en el camino.
  • Prepara lo que necesites la noche anterior. Seguro que te toca ir a trabajar al día siguiente y apenas tienes tiempo para coger la mochila y salir por la puerta. Eso es porque no has pensado en las pequeñas rutinas que nos hacen perder tiempo pero resultan necesarias. Dedica diez minutos antes de dormir a dejar lista la ropa que vayas a necesitar al día siguiente, a guardar todo en la bolsa o a ducharte por adelantado. Verás cómo dejas de agobiarte en cuestión de segundos.
  • Programa tus menús con la técnica del ‘Batch cooking’. Elige un día de la semana y prepara todos los menús que vayas a consumir para no tener que estar cocinando las comidas continuamente. Eso sí, es conveniente que tengas en cuenta algunos consejos, como reutilizar los mismos alimentos para distintos platos; emplear verduras y hortalizas como ingrediente principal o tener en cuenta el tiempo de conservación de cada alimento.
  • Aprovecha la tecnología. Hay un sinfín de apps gratuitas para el verano que pueden organizar el tiempo por ti. Ruralvía Pay y Bizum son dos apps que te permiten pagar con el móvil e ingresar dinero a tus amigos a través de su número de contacto. Si vas a viajar a algún destino dentro o fuera de tu provincia, Pack Point te informa de qué tienes que llevar para optimizar el peso de la maleta. Y una app imprescindible para los montañeros es WorldSummits, que te informa de climas, rutas y refugios allá donde vayas.
  • Desconecta cuando lo necesites. Una de las claves en estas técnicas para ahorrar tiempo es saber cuándo tienes que apartarte de la tecnología. Escoge el fin de semana, o algún momento de la noche en el que haya poca actividad, para desconectar los aparatos electrónicos y dejarte llevar por las situaciones. Respira, escucha y camina para darte cuenta de la inmensa belleza que hay en el mundo. Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán diariamente.
  • Aprende a delegar tareas. Hay veces en las que la vida no da para más. En esos momentos es imprescindible delegar tareas en otras personas para tener un poco de libertad personal. Puedes decirle a tu pareja que se encargue de recoger a los niños hoy, o pedirle a tu amigo que sea él el que organice el cumpleaños de alguien dentro del grupo. Seguro que te entienden y te ayudan en todo lo posible, de forma que tú puedas devolverles el favor en el futuro.
  • Establece un tiempo para ti a lo largo del día. El estrés comienza cuando dedicamos demasiado tiempo a los demás y sentimos que no tenemos espacio para respirar. Nunca debemos olvidarnos de quiénes somos, y es por eso que realizar actividades tranquilas nos puede ayudar a recuperar ese centro que creemos haber perdido. Lee por la noche, practica la filosofía zen para ahorrar energía vital, da un paseo cuando lo necesites y verás cómo encuentras ese momento del día que tanto esperabas para disfrutar de tu propia compañía.

 

Steve Jobs decía que el tiempo es limitado, así que tenemos que vivir nuestra propia vida porque todo lo demás es secundario. Es un buen resumen para entender que repartirnos las tareas a lo largo del día consiste en buscar un equilibrio entre las expectativas propias y las que vienen desde fuera.

 

Mientras empleemos estas técnicas para ahorrar tiempo y aprendamos a separar los momentos que dedicamos a los demás y los que nos dedicamos a nosotros, podremos vivir la vida con un poco más de felicidad. Como ves, no es nada difícil, así que mucho ánimo en la planificación de tu rutina diaria.

Artículos Relacionados