Seguridad5 tipos de fraudes en comercios electrónicos que puede detectar la inteligencia artificial

En internet circulan muchos fraudes que afectan a los comercios electrónicos pero, ¿sabes cómo te ayuda la inteligencia artificial a combatirlos? Entra y descubre todo lo que esta tecnología puede hacer por ti
2 septiembre, 202178510 min

Los últimos dos años han vivido un aumento espectacular de las compras por internet. La llegada de la pandemia ha acelerado una tendencia que ya implicaba a millones de consumidores en nuestro país y que experimentaba crecimientos del 23% anual antes incluso de la crisis sanitaria, lo que demuestra que el comercio electrónico es uno de los canales de venta más importantes en el mercado.

De ahí viene la importancia de entender cómo podemos defender nuestro negocio frente a cualquier fraude o ciberataque que pretenda quedarse con los datos personales de los clientes, o que tenga la intención de sabotear el sistema informático sobre el que se sustenta todo el e-commerce.

En este artículo te hablaremos de cinco fraudes que se pueden detectar con una tecnología nueva y que ha demostrado su eficacia con creces: la inteligencia artificial. El phishing, el pharming y sus derivados ya no supondrán un problema si te animas a hacer una inversión necesaria en procesos automatizados que te ayudarán a sentirte protegido en tu empresa.

Los fraudes que puedes evitar con la inteligencia artificial

Shapelets, una plataforma española de análisis de datos de series temporales en el ámbito del Big Data, ha sido la encargada de recoger cinco fraudes que podemos llegar a evitar si ponemos la prevención suficiente. Esto nos ayudará a tener una buena imagen de marca frente a los clientes, facilitándoles los procesos de compra y venta para que disfruten con el pago de sus productos.

  • Fraudes comunes.

    Las transacciones que los usuarios llevan a cabo en nuestra página web ayuda a la inteligencia artificial a trazar un perfil de aquellas que tuvieron problemas de cualquier tipo, o de las que se llevaron a cabo de forma fraudulenta. Esto permite que se genere un sistema que identifique cualquier tipo de ciberdelito, según patrones predeterminados que puedan combatirlos y anticiparlos.

  • Fraudes nuevos.

    La labor de la inteligencia artificial, en los casos en los que no conoce el fraude, se centra en encontrar las anomalías dentro de su comportamiento. Por ejemplo, se encarga de identificar transacciones poco habituales en tiempo real, que permitirán alertar de actividades sospechosas en futuras ocasiones. La IA considera que estas operaciones tendrán que ser validadas por un operador humano o directamente bloqueadas, según el grado de confianza que tengan los algoritmos y el importe de cada transacción. De esta manera se busca ofrecer una mayor seguridad minimizando el bloqueo de operativas legítimas.

  • Combinación de fraudes comunes y nuevos.

    En estos casos, este tipo de tecnología se encarga de revisar la base de datos histórica de fraudes para mezclarlos con las alteraciones nuevas que se detecten. De esta forma, la IA aprenderá de los nuevos patrones de comportamiento, mejorando la detección de posibles fraudes e incorporando nuevos modelos para alertar a los responsables de la empresa de que se está produciendo un ataque en la seguridad de los consumidores y de la propia empresa.

En este caso la Inteligencia Artificial tiene en cuenta tanto la base de datos histórica de fraudes como las alteraciones nuevas que se detecten. Así, la IA aprenderá según se modifiquen los patrones de comportamiento, mejorando la detección de posibles fraudes ya que irá incorporando en sus modelos los patrones que permiten identificar nuevas estafas.

  • Detección de chargebacks fraudulentos.

    Cuando el cliente impugna una transacción realizada con tarjeta y solicita el reembolso a su banco porque no reconoce el cargo o porque ha devuelto el producto, se produce el chargeback. El problema está cuando esta actividad es fraudulenta y el usuario realiza las devoluciones del cargo aunque ya haya recibido el producto, lo que termina teniendo repercusiones negativas para el comercio electrónico. La IA puede valerse de la experiencia previa del cliente para alertar al área de contabilidad sobre el riesgo que conlleva la actividad.

  • Fraude con tarjetas.

    En el caso de que seamos los dueños del e-commerce y ofrezcamos formas de pago con tarjeta de crédito o débito, debemos tener mucho cuidado. Por lo general, los ciberdelincuentes utilizan tarjetas clonadas o roban la información de otras personas para suplantar su identidad. Lo mejor que podemos hacer es dejar que la inteligencia artificial identifique aquellas tarjetas clonadas que proceden de países donde el titular no reside, lo que permite descubrir nuevos patrones de fraude en internet.

Refuerza la seguridad en tus compras online con la biometría 

De este último punto se deduce la necesidad de aceptar tarjetas seguras, sostenibles y que tengan en cuenta las necesidades de compra de los usuarios. Las tarjetas de las entidades del Grupo Caja Rural cumplen todos estos requisitos, ofreciendo un factor de doble autenticación para que los clientes puedan confirmar sus compras online. Un ejemplo de estos mecanismos de seguridad a través de la verificación reforzada son los sistemas biométricos, para que el cliente pueda confirmar su identidad con una notificación push que reconozca su rostro o su huella dactilar.

Activa la biometría en tu teléfono para firmar tus compras online desde ruralvía asegurándote de que nadie suplanta tu identidad.