fbpx
 

ActualidadConoce el peso de I+D+i en los presupuestos generales del Estado

Los Presupuestos Generales del Estado dedican una amplia partida a la I+D+i, para que los organismos públicos colaboren con las empresas. Te explicamos cómo ha evolucionado y sus expectativas para el 2021.
11 enero, 202158013 min

El apartado sobre I+D+i (investigación, desarrollo e innovación) es uno de los más relevantes para cualquier empresa que desea mejorar sus procesos productivos y sus herramientas. Además, esta inversión conlleva el objetivo de incrementar ingresos a medio o largo plazo, así como realizar una aportación positiva para la sociedad.

 

Los Presupuestos Generales del Estado 2021 (PGE) marcan un hito histórico, porque aumentan la partida destinada a la I+D+i en un 59,4% con respecto a 2020. En total, esta cifra representa una subida de 1.200 millones de euros que permitirá a las empresas privadas contar con un mayor presupuesto público para dar un salto en sus pretensiones tecnológicas e innovadoras.

 

La línea A del CDTI, que terminó el 31 de diciembre del año pasado, y las líneas ICO son solo algunas iniciativas para dotar de financiación pública al sector privado. Vamos a contarte cuál es el peso de la I+D+i en estos presupuestos, con una retrospectiva para que conozcas cómo ha sido en los años anteriores.

 

Los puntos del I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado 2021

En unos PGE con el mayor gasto social de la historia, que asciende a los 239.700 millones de euros, también se cuida el apartado dedicado a la investigación y al desarrollo de las universidades.

 

La partida para I+D+i es cada vez más importante para conseguir un modelo de innovación económica y social del que todos podamos beneficiarnos, tal y como nos hacen saber desde el Gobierno. De hecho, la subida registrada en los PGE 2021 para I+D+i está directamente relacionada con los numerosos recursos provenientes del Fondo de Recuperación de la Unión Europea, cuya finalidad es “consecución de un modelo de crecimiento económico sustentado en la revolución tecnológica y digital y en la transición ecológica justa, a través del impulso de la inversión en I+D+i, así como hacia la protección de los colectivos más vulnerables y la garantía de los derechos sociales”.

 

Estas medidas van destinadas a avanzar en la senda iniciada con el Plan de Choque para la Ciencia y la Innovación de noviembre de 2020, con la idea de cumplir los objetivos de la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027. Estas son las partidas que se destacan:

 

  • 62 millones de euros en nuevas convocatorias de formación e incorporación de doctores a las empresas, además de crear un modelo de contratación estable conocido como ‘tenure track’.

 

  • 825,7 millones de euros para la Agencia Estatal de Investigación, con convocatorias de proyectos que promoverán la colaboración público-privada en el análisis de la viabilidad científico-técnica y empresarial.

 

  • 906,2 millones de euros para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y más de 600 millones para otros organismos como el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) o el Instituto Español de Oceanografía (IEO).

 

  • 504 millones de euros para la Agencia de Innovación CDTI, que podrá llevar a cabo medidas para la innovación empresarial como el apoyo a pymes innovadoras con sello de excelencia y la coinversión en empresas con tecnologías estratégicas.

 

  • 402 millones de euros para el Instituto de Salud Carlos III, que invertirá su dinero en el codesarrollo y la renovación de equipamiento científico-técnico y un aumento de la dotación de la convocatoria de Acción Estratégica de Salud.

 

  • 40 millones de euros para el CSIC, en materia específica de energía para el desarrollo de alta tecnología clave en la transición en el ciclo energético, a través de nuevos proyectos para el desarrollo con empresas y otros centros de tecnologías.

 

En el 2020 vivimos una situación completamente nueva provocada por la pandemia: la del trabajo a distancia, muchas veces obligatorio. La ley del teletrabajo y la formación continua han sido dos aspectos clave que las empresas han tenido que implementar con eficiencia en su actividad productiva para mejorar su cuenta de resultados.

 

Los nuevos presupuestos de la I+D+i permitirán a estas empresas desarrollar nuevas tecnologías para mejorar su desarrollo, en un contexto en la innovación y la reinvención se necesitan más que nunca. Conocer las distintas convocatorias públicas que están abiertas para ellos les ayudará a organizar su calendario laboral y afrontar el futuro con las mejores garantías de éxito.

 

La evolución de la I+D+i en los presupuestos

Bien es sabido que la I+D+i siempre ha sido una de las partidas más infravaloradas dentro de los PGE. Las categorías de pensiones, sanidad o política exterior han tenido un mayor desembolso en todas las series, con el objetivo de cubrir los grandes gastos sociales de la Administración.

 

En términos históricos, la inversión de 2019, que fue de 7.413 millones de euros, superó en 353 millones a la de 2018. Se trata de una cifra que mejora la de los cuatro ejercicios anteriores, pero que sigue presentando unos niveles de inversión ejecutada similares a los del principio de la serie histórica, previos al despegue del I+D+i desde el 2005 en adelante.

Fuente: eldiario.es (Presupuestos Generales del Estado 2002-2019)

 

Esto significa que, en España, no se ejecuta todo el presupuesto destinado a la I+D+i por parte de los PGE. Esta situación se repite año tras año desde hace al menos quince, por lo que la inversión prevista para el 2021 intenta dotar de nuevos recursos a los organismos públicos para que puedan realizar todas las convocatorias que necesiten para beneficiar a las empresas y gastar gran parte del dinero dedicado a ello.

 

¿Será este el impulso que necesita la I+D+i para llevar a España al liderazgo europeo en términos de investigación y desarrollo? No lo sabemos, pero el aumento en las partidas indica, claramente, que hay una apuesta sobre la mesa para lograr que cada vez más empresas cumplan sueños como lograr internacionalizar sus servicios y hacer llegar sus productos más allá de las fronteras españolas.