¿Cómo funcionan los fondos indexados y qué ventajas presentan?

Los fondos indexados son fondos o instituciones de inversión colectiva cuya finalidad no es batir un índice bursátil, sino replicarlo. Pero, ¿qué significa exactamente este concepto? ¿Cómo se obtiene rentabilidad con esta fórmula de inversión pasiva? En este artículo respondemos a esta y otras cuestiones importantes para entender el funcionamiento de los fondos indexados.
Educación Financiera13 febrero, 2023165613 min
Blog Ruralvía » Educación Financiera » Fondos indexados

 

Los inversores más experimentados, que ya tienen cierto recorrido en el ámbito bursátil, tienden a probar nuevas fórmulas de inversión. Una de estas alternativas son los fondos indexados, que también se conocen como fondos índice. Este tipo de fondos se basan en la premisa de replicar un determinado índice bursátil. ¿Quieres saber qué significa esto? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son los fondos indexados o fondos índice?

Empecemos la casa por el tejado. Lo primero que debemos hacer es entender qué son los fondos indexados o fondos índice. Es importante tener en cuenta que se trata de un fondo de gestión pasiva; es decir, requiere una actividad menor por parte de los inversores que los fondos de gestión activa. ¿Por qué? Porque los fondos de gestión pasiva no persiguen superar la rentabilidad del mercado en el que están operando y la gestión es más simplificada.

La estrategia que se sigue, por tanto, en los fondos indexados, es de fluidez bursátil. Una vez se consiga replicar el índice deseado, el gestor del fondo solo debe mantenerse al tanto de las fluctuaciones de mercado, pero habiendo hecho ya la inversión inicial que se mantiene en el tiempo.

En otras palabras, el inversor no tiene que tomar una decisión proactiva de en qué activos invertir ni qué cantidad destinar a ello, sino que simplemente busca obtener la misma rentabilidad que ofrece el propio índice.

¿Qué significa que los fondos indexados replican a otros índices?

El fundamento básico de los fondos indexados es la réplica de índices bursátiles, como, por ejemplo, el IBEX 35. Cuando hablamos de replicar otros índices, hay que tener en cuenta a qué nos estamos refiriendo. Se trata de analizar cómo se comporta el propio índice, en lugar de centrarse en la evolución del mercado. De esta manera, puede reproducirlo de forma más fiel, sin buscar un aumento de la rentabilidad por encima de la que ofrece el mercado.

En este sentido, conviene señalar que existen dos tipos de réplicas generales: la réplica física y la sintética:

  • Réplica física: en este caso, el inversor compra exactamente los mismos valores que componen el índice bursátil escogido y en la misma proporción. Por tanto, no hay que realizar ninguna selección, sino simplemente observar qué valores hay y adquirirlos. La reproducción es más fiel, pero el coste es mayor.
  • Réplica sintética: esta tipología es algo más compleja. En vez de comprar los mismos valores, se adquiere un activo que simule el comportamiento del índice. Generalmente, se suele contratar un producto derivado (swap) a través de un banco de inversión. Es decir, en lugar de comprar valores, adquirimos el compromiso de una tercera entidad que nos abonará la rentabilidad que replique el índice bursátil, a cambio de una comisión. En este caso, el riesgo es menor, porque lo adquiere directamente el banco que se compromete a generar dicha rentabilidad.

¿Cómo se crea un fondo indexado?

Imaginemos que queremos crear un fondo indexado basándonos en el IBEX 35. Para crear un fondo indexado, es necesario analizar el perfil del inversor previamente. Lo siguiente que deberíamos hacer es analizar qué empresas forman parte de ese índice y en qué proporción. Después, compraremos exactamente el mismo porcentaje de cada una, de forma que obtenemos una versión duplicada del IBEX 35.

Tras estos pasos, lo único que deberíamos hacer es rebalancear; es decir, equilibrar los activos que componen nuestra cartera en función de las variaciones en el mercado para tratar de mantener la rentabilidad lo más alta posible. Esta rentabilidad debería asemejarse a la que ofrece el propio índice si la réplica se ha hecho correctamente.

Ventajas de los fondos índice frente a otros fondos de inversión

Entre las principales ventajas que ofrecen los fondos de inversión frente a otros de gestión activa destacamos las siguientes:

  • Las comisiones que suelen tener este tipo de fondos son más reducidas, porque hay menos costes de gestión, lo que hace que invertir en estos fondos sea más barato.
  • No hace falta tener conocimientos financieros avanzados. Los inversores de fondos indexados no tienen que tomar decisiones para las que el conocimiento del mercado sea relevante, ya que no deben elegir cuánto dinero invertir ni dónde. Simplemente, deben tener buena capacidad de análisis.
  • La gestión es más simple, puesto que solo hay que revisar el comportamiento del mercado replicado de forma periódica.
  • La inversión se diversifica: replicar los valores que componen un índice permite invertir en activos más diversos, aunque suele ser en porcentajes más pequeños que si invirtiéramos todo en un único activo.
  • En el largo plazo, la rentabilidad suele ser más alta, porque en los fondos de gestión activa es más complejo superar la rentabilidad del mercado. Sin embargo, nunca podremos optar a tener más rentabilidad de la que tenga este.

No confundas los fondos indexados con los fondos cotizados

Tal y como hemos comentado, los fondos indexados son un tipo de fondos de gestión pasiva, al igual que los fondos cotizados o ETF. Sin embargo, hay diferencias importantes entre ellos.

La más evidente es que, en los fondos indexados, solamente podemos realizar transacciones una vez al día, siempre después de que el mercado haya cerrado. En cambio, los fondos ETF permiten modificaciones y operaciones en cualquier momento.

Además, en el caso de que traspasemos participaciones de un fondo a otro, en los indexados estaremos exentos del pago de impuestos, mientras que la tributación es obligatoria en los fondos cotizados.

Por último, las comisiones de los fondos ETF suelen ser más bajas que las de los fondos indexados, aunque esto depende del banco con el que se contraten.

¿Cómo empezar a invertir en fondos indexados en España?

Si quieres invertir en fondos indexados, hay dos alternativas para ello. Puedes hacerlo por cuenta propia, en cuyo caso es interesante recurrir a plataformas y portales en los que consultar el valor de los distintos fondos y gestoras. O, también, puedes hacerlo a través de un gestor automático de inversiones, conocido comúnmente como robo advisor, en el que delegues prácticamente toda la gestión del fondo.

Con Grupo Caja Rural, traspasar fondos conlleva bonificación

En Grupo Caja Rural tenemos un objetivo muy claro: simplificar las gestiones financieras de nuestros clientes. Siguiendo esta premisa, es interesante saber que, en caso de que quieras traspasar tus fondos, podrás obtener una bonificación por ellos.

Por tanto, si estás pensando en hacerlo, puedes solicitar  que uno de nuestros asesores financieros te ayude en este proceso para que puedas conseguir la mayor bonificación posible según la entidad con la que decidas hacerlo.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}