fbpx
 

AhorroLos elementos básicos para conseguir ahorrar

Si te has propuesto ahorrar en muchas ocasiones y no lo has conseguido, quizá sea por no tener bien definidos los tres elementos básicos para conseguir ahorrar, ¡descúbrelos!
3 junio, 2020179911 min

Es momento de apretarse el cinturón, reducir gastos y empezar a ahorrar. Si te lo has propuesto mil veces y no lo has conseguido es bastante probable que sea por no tener claramente definidos los tres elementos clave para conseguir ahorrar: un motivo, una estrategia y un límite de tiempo. ¿Te habías parado a pensarlo en alguna ocasión?

 

No es lo mismo plantearse ahorrar que querer ahorrar, por ejemplo, para realizar un curso que empieza en octubre del próximo año. Como ves, en esta frase se puede identificar el motivo, estudiar, y el timming, es decir, el tiempo del que dispones para conseguir tu objetivo. Esto se traducirá en una mayor motivación por tu parte, ya que, poco a poco, verás que estás más cerca de conseguirlo.

 

Entre los objetivos de ahorro más habituales de los españoles, encontramos viajar, estudiar, comprarnos una casa, realizar una reforma, cambiar de coche… Cada persona puede tener motivaciones distintas. Lo importante es encontrar la nuestra, focalizar nuestros esfuerzos y estar dispuestos a lograrlo. Decimos esto porque somos conscientes de que ahorrar no es fácil. En España no existe cultura del ahorro y gastamos más de lo que ingresamos. Tanto que, mientras los españoles no ahorramos más de un 4,9 por ciento, en Europa ahorran un 12,1 por ciento de su renta. ¿Qué significa esto? Que ante cualquier gasto imprevisto, la salud de nuestras finanzas puede peligrar.

 

¿Cómo conseguir ahorrar?

Ahora que ya has visto la importancia de contar con un dinero extra, no sólo con el que poder hacer frente a gastos extra, sino con el que conseguir tus metas, vamos a ver cómo puedes lograrlo.

 

Existen multitud de estrategias de ahorro diferentes. Vamos a explicarte algunas de ellas para que elijas la que mejor se adapte a tus necesidades:

  • Método 50/20/30. Esta técnica para ahorrar consiste en distribuir tu ingresos de la siguiente manera: 50% para cubrir tus gastos básicos (hipoteca o el alquiler, la luz, el agua, internet, teléfonos, gastos de comunidad, cesta de la compra, transporte, préstamos…), 20% para ahorro y 30% para tus gastos personales (ir de compras, salir a cenar, a tomar algo, viajar, darte un capricho, comprar regalos…). Tan simple como esto. Así, al conocer el presupuesto mensual del que se dispone tanto para gastos como para ahorro, es más sencillo cumplirlo. Al respetarlo mes a mes y ver cómo crecen tus ahorros, te sentirás más motivado y sin quererlo, estarás adquiriendo un buen hábito de ahorro.
  • Técnica Kakeibo. Se trata de una estrategia de ahorro de origen japonés que promete un ahorro del 35 por ciento mensual. Lo primero que tienes que hacer es registrar todos los gastos fijos mensuales que tienes y cuáles son tus ingresos en una libreta, a mano. De esta forma, serás más consciente. Hecho esto, distribuye los gastos en cuatro grandes bloques: Supervivencia: hipoteca, alquiler, facturas, cesta de la compra, préstamos… Cultura: libros, entradas de cine, teatro, museos, conciertos… Todo lo que suponga actividad cultural. Opcionales: restaurantes, ropa, fiestas… Son aquellos gastos prescindibles, pero que te dan cierta calidad de vida. Y extras: caprichos e imprevistos, como regalos, reparaciones… Así, tras anotar todos los gastos uno por uno, verás de forma clara y concisa en qué se te va el dinero y de dónde puedes recortar.
  • El reto de las 52 semanas es una popular estrategia de ahorro en Estados Unidos y si lo haces a rajatabla, cuando finalice el año, habrás ahorrado 1.378 euros. ¿Qué te parece? Para lograrlo, la semana uno del mes tendrás que ahorrar un euro; la semana dos, dos euros; la semana tres, tres euros y así, hasta la semana 52 del año. Como estarás pensando, a medida que avanzan las semanas, se incrementa la cantidad a ahorrar. Ser previsor te ayudará bastante y si los meses que tienes que guardar poco dinero, aprovechas y ahorras algo más, al finalizar el año te resultará más fácil. Lo ideal es empezar esta técnica en enero, pero nunca es tarde para ponerse a ello, así que, si de verdad quieres ahorrar, ¡hazlo ya! Elige la cantidad por la que quieres empezar y ve aumentándola según avancen las semanas y dependiendo de cuál sea tu capacidad de ahorro.

 

Ahorrar no es fácil, pero tampoco es imposible. Sólo hay que tener claros estos elementos, estar dispuesto a realizar el esfuerzo y ser constante. Poco a poco, ver cómo crecen tus ahorros, será motivación suficiente para no dejarlo y haber adquirido el hábito.

 

Una de las alternativas con la que cuentas y que te hará más fácil alcanzar tus objetivos es realizar pequeñas aportaciones de forma periódica en fondos de inversión.

 

En el Grupo Caja Rural dispones del servicio de Inversión Periódica en Fondos, que de forma cómoda y sencilla, y con total flexibilidad te permite realizar aportaciones cuándo y cómo quieras de forma automática, lo que te ayudará a generar un buen hábito de inversión.

 

Si deseas solicitar información a una entidad del Grupo Caja Rural sobre servicios y productos orientados a impulsar tu ahorro personal, ¡rellena el siguiente formulario!