fbpx
 

AhorroCuatro semanas y un objetivo: ahorrar para Semana Santa

Te explicamos cómo ahorrar para Semana Santa a través de distintas estrategias de ahorro y poder disfrutar de unos días de descanso sin necesidad de estar contando cada euro
11 marzo, 20207108 min

Es posible que todavía no hayas conseguido ahorrar ni un euro este año. No pasa nada. Quizá no hayas tenido un objetivo claro o simplemente no te haya apetecido. La cosa es bien distinta cuando uno tiene que renunciar a algún plan por falta de dinero, ¿verdad? Si todavía no te ha surgido ninguno, estarán a punto. Así que te vamos a contar cómo ahorrar para Semana Santa y que disfrutes de unos merecidos días de vacaciones.

 

A tan sólo cuatro semanas del primer gran descanso del año, puede parecer que ya te ha pillado el toro. Sin embargo, es posible ahorrar para contar con un pequeño colchón financiero en Semana Santa y dejar de lado el estrés financiero. Veamos cómo.

 

Cómo ahorrar para Semana Santa

  • Organiza planes low cost para los próximos fines de semana. Hasta que llegue la fecha, reduce el gasto todo lo posible. Con esto no queremos decir que tengas que renunciar a todo, pero siempre puedes hacer planes más económicos. Por ejemplo, ¿qué tal quedar con tus amigos en una casa y ver una peli y en vez de pedir cena que cada uno lleve algo casero, organizar una partida a algún juego de mesa, o escaparse al campo para hacer senderismo? Son planes en los que la diversión está asegurada y no implican ningún gasto.
  • A comprar, con lista. Planificar los menús semanales, revisar la despensa y el frigorífico y hacer una lista de lo que se necesita es una estrategia de ahorro infalible. Si te ciñes a lo que hayas anotado, evitarás comprar cosas innecesarias. Además, cuando pensamos que no tenemos nada para comer o cenar, si miramos bien, siempre hay algo. Así que, puestos a ahorrar, tira de básicos y aprovecha para ‘limpiar’ los armarios.
  • Guarda la calderilla cada noche. Esta estrategia de ahorro es similar al reto de las 52 semanas, pero lo que ahorras son las monedas sueltas que tengas en la cartera al finalizar el día. Te sorprenderás de todo lo que pueden dar de sí las pequeñas monedas.
  • Evita comprar cosas que no necesites. A todos nos gusta ir de tiendas, pero ni ayuda al ahorro ni es sostenible medioambientalmente hablando. Seguro que piensas que no tienes nada que ponerte, pero no es así. Si miras bien en el armario es posible, incluso, que tengas alguna prenda con etiqueta. Da una nueva vida a aquello que no te pongas, customízalo si es necesario, pero evita comprar ropa y calzado salvo que sea estrictamente necesario.
  • La comida, de tupper. El gasto que supone comer de restaurantes todos los días es muy elevado. Además, siempre es más saludable la comida casera. Organízate, aprovecha los fines de semana para hacer ‘batch cooking’ y llévate el tupper al trabajo. Seguro que te acostumbras y no sólo lo pones en práctica con el objetivo de ahorrar para Semana Santa, sino que se convierte en algo habitual para ti. Tanto tu bolsillo como tu salud te lo agradecerán.
  • Analiza gastos e ingresos. Coge papel y boli, reúne a tu familia, y haced juntos un análisis de los gastos e ingresos fijos de la familia. De esta forma, entre todos, encontraréis partidas prescindibles, ¡y más con una meta tan a corto plazo! Seguro que cada uno de vosotros puede apretarse el cinturón en algo y contribuir así al colchón financiero familiar.
  • Evita los gastos hormiga. Nuestro día a día está repleto de pequeños gastos prescindibles. Identificarlos y suprimirlos es una gran estrategia de ahorro. Por poner sólo un ejemplo, si piensas cuánto te gastas en cafés durante tu jornada laboral y lo multiplicas por los días que quedan hasta Semana Santa, te harás una idea de lo que puedes ahorrar únicamente evitando este gasto. No te decimos que prescindas del café, pero seguro que te lo puedes llevar de casa, ¿verdad?

 

Una vez que hayas conseguido ahorrar sin perder de vista tu objetivo, te resultará más fácil hacerlo durante todo el año. Cuando tengas cierta cantidad, si estás dispuesto a no sólo ahorrar, sino a poner a tu dinero a trabajar, en todas las entidades del Grupo Caja Rural te ofrecemos productos financieros adecuados a tus necesidades.