AhorroSegundo verano con COVID, ¿por qué elegir un intercambio de casas?

Si vas a irte de vacaciones, deberías pensar en el intercambio de casas o el turismo colaborativo. Te explicamos las razones por las que es una gran opción para tu bolsillo durante este verano
22 junio, 202112729 min

El coronavirus ha cambiado por completo nuestra forma de vivir, en solitario y también en compañía. En el segundo verano de la covid-19 tenemos muchas opciones para irnos de vacaciones, desde un apartamento en la playa hasta un chalet en mitad de la sierra, pero también podemos optar por un intercambio de casas para descubrir nuevos horizontes.

 

El turismo colaborativo nos permite intercambiar nuestra casa con la de otra persona que vive en el destino vacacional. De esta manera, podemos pasar nuestro tiempo de descanso en la vivienda de un tercero, mientras que este último disfruta de sus vacaciones en nuestra propiedad.

 

La gran ventaja de este sistema es que podemos ahorrar mucho dinero, porque no tenemos que enfrentarnos a los costes de alojamiento y viviremos en una vivienda completamente equipada para pasar nuestras vacaciones. En este artículo queremos explicarte qué otros beneficios puedes disfrutar si te decides por esta modalidad, que cada vez es más importante en nuestro país.

 

Razones para elegir un intercambio de casas para este verano

Según el portal HomeExchange, el 72% de las solicitudes para el intercambio de casas registradas en su web correspondieron a julio de 2020, registrando un total de 337.000 pernoctaciones a nivel global, y se estima que ese porcentaje aumente para este verano, cuando puede superar el 75% del total. Los destinos nacionales serán los prioritarios con un 65% de los intercambios, mientras que el 22% se dirigirán a Europa y el 13% serán visitas a viviendas en todo el mundo.

 

Con estas cifras en la mesa, ya podemos entender mejor por qué el turismo colaborativo ha ido ganando terreno como una opción económica y sostenible para pasar las vacaciones de verano con la familia. Estos son los motivos:

 

  • Ayudas a controlar al 100% el entorno donde te alojarás. Una vez llegues, podrás decidir dónde vas a colocar las maletas y la comida que hayas traído, siempre teniendo en cuenta que la casa no es tuya y debes tener en cuenta las propiedades ajenas. Y, lo mejor de todo, ¡sin que nadie te moleste!

 

  • Dependerá solo de ti cumplir con las medidas de prevención. Una ventaja de no convivir con las personas en el destino es que podrás respetar las medidas de higiene o distanciamiento social con mayor facilidad.

 

  • Es una opción económica para tu bolsillo. Como te hemos dicho, no tendrás que preocuparte por grandes gastos, porque serán los inquilinos que estén viviendo en tu hogar los que se encarguen de ellos más adelante.

 

  • Optimizas el presupuesto para vacaciones. El dinero que no gastes en alojamiento podrá ir destinado a planes de ocio en el lugar de destino, como una visita turística para descubrir monumentos históricos o un viaje en barco con vistas a la playa.

 

  • Es un ingreso extra para tus cuentas en verano. La pandemia ha afectado a las finanzas de muchas familias, que han tenido dificultades para conseguir ingresos o han vivido situaciones de ERTE El intercambio de casas les permite recuperar una parte del dinero en plena época vacacional.

 

  • Impulsa el turismo nacional. Ya te desplaces a una provincia vecina o vayas de una comunidad autónoma a otra, seguro que puedes descubrir zonas rurales con enclaves naturales idílicos para fotografiar. Esto, a la larga, reactiva el turismo local con muchas opciones para la restauración o las actividades de ocio.

 

  • Te da un espacio ideal para vivir tranquilo. Si te sientes incómodo con personas desconocidas a tu alrededor, por timidez social o por circunstancias del coronavirus, te alegrará saber que tienes una casa para ti solo. A la larga, esto te ayudará a disfrutar de unas vacaciones hechas a tu medida.

 

A la hora de buscar portales para un intercambio de casas, hay dos conceptos que debes conocer al detalle: el modo recíproco y el modo no recíproco. En el primero cedes tu hogar mientras viajas al de la otra persona, mientras que en el segundo le permites que se quede en tu propia casa sin que te desplaces a ningún lugar. Esta última modalidad ha cobrado fuerza en los últimos años, en forma de empresas colaborativas como Airbnb, Couchsurfing o Home Away que ofrecen servicios de intermediarios para facilitar la movilidad en nuestro país.

 

Está en tus manos está decidir cómo quieres pasar tus vacaciones de verano. Te recomendamos que mires bien todas las opciones, desde el lugar al que vas a desplazarte hasta las ofertas que te ofrecen muchos portales inmobiliarios o compañías como las que te hemos enseñado. Seguro que, si te decides por el intercambio de casas, disfrutas de unos días libres con la familia cómodos, tranquilos y muy divertidos.