fbpx
 

ActualidadLas cooperativas de crédito, actores clave en la sociedad europea

Valores como la cercanía, la solidaridad y el buen gobierno forman parte del ADN de las cooperativas de crédito. El acceso a la financiación a pymes también es clave.
30 octubre, 20192259 min

Las cooperativas de crédito, entre las que nos encontramos todas las entidades que formamos el Grupo Caja Rural, son actores clave en la economía europea. LA labor que llevamos a cabo para favorecer la inclusión financiera, acercando los servicios bancarios a todos los ciudadanos, con independencia de su ubicación, es uno de nuestros pilares. Pero, también, porque las cooperativas de crédito priorizamos las relaciones cercanas con nuestros clientes y ciudadanos en general.

 

Tal y como aseguran desde la Asociación Europea de Banca Cooperativa (EACB), el movimiento cooperativo europeo también refleja una amplia tradición de responsabilidad y cohesión social desde su creación ya en el siglo XIX.

 

Las claves del cooperativismo financiero

Cada día escuchamos en la radio o vemos carteles publicitarios donde nos hablan de nuevos bancos, pero es cierto que hay un sistema de hacer banca muy diferente que todavía es poco conocido en España. A pesar de ser una de las opciones financieras más cercanas, y quizás tú seas cliente de una de estas entidades, los principios y valores de las cooperativas de crédito son poco conocidas todavía.

 

Desde la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito, UNACC, han creado un vídeo resumen muy explicativo sobre la esencia del cooperativismo financiero.

 

Características de las cooperativas de crédito como las Cajas Rurales

El cooperativismo, a diferencia de otras entidades financieras, se caracteriza por tener una fuerte vinculación en sus zonas de influencia. Muchas de las oficinas están emplazadas en zonas rurales y actualmente poco pobladas, favoreciendo así la inclusión financiera de todas las personas.

 

Como hemos visto, las cooperativas de crédito pertenecen a sus socios, trabajadores y clientes. Estos tienen voz y voto y están involucrados, a todos los niveles, en los procesos de toma de decisiones. Gracias a esta estructura, se busca minimizar los riesgos de la organización, identifica la solvencia crediticia y da una respuesta inmediata a las necesidades de sus clientes.

 

Lo que mueve el día a día del cooperativismo no es la maximización de sus beneficios, sino  la creación de valor para sus miembros y la generación de una relación de confianza a largo plazo. Un enfoque muy distinto al de la banca comercial.

 

Otras característica de las cooperativas de crédito son sus prácticas comerciales sólidas. Tienen nivel de capitalización positivo, sus ingresos son estables y trabajan una cartera de crédito diversificada.

 

Pero, si algo diferencia el cooperativismo financiero de bancos y otras entidades son sus valores basados en la solidaridad, la democracia y la responsabilidad social.

Cooperativismo financiero: un sistema diferente

Responsabilidad social de las Cooperativas de crédito

Este tipo de entidades financieras fomentan valores como la autoayuda, la responsabilidad y la solidaridad. La base de su ADN es el bien común de la sociedad. Históricamente se fundaron para mejorar el acceso a la financiación de sus miembros y a día de hoy, este principio se mantiene intacto. El patrocinio cultural, la participación en proyectos de ciudadanía responsable y la educación financiera son algunas de las actividades que fomentan las cooperativas de crédito en sus áreas de actuación.

 

Acceso a la financiación a PYMES, autónomos, emprendedores y particulares

Gracias a la cercanía con sus clientes, las cooperativas de crédito facilitan el acceso a la financiación a personas y PYMES. Tanto, que según la EACB en Italia, Francia, Alemania y Países Bajos, donde las PYMES representan llegan a alcanzar el 50 por ciento de la cartera total de clientes de estas entidades. No es de extrañar, por tanto, que la participación de mercado de los cooperativas de crédito en préstamos gire en torno al 25-45 por ciento. Ahora es más común encontrar productos de financiación para PYMES en los bancos tradicionales pero, la realidad es que. las cooperativas de crédito han sido un facilitador de crédito para las pequeñas y medianas empresas desde su origen.

Los valores de este tipo de entidades podemos resumirlos en tres: solidaridad, buen gobierno y cercanía.

En el Grupo Caja Rural tenemos como objetivo promover un grupo financiero de carácter privado y base cooperativa que, aunando los esfuerzos de las Cajas Rurales y colaborando en un proyecto común, nos permita mejorar nuestras estructuras y organizaciones, garantizando así el futuro desarrollo de la banca cooperativa.