AhorroCalcula tu relación deuda-ingresos y consigue la estabilidad financiera

Si quieres empezar a ahorrar, tienes que conocer tu relación deuda-ingresos. Entra y descubre cómo puedes medir tu resistencia financiera para mejorar tu capacidad de ahorro a largo plazo
28 septiembre, 202153110 min

Cuando queremos ahorrar, es más importante que nunca contar con una medida de todas nuestras partidas al detalle. Conocer nuestros gastos nos ayudará a saber dónde tenemos que recortar para mejorar nuestra economía, mientras que tener una idea clara del dinero que percibimos nos ayudará a organizarnos para buscar nuevas formas de ahorro. Uno de los trucos más sencillos para mejorar nuestra capacidad de ahorro es calcular nuestra relación deuda-ingresos.

 

El éxito para tener unas finanzas saneadas consiste en la planificación, por lo que esta técnica nos puede ayudar a comenzar la tarea del ahorro desde el principio. La relación deuda-ingresos es una manera para conocer tu capacidad financiera, y saber si podrías afrontar los pagos de tus deudas.

 

Este ratio es una de las formas que puedes utilizar para medir tu grado de solvencia. Quédate y te explicaremos cómo podrás poner en práctica esta fórmula y tendrás las herramientas necesarias para empezar a planificar mejoras de tu salud financiera.

 

¿Cómo puedes calcular tu relación deuda-ingresos?

Tu relación de deuda e ingresos indica la proporción de tu ingreso mensual que se destina a pagar tu deuda, por lo que se expresa en términos de un porcentaje que te ayuda a conocer la obligación total de pago mensual de la deuda y tus ingresos brutos mensuales.

 

Para calcular este ratio, lo único que debes hacer es sumar todos tus pagos mensuales y dividirlos por los ingresos brutos que percibes al mes. La retribución bruta mensual es, por norma general, la cantidad de dinero que ganas antes de impuestos y otras deducciones, por lo que te será muy fácil averiguarla cuando la veas en la nómina del trabajo.

 

Si quieres acelerar el proceso y eres cliente de una de las entidades de Grupo Caja Rural, solo tienes que utilizar Mis Finanzas, la herramienta digital financiera de Ruralvía, la banca digital de los clientes del Grupo Caja Rural. En ella podrás conocer cada uno de tus ingresos y gastos desglosados al detalle por diferentes categorías, además de programar tus metas de ahorro para que empieces a preparar tus futuros desembolsos de dinero sin que afecten a tu salud económica.

 

Como ejemplo, si pagas 700 euros mensuales por tu hipoteca, otros 300 euros mensuales por el préstamo de coche y otras deudas asumidas, tu deuda mensual asciende a 1.000€. Si tus ingresos mensuales ascienden a 2.500 €, el porcentaje de tu relación deuda-ingresos será del 40%. Sencillo, ¿verdad?

 

¿Cómo sabes si tienes una buena relación deuda-ingresos?

Existen varios factores para conocer si estás viviendo con una buena relación deuda-ingresos. Una proporción de entorno al 10%, por ejemplo, indicaría que solo una décima parte de los fondos disponibles se están utilizando para el pago de tus deudas, lo que implica que podrías permitirte un nivel mayor en el pago de este dinero en el futuro.

 

Por el contrario, si la proporción fuera más alta, sobre el 60%, podría ser una señal de endeudamiento muy elevado. Si el 60% de los ingresos brutos de una economía doméstica se utilizaran para pagar deudas, dejaría muy poco dinero para asumir otro tipo de gasto, como la alimentación o la tecnología.

 

Lo ideal es que sigas una fórmula que sea igual o inferior al 36%, teniendo en cuenta estos porcentajes que te enseñamos:

  • 10%. Es una relación ideal y muy cómoda, porque no asumes un gran gasto mensual, así que no deberías tener problemas para conseguir un préstamo siempre que cumplas con los requisitos del prestamista.
  • 20%. Esta también es una buena proporción, por lo que debería ser fácil conseguir más dinero, por ejemplo, para mejorar el modelo productivo de un negocio.
  • 36%. Este ratio indica que estás en el límite, así que si quieres permitirte un porcentaje mayor tendrás que convencer al prestamista de que estarás en condiciones de pagar.
  • 40%. En este nivel, podría ser difícil obtener una respuesta positiva a tu solicitud de préstamo, por lo que deberías buscar varias opciones hasta dar con el adecuado.
  • 50% o más. Si alcanzas este estrato, lo mejor es que evites contraer más deudas y te centres en mejorar tu relación deuda-ingresos.

Establece tus ingresos y tus gastos mensuales, prepara un auténtico presupuesto de ahorro familiar y empieza a medir tu nivel de deuda para disfrutar de unas finanzas tranquilas durante épocas del año tan movidas como la Navidad. Si tus deudas son más elevadas de lo que te gustaría, recuerda que puedes poner en marcha otras estrategias para reducir tus deudas como el método Bola de Nieve o, también, la fórmula de la Avalancha.

Empieza a construir un futuro financiero más desahogado con tu colchón económico. Para ello solo tienes que introducir una cantidad para ahorrar cada cierto tiempo, y cualquier imprevisto o época de mayor gasto será más asumible para tus cuentas,  ¿Te hemos convencido?