AhorroEl precio de la electricidad en España

Te contamos todo sobre la factura de electricidad, términos fijos, variables y consejos para ahorrar.
19 diciembre, 20185269 min

Uno de los principales quebraderos de cabeza de los hogares españoles es la factura de la electricidad. La falta de entendimiento de la misma, el desconocimiento de cómo se fija su precio y las diferentes reformas eléctricas hacen que los consumidores no sepamos por qué pagamos lo que pagamos cuando nos llega el recibo.

 

Para entender la factura de la luz, tenemos que remontarnos a 2015, cuando se reformó el sistema de fijación del precio de la electricidad, poniendo así fin a las subastas de electricidad (CESUR).

 

A partir de este momento, el coste de la energía se establecía a través del mercado mayorista. Este cambio introdujo importantes variaciones, sobre todo, en los precios. Entraban en juego dos conceptos: término fijo de la factura, que debe pagarse todos los meses, y término variable, que evalúa la cantidad de luz consumida en un determinado periodo.

 

  • Término fijo. Se calcula en base al precio del kW, que es la potencia en una vivienda y marca el número de aparatos eléctricos que pueden utilizarse a la vez. El precio que se ha pactado con la compañía eléctrica se multiplica por la potencia contratada y el resultado es este término fijo a pagar todos los meses en la factura.

 

  • Término variable. El variable se calcula multiplicando el precio del kWh por la cantidad de kWh consumidos en el hogar.

 

Mientras antes, el precio oficial del kWh se calculaba al trimestre mediante subasta, ahora se calcula cada hora del día, todos los días, en el mercado mayorista. ¿Cómo? Se prevé cuánta electricidad se va a consumir en cada una de las horas del día siguiente y para cada hora, la demanda se cubre con las ofertas más baratas. Eso sí, es el precio de la tecnología más cara el que tiene la última palabra para establecer el precio de la electricidad para todas las tecnologías.

 

¿Cómo se traduce esto a mi factura?

Desde la entrada en vigor de estos cambios en octubre de hace ya tres años, la situación cambia dependiendo del contador que tenga instalado cada consumidor. Veamos:

 

  • Con contador inteligente. Gracias a estos sistemas, la compañía eléctrica con la que tengas contratado el servicio sabe tus consumos hora a hora. Si lo tienes instalado, te habrás fijado que en la factura aparece desglosado el consumo a cada hora del día y la tarifa correspondiente en esa hora.

 

Los contadores inteligentes brindaban así a los consumidores la posibilidad de ahorrar en la factura de la luz modificando determinados hábitos de consumo. Como, por ejemplo, evitando los consumos en horas punta.

 

  • Sin contador inteligente. Tu compañía eléctrica aplica unos perfiles de consumo medios preestablecidos con independencia de la hora en la que consumas luz. Es posible que la compañía eléctrica te ofrezca la posibilidad de indicar el consumo real de tu inmueble según marque tu contador.

 

Consejos para ahorrar en la factura de la luz

Llegados a este punto, te estarás preguntando qué puedes hacer para ahorrar en tu recibido. Pues bien, partiendo de la base de que el precio de la electricidad es elevado, siempre hay algo que hacer para pagar menos.

 

  • Elige una tarifa con discriminación horaria. Son tarifas con dos precios diferentes en función de las horas. Un precio más bajo durante las horas valle y uno más alto, en las horas punta.

 

  • Contrata la potencia que necesites. Ni más, ni menos. Saberlo es fácil. Si cuando has encendido a la vez el microondas, el lavavajillas, la lavadora y el horno no han saltado los plomos, plantéate revisar la potencia contratada porque es posible que puedas bajarla. A menor potencia contratada, menor gasto.

 

  • Reduce el consumo. Derrochar energía es un gasto para ti y perjudicial para el medio ambiente. Puedes reducir el consumo utilizando bombillas led, con electrodomésticos energéticamente eficientes (A+++), eligiendo programas cortos y a temperaturas bajas tanto en la lavadora como en el lavavajillas y desconectando los aparatos eléctricos, entre otras medidas.

 

Además, si eres cliente de Caja Rural, puedes descargarte la app ruralvía report y tener un mayor control de tus gastos a golpe de clic. Esta aplicación móvil, disponible para Android e iOS, te permite consultar la evolución de tus ingresos y gastos, controlar el saldo en tus cuentas, saber la distribución del gasto y controlar tus tarjetas. ¡Descárgatela y benefíciate de todas sus ventajas!