AhorroPicasso, Dalí, Warhol y Da Vinci, ¿qué fondo de Gescooperativo elegirían para invertir?

Estos cuatro grandes pintores sabían pintar pero… ¿cuánto riesgo corrían? Hoy descubrirás si te pareces a ellos en el perfil de inversión que mejor te representa.
14 abril, 2021149513 min

Si algo tienen en común la pintura y la inversión, es que las dos llevan implícito algún tipo de riesgo. El artista que elige sus acuarelas y se pone delante del cuadro puede optar por lo que lleva haciendo toda la vida, arriesgando poco, u optar por hacer algo totalmente distinto y asumir el riesgo de no gustar. En cualquier caso, arriesgando o no,  siempre existirá la posibilidad de que el resultado final sea distinto al que tenía en mente y no guste al público, o guste muchísimo más. Es lo mismo que sucede, por ejemplo, cuando una persona decide invertir en fondos, puede ser que obtenga una rentabilidad que desea o, por el contrario, que no consiga rentabilidad o que llegue a perder el capital invertido.

 

En otro artículo te ayudábamos a decidir según tu perfil de inversor: Neymar o Parejo, ¿eres arriesgado o más bien moderado? Hoy te hacemos la misma pregunta pero desde un punto de vista más creativo, y te ayudamos a comparar tu perfil de riesgo con el arte de estos cuatro grandes pintores de la historia: Picasso, Dalí, Warhol y Da Vinci.

 

Cada uno de ellos decidiría un fondo de Gescooperativo diferente, posiblemente en base a sus personalidades, pero con el mismo objetivo en mente: tratar de obtener una rentabilidad a sus inversiones asumiendo más o menos riesgo. La ventaja que tienes tú es que no necesitas manejar cantidades astronómicas para emular a estos maestros de la pintura, puedes empezar con pequeñas aportaciones que te ayuden a invertir en fondos poco a poco, y teniendo siempre presente que  asumes el riesgo de perder el dinero invertido.

 

Los pintores y su perfil de inversor: ¿te sientes reflejado en ellos?

En el momento de invertir, uno de los factores más importantes a tener en cuenta es el perfil de inversor. Cada persona entra dentro de una categoría distinta, en función de los riesgos que está dispuesto a asumir, así que vamos a enseñarte en qué consiste cada uno para que no tengas dudas de a cuál perteneces:

 

  • Conservador: Existen muchas diferencias entre ahorrar e invertir, y si hay un pintor que lo sabe muy bien es Leonardo Da Vinci. El genio del Renacimiento era un maestro con múltiples talentos como la ingeniería o la arquitectura, pero si por algo se le conoce es por aplicar el mismo estilo pictórico a la mayoría de sus cuadros y arriesgar poco.

 

Es el ejemplo de cómo un inversor realizaría aportaciones periódicas en su fondo de inversión para rentabilizar su inversión pero con el objetivo de preservar su capital y asumiendo un riesgo controlado. Eso sí, Da Vinci sabía salirse del marco con guiños arriesgados como la sonrisa de Mona Lisa, lo que demuestra que de vez en cuando sí estaba dispuesto a aumentar su propia tolerancia al riesgo.

 

  • Moderado: Una de las mentes creativas más poderosas del siglo XX, Salvador Dalí, siempre buscaba innovar en su pintura, pero manteniendo el estilo y dibujando siempre formas distinguibles. En él podemos ver el espíritu de un inversor moderado, que tiene la vista puesta en el medio plazo y no le importa tener pérdidas para lograr sus objetivos.

 

Otro rasgo de Dalí era su ambición y la gran imagen que tenía de sí mismo. Eso le hacía llegar hasta lugares donde otros no lo hacían, demostrando sus tendencias muy arriesgadas, pero siempre volvía a un lugar equilibrado donde poder desatar su verdadera creatividad.

 

  • Arriesgado: El pop art no sería lo mismo sin Andy Warhol, el hombre que fundió el arte y el las figuras más importantes de su tiempo en una misma superficie plástica. De la misma forma que el inversor arriesgado pone su dinero en inversiones con un futuro incierto, el artista convertía la pintura en una disciplina completamente nueva, con elementos cotidianos que alteraban la realidad para darle un nuevo significado.

 

Su personalidad excéntrica y sus gustos fuera de lo común llevaban a los críticos de su tiempo a calificar sus obras como “pretenciosas” o “bromas pesadas”. Era un incomprendido, pero asumía las derrotas para poder progresar en el futuro, de la misma forma que sucede con el perfil del inversor arriesgado, el cual admite oscilaciones que pueden ser puntualmente significativas.

 

  • Muy arriesgado: El arte no sería lo mismo sin la influencia del maestro Pablo Picasso. El español se expresaba a través de un estilo multiforme y cambiante, convirtiendo lo abstracto en una forma de arte completamente nueva: el cubismo.

 

El inversor muy arriesgado es aquel que quiere maximizar la rentabilidad a largo plazo, asumiendo un nivel de inversión enorme y centrándose en un porcentaje de renta variable muy superior al de renta fija. Así es como vivía Picasso y así es como lo hacen este tipo de personas: apostando por oportunidades gratificantes que otros no ven y preparándose para sufrir grandes pérdidas si es necesario.

 

Todos los perfiles tienen sus ventajas e inconvenientes, así como el estilo de cada pintor puede enamorar a unos y disgustar a otros. En el momento de la inversión, es recomendable buscar asesoramiento profesional sobre los distintos productos que se pueden elegir para invertir, como las distintas gamas de fondos en Gescooperativo, la gestora de fondos de inversión del Grupo Caja Rural.

 

Renta fija, variable, mixta, fondos perfilados y sostenibles… Hay una gama amplia gama de fondos a tu disposición para que evalúes todas las posibilidades antes de decidirte por uno u otro. Así como los pintores tenían sus preferencias a la hora de pintar y crear una nueva obra de arte, te toca a ti elegir, siempre con toda la información a mano y según tu perfil de riesgo. ¡Si quieres conocer más detalles, consulta en tu entidad de Grupo Caja Rural!