fbpx
 

PrensaBanco Cooperativo Español ha suscrito convenio de colaboración con Avalmadrid

A través de este acuerdo entre Banco Cooperativo Español y Avalmadrid, los autónomos y PYMES de la Comunidad de Madrid podrán acceder de forma ágil a estos productos de financiación, contando para ello con el aval solidario de ésta Sociedad de Garantía Recíproca de ámbito nacional.
31 enero, 20207974 min

El Director General  del Banco Cooperativo Español, Ignacio Benlloch y el Director General de Avalmadrid, Pedro Embid, han suscrito un convenio de colaboración para el año 2020, con el objetivo de contribuir e impulsar el desarrollo de autónomos y Pequeñas y Medianas Empresas, PYMES, en la Comunidad de Madrid.

 

Banco Cooperativo Español y Avalmadrid ponen en marcha este convenio de colaboración con el objetivo de fomentar el desarrollo empresarial en la región madrileña. Gracias a este acuerdo,  se ponen a disposición de PYMES y Autónomos productos financieros de calidad, adaptados a sus necesidades, para impulsar el desarrollo de su actividad económica.

 

A través de este acuerdo entre Banco Cooperativo Español y Avalmadrid, los autónomos y PYMES de la Comunidad de Madrid podrán acceder de forma ágil a estos productos de financiación, contando para ello con el aval solidario de ésta Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) de ámbito nacional, lo que posibilita a los emprendedores, autónomos y PYMES  beneficiarse del acceso de esta financiación.

 

Banco Cooperativo Español suscribe este acuerdo y posibilita que, posteriormente, las Cajas Rurales interesadas puedan adherirse al mismo.  Los valores diferenciales de Banco Cooperativo Español y las Cajas Rurales están marcados por el cooperativismo financiero, por su cercanía con los ciudadanos, su profesionalidad y trato personalizado a sus clientes y, especialmente, por su fuerte vinculación al territorio y al entorno socioeconómico en el que operan. De hecho, las Cajas Rurales son actores decisivos en la inclusión financiera a nivel nacional, gracias a su amplia red de oficinas arraigadas en territorios con mayor o menor población.  Esta presencia de las Cajas Rurales permite ofrecer un soporte financiero de calidad, en diferentes núcleos de población, potenciando de esta forma el desarrollo del tejido empresarial de la zona, donde autónomos y PYMES representan el verdadero motor económico.