Ahorro¿Mejor prevenir que curar? Analiza tus finanzas antes de jubilarte

Los españoles somos los europeos que menos ahorramos, por delante de portugueses y griegos. No somos conscientes de la importancia de ahorrar para el futuro
13 septiembre, 2019389 min

Los españoles ahorramos poco. No lo decimos nosotros, es la primera conclusión del último informe elaborado por el Banco de España sobre la situación financiera de los hogares de la Unión Europea. Según este análisis, los españoles estamos en la cola de los ciudadanos europeos en cuanto a ahorro, tan solo por delante de portugueses y griegos.

 

Cuando somos jóvenes, no vemos la necesidad de ahorrar. Y, menos aún, de ahorrar para el futuro. No tenemos el hábito adquirido y no somos conscientes de la importancia de contar con un colchón para poder hacer frente a posibles imprevistos. El problema reside en que cuanto más tardemos en ahorrar, más difícil será hacerlo.

 

Llegados a este punto, es posible que te estés preguntando cuánto dinero deberías tener ahorrado. Si es así, según los expertos, lo ideal es tener ahorrado seis meses de salario. De tal manera que, si tienes un sueldo neto de mil euros, tendrías que tener ahorrados 6.000 euros con el objetivo de afrontar mejor momentos de tu vida como una pérdida de trabajo inesperada.

 

Objetivo: ahorrar para el futuro

¿Estás haciendo números y no te salen? No te agobies. Es el momento de ponerte manos a la obra para conseguir ahorrar. Nunca es tarde, pero no lo pospongas más si no quieres que tu calidad de vida se vea afectada en momento impredecibles o predecibles como puede ser la jubilación.

 

Ahorrar no es fácil, pero puede convertirse en un divertido juego. Marcarte pequeños objetivos te ayudará a lograrlo y además, sentirás la satisfacción de ver cómo crecen tus finanzas poco a poco. Si no sabes por dónde empezar, te proponemos distintas técnicas:

 

  • Método Kakebo. Esta técnica de ahorro es de origen japonés. Es tan sencillo como crearte tu propio libro de cuentas. Consiste en apuntar todos tus gastos con papel y boli en una libreta y dividirlos por categorías: supervivencia; ocio y vicio; cultura y extras. Gracias al control que tendrás sobre tus finanzas, serás capaz de ver en qué se te va el dinero todos los meses y dónde quieres recortar. Si lo haces bien, este método promete un ahorro del 35 por ciento de tu sueldo al mes.

 

  • El reto de las 52 semanas es otra estrategia de ahorro. Si quieres ponerla en práctica ya, puedes hacerlo, pero lo ideal es empezar la primera semana del año. ¿Por qué? Porque la semana 1 tienes que guardar 1 euro; la dos, dos euros; la tres, tres euros y así hasta la semana 52 del año, cuando tendrás que meter 52 euros. Como ves, empieza siendo una cantidad muy bajita y, a medida que avanza el año, va aumentando. Cumplirlo a rajatabla se traduce en un ahorro de 1.378 euros. Una cifra para nada desdeñable.

 

  • Método 50/20/30. Esta otra técnica de ahorro consiste en distribuir tu ingresos de la siguiente manera: 50% para cubrir tus gastos básicos, 20% para ahorro y 30% para tus gastos personales. Al conocer el presupuesto mensual del que se dispone tanto para gastos como para ahorro, resulta más sencillo cumplirlo. Si vas a seguir esta estrategia, perfecta para empezar a dar forma a tu colchón de emergencia, te recomendamos que guardes el dinero en cuentas separadas para no caer en la tentación de gastártelo.

 

Una vez que hayas conseguido una determinada cantidad y cuentes con un colchón financiero, el siguiente paso es rentabilizar tu dinero. ¿Cómo? Entre los diferentes productos financieros que ofrece el mercado, los fondos de inversión y los planes de pensiones son dos claras opciones para buscar rentabilidad a tu dinero invertido.

 

Una opción fácil y accesible: el Plan de Ahorro RGAAhorroFácil

El Plan de Ahorro RGAAhorroFácil  está pensado para crear un colchón económico a medio y largo plazo. Las principales ventajas, tal y como podemos ver en la página comercial de RGA Seguros, son:

 

  • Rentabilidad. El producto garantiza una rentabilidad por periodos que permite adaptarse al mercado en todo momento.
  • Flexibilidad. El cliente puede decidir cuánto quiere aportar en cada periodo de rentabilidad. Puede establecer un plan de pagos que se ajuste a sus necesidades, con una periodicidad mensual, trimestral y semestral.​ Además, se pueden realizar aportaciones extraordinarias en cualquier momento.
  • Liquidez. Ofrece la mayor liquidez posible, ya que uno puede disponer de todos sus ahorros desde el primer día o parcialmente una vez cumplido el periodo de garantía.

Es tiempo de ahorrar para el futuro. Vivir mejor de lo que vives hoy en día sólo es posible si llegado el momento de retirarte has sido lo suficientemente previsor y cuentas con ahorros para complementar tu jubilación.

Artículos Relacionados