fbpx
 

ActualidadPrepara a los más pequeños para la vuelta al cole

Te enseñamos cómo afrontar la vuelta al cole de nuestros hijos, qué cambios habrá en las aulas durante este curso y qué nos recomiendan los psicólogos para regresar a la rutina con seguridad e higiene.
18 agosto, 202094910 min

La situación del COVID-19 nos ha dejado con un escenario nunca visto en el ámbito educativo y nos ha planteado un montón de dudas para la vuelta al cole de los más pequeños. ¿Cómo tendrán que acudir al centro educativo? ¿Cómo será el trato con los profesores y con los amigos? ¿Recuperarán las clases que no pudieron tener al comienzo de la crisis sanitaria?

 

Para responder a estas preguntas, el Gobierno ha anunciado la Orden EFP/561/2020 del 20 de junio, en la que se regulan las medidas que tienen que seguir los centros escolares para adaptarse a esta nueva normalidad. En ella se establece que las clases comenzarán en septiembre, priorizando el formato presencial, escalonando entradas y salidas al centro y estableciendo una distancia de seguridad de 1’5 metros entre alumnos.

 

Recomendaciones de los psicólogos para la vuelta al cole de los niños

Es normal que los padres se muestren perdidos ante esta avalancha de cambios, pero los psicólogos han preparado una serie de medidas para que podamos hablar con nuestros hijos y darles unas pautas clave para que vuelvan al cole con la máxima normalidad posible. Estas son las seis recomendaciones de los profesionales de la salud mental para que los padres se sientan seguros cuando se comuniquen con sus hijos:

 

  • Transmite una sensación de calma y normalidad a tus hijos. Dedica unas horas a hablar con tus hijos antes del primer día de clase para entender sus miedos y ansiedades de primera mano. Explícales toda la información de forma comprensiva, para que cuando lleguen al aula no tenga reacciones negativas o comiencen a alejarse de sus compañeros. Por ejemplo, tienen que entender que no pueden besar o abrazar a sus amigos, y que deben lavarse las manos con mucha frecuencia.
  • Déjales jugar con otros niños para que no tengan miedo. Es importante que los niños tengan libertad para jugar con sus amigos y compañeros fuera del aula, respetando la distancia de seguridad. Esto les permitirá sentirse más tranquilos y aprenderán a diferenciar el comportamiento que deben tener con los demás dentro y fuera de clase.
  • Introduce las normas de higiene y de distancia social como un juego. Cada franja de edad tiene una forma distinta de entender la higiene y el distanciamiento social, así que tenemos que aprender la estrategia que mejor funciona con cada niño. En los más pequeños, podemos incluirlas como un juego, en el que tienen que lavarse las manos después de entrar o salir de clase, o cuando tocan cualquier superficie. En el caso de los mayores, de 8 a 9 años, por ejemplo, podemos incidir en la responsabilidad individual que tienen para cuidarse a ellos mismos y no contagiar a otras personas.
  • Preparad juntos el material escolar y enséñales cómo utilizarlo en clase. Junto con el estuche y los libros de cada año tenemos que preparar nuevos materiales sanitarios, como el gel desinfectante o los pañuelos de papel para que se limpien cuando vayan al baño. Explícales en qué situaciones tienen que utilizarlos, y déjales bien claro por qué no pueden compartirlo con sus compañeros.
  • Habla con los profesores y con el personal del centro para preparar la llegada de tus niños al centro. Las normativas ya están establecidas en el BOE, pero siempre es conveniente que hables con los docentes para saber qué medidas va a implementar el centro en materia de higiene y control. Esto te ayudará a tomar decisiones con conciencia y a introducir a los niños en su nueva normalidad con toda la información que has ido recopilando.
  • Muestra una actitud receptiva y alegre en casa. Está claro que la actitud de los mayores influye en los más pequeños. Si aprovechamos estos meses de verano para plantear actividades en familia, tener una buena comunicación en casa y llenar nuestra vida de juegos y diversión, es más probable que el niño afronte la vuelta al cole con optimismo. No solo mejorará su salud mental estos meses, sino que vosotros estaréis más relajados cuando volváis de las vacaciones.

 

Los psicólogos insisten en que debemos empatizar con los más pequeños para conocer de cerca sus verdaderas emociones. La labor de los centros va a ser imprescindible para cuidar a los alumnos, pero la comprensión de los padres va a ser la clave para que, cuando salgan de clase, se encuentren con una agradable sensación de felicidad en casa.

 

Hacer que la vuelta al cole de nuestros niños sea lo más natural posible está en nuestras manos. Hablar con ellos es lo más importante, pero también lo es llevar a cabo otras actividades como cocinar en familia, hacer deporte en casa o al aire libre y preparar divertidos juegos que les enseñen, por ejemplo, cómo ahorrar con facilidad para el futuro.