fbpx
 

AhorroEste año, ahorra energía vital durante tus vacaciones

Disfrutar de un verdadero equilibrio cuerpo y mente pasa por poner en práctica estos principios de la filosofía Zen y evitar malgastar energía vital
16 julio, 20208637 min

Cuando las palabras ahorro y energía conviven en la misma frase es inevitable no pensar en energía eléctrica. Sin embargo, hoy vamos a centrarnos en la energía vital y en cómo recargar las pilas estas vacaciones. Tan importante es practicar ejercicio a diario y llevar una alimentación saludable, como evitar malgastar nuestra energía vital para poder gozar de un verdadero equilibrio cuerpo-mente.

 

Las vacaciones son un momento ideal para desconectar y hacer todo aquello que nos llene. Pero, en ocasiones, pueden convertirse en un motivo más de agotamiento. El motivo no es otro que nuestros propios pensamientos. A través de los principios de la filosofía Zen, podemos aprender a vivir en armonía con nosotros mismos y con los demás, ahorrando energía vital.

 

Vive aquí y ahora

“La vida es eso que sucede mientras haces otros planes”, decía John Lennon. Y qué razón tenía. Nos pasamos la vida añorando el pasado e imaginando el futuro. Mientras, al presente no le hacemos ni caso, perdiéndonos lo único que verdaderamente tenemos, que es el aquí y ahora. La meditación y el mindfullnes buscan desarrollar la atención consciente, entrenando la mente. El objetivo es permanecer en el momento actual, con una actitud de apertura y de aceptación de la realidad, sin juzgarnos. Practicar meditación de forma diaria puede ayudarte a centrarte en el presente.

 

Acepta las cosas tal y como vengan

A todos nos gustaría bajar a la playa tranquilamente y que estuviera vacía en pleno mes de agosto. Pero no. La realidad es que somos muchos queriéndonos dar un baño relajante más o menos a la misma hora. Esto conlleva atascos, aglomeraciones, que no podamos tumbarnos a pie de playa… Si esto ocurre, tenemos dos opciones, cabrearnos y malgastar energía o aceptarlo y dejarnos fluir. También hay que aprender a fluir, sobre todo, cuando no hemos trabajado nuestra inteligencia emocional. Partiendo de la base de que la vida en sí misma es un cambio constante, saber adaptarse a los cambios es fundamental.

 

Presta total atención a lo que haces

Aprende a focalizar tus pensamientos y a ser consciente de ellos. El ritmo de vida actual nos lleva a pasar de un pensamiento a otro sin reparar en ninguno y eso agota. Estás de vacaciones, disfrútalo. Céntrate en lo importante en estos momentos, como puede ser echarte crema en todo el cuerpo para evitar achicharrarte, reservar para comer en el chiringuito de la playa, qué libro vas a leerte o en el paseo que cada mañana das por la orilla.

 

Sigue tu propósito en la vida

Tener un objetivo y saber qué vas a hacer para lograrlo te ayudará a centrarte. Es importante tener clara una misión, entender cómo somos, qué queremos conseguir y aceptarnos. Conocernos es el primer paso para ser honestos con nosotros mismos y con los demás. La honestidad es la base de todas las relaciones, tanto personales como profesionales. Siendo honestos, uno debe asumir sus propias responsabilidades y actuar pensando que un mundo mejor es posible. ¿Olvidaste bajar las persianas del apartamento y cuando volvisteis de la playa hacía un calor insoportable?, ¿dejaste las llaves del coche puestas?, ¿se te olvidó bajar agua? No culpes a los demás. Quédate con la parte positiva, ríete y aprende de ti mismo.

 

Aprende a soltar

Autoestima es saber alejarse de lo que sabes que a la larga sólo te roba energía. Si algo te hace daño o te frena, suéltalo, déjalo marchar. Si lo haces, encontrarás la paz interior. Esa tranquilidad tan necesaria y tan escasa hoy en día, que te ayudará a llevar una vida más sosegada y a disfrutar de tus vacaciones como nunca antes habías imaginado.

 

Con estos principios de la filosofía Zen no sólo ahorrarás energía vital, sino que vivirás mejor.