fbpx
 

AhorroAhorrar es posible si sabes cómo, tengas el sueldo que tengas

Ahorrar es posible si sabes cómo. Desmontamos los principales mitos que giran en torno a la cultura del ahorro para ayudarte a mejorar la situación de tus finanzas
15 mayo, 202016377 min

Cuántas veces te has dicho a ti mismo que no puedes ahorrar porque tu sueldo no te lo permite. ¿Sabes que todos gastamos en función de lo que tenemos? Independientemente de cuáles sean tus ingresos, con una buena planificación, motivación y constancia, ahorrar es posible. ¡Vamos a explicarte cómo!

 

Como reza la sabiduría popular, “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita” y este refrán es aplicable también al ahorro. Cierto es que la cantidad a ahorrar dependerá de cuáles sean tus ingresos y tus gastos, pero todos podemos conseguirlo y destinar al ahorro la cantidad que estimemos oportuno. Da igual cuánto sea, lo importante es ir construyendo un pequeño colchón con el que tener cierta solvencia ante cualquier imprevisto.

 

Desmontando mitos, ahorrar es posible

Son muchos los mitos que giran en torno al ahorro y para que veas que no es tan complicado, nos hemos propuesto desmontarlos.

  1. Ahorrar es para personas con sueldos altos. Falso. Te proponemos que analices tus finanzas; identifica tus gastos fijos y todos aquellos microgastos o gastos hormiga que tengas a diario. Apúntalos en un papel. Sólo así serás consciente de en qué se te va el dinero todos los meses, lo que te permitirá recortar. Si de verdad quieres ahorrar, suprime el café que te tomas todos los días con tus compañeros y llévatelo de casa. El recorte puede parecer insignificante, pero al final del mes, habrás conseguido unos cuantos euros.
  2. Las cantidades pequeñas no aportan. Falso. Todo suma por poco que parezca. El ejemplo del café es sólo uno de los muchos que podemos encontrar. Cualquier cantidad, sea la que sea, irá sumando e irá aumentando tu fondo de emergencia. Está claro que cuanto más destines, más rápido crecerá el fondo, pero lo importante es que vaya incrementándose mes a mes.
  3. Si está de oferta, cómpralo. Falso. Antes de comprar cualquier producto, o de contratar cualquier servicio, analiza si realmente lo necesitas o es un capricho. Y no sólo eso. Analiza el precio, la cantidad y compara. Aunque esté de oferta, es posible que sea un gasto innecesario que rompa tus planes de ahorro ese mes. Además, esto también te ayudará a practicar un consumo responsable y sostenible.
  4. Tener varias cuentas es una tontería. Falso. Es un hecho que poder desviar parte de tus ingresos a una cuenta donde sólo destines tus ahorros, te ayudará a no gastar ese dinero en antojos, caprichos o imprevistos. Resistirse a la tentación, en muchas ocasiones, es difícil, así que si tenemos algo que nos lo impida, mejor que mejor. Una cuenta de ahorro es una gran aliada para lograr tus objetivos.
  5. Vive el presente porque el futuro no sabes si llegará. Falso. Es mejor ser precavido e ir ahorrando poco a poco una cantidad de dinero, por pequeña que sea, para que cuando lleguen momentos de debilidad financiera, o incluso tu momento de jubilación, tengas un colchón financiero que te ayude a vivir con algo más de tranquilidad.

 

Para ahorrar se necesita fuerza de voluntad y constancia. No es algo que dé sus frutos de un día para otro, pero te aseguramos que ir viendo cómo crecen tus ahorros es motivación suficiente para no tirar la toalla. También ayuda bastante tener claro para qué quieres ahorrar y marcarte unos objetivos realistas. Es decir, si tras hacer frente a todos tus gastos te quedan 300 euros, no pretendas ahorrar 200 euros mensuales. Empieza por cantidades bajas y ve aumentándolas en función de tus posibilidades. 

 

Sigue estos consejos y ponte manos a la obra. Te aseguramos que sí, que ahorrar es posible.