La figura del médico rural: así es la asistencia sanitaria en los pueblos

“El médico de toda la vida”. Así es como se suele definir a los profesionales sanitarios que se encargan de velar por la salud de los habitantes de los pueblos pequeños. Se trata de médicos generalistas o de medicina familiar y aquí te contamos cómo es su día a día.
Cooperativismo 📢13 octubre, 202259711 min
Blog Ruralvía » Cooperativismo 📢 » Médico rural

 

El éxodo rural a las grandes urbes, así como las facilidades para el transporte que existen hoy en día en las zonas menos pobladas, han provocado que la figura del médico rural haya perdido relevancia a lo largo de las últimas décadas. No obstante, este tipo de profesionales siguen siendo imprescindibles para ofrecer asistencia sanitaria, sobre todo en aquellos pueblos más aislados.

¿Qué es la medicina rural?

A la medicina rural se le conoce popularmente como “la medicina de toda la vida” ya que presenta algunas características muy específicas como la cercanía y la atención a todas las patologías del paciente, tenga la edad que tenga. Este tipo de atención existe debido a dos factores fundamentales:

  • La inviabilidad de construir hospitales o centros médicos en municipios poco poblados.
  • La dificultad de desplazamiento hasta los hospitales cercanos por parte de la población más envejecida.

¿Cómo es el día a día de un médico rural?

La medicina rural forma ya, sin lugar a duda, parte de la cultura de nuestro país. Se trata de profesionales altamente respetados en los entornos rurales, ya que habitualmente sus labores no solo se limitan al ejercicio de la medicina, sino que también pueden ejercer como confesores o asesores en algunas ocasiones debido a su alto grado de cercanía con los pacientes.

Si hay algo característico que forma parte de la jornada del médico rural, es la cantidad de horas que pasa en la carretera para poder asistir a los pacientes de las diferentes zonas que están bajo su competencia. Sin embargo, este trabajo también tiene su parte positiva, y es que estos profesionales tienen la oportunidad de establecer una relación mucho más cercana y estrecha con sus pacientes, a diferencia de las ciudades donde el trato suele ser más frío.

Así es la jornada de un médico rural

Para empezar, a cada médico rural se le asigna una serie de pequeñas poblaciones dentro de una misma zona a las que acudirá periódicamente para pasar consulta en el consultorio local o bien en los propios domicilios de los pacientes.

Aunque actualmente estos profesionales cuentan con el apoyo de las nuevas tecnologías que les permiten trabajar con un menor aislamiento, probablemente su figura tienda a desaparecer en los pueblos a lo largo de los próximos años. Manteniendo eso sí, la asistencia domiciliaria en aquellos casos en los que sea necesaria.

La mujer como médico de familia rural

Las mujeres siguen encontrando obstáculos en el mundo rural, pero la figura de médico rural no entiende de género. Hace apenas 3 décadas eran pocas las mujeres que ejercían en los centros de salud rurales, en la actualidad la tendencia ha cambiado gracias a la lucha por la igualdad en los pueblos.

Médicos de familia rurales mujeres

Beneficios de la medicina rural

Uno de los grandes beneficios que ofrece la medicina rural es que tanto la atención como el tiempo de consulta al paciente es mayor y más cercana que en las ciudades. Sin embargo, las bondades de este tipo de atención son varias:

  • Permite una mayor cercanía con los pacientes: además de poder dedicar más tiempo para ofrecerles formación sanitaria, este tipo de medicina permite hablar con ellos acerca de hábitos saludables y consejos para mejorar su estilo de vida.
  • Permite conocer más al paciente y su entorno: para ofrecerle así un diagnóstico más personalizado.
  • Permite a los médicos tratar diversos casos: al ser en su mayoría generalistas o de familia, podrán dar cobertura a dolencias de diversa índole.
  • Fomenta el cariño, la cercanía y el respeto con los enfermos: al poder dedicarles más tiempo y empatizar con sus circunstancias personales.

¿Y cuáles son sus desventajas?

Sin duda, los frecuentes desplazamientos entre pueblos, muchos de ellos de difícil acceso, es el gran punto en contra de esta profesión, sobre todo cuando las condiciones climatológicas son adversas.

  • No siempre es posible ofrecer una asistencia continuada a los pacientes debido a los constantes desplazamientos.
  • Los medios disponibles son limitados, por lo que es posible que existan casos que no se puedan resolver y sea necesario derivarlos a hospitales más grandes.

El problema del relevo generacional en el ámbito sanitario rural

Hoy en día la medicina rural ya no está tan aislada como en décadas anteriores. Sin embargo, todo parece indicar que tenderá a desaparecer más pronto que tarde debido a que cada vez se facilita más el transporte de los pacientes a pueblos cercanos que sí cuentan con centros médicos u hospitales preparados para atender sus necesidades.

Aún así, existen ayudas para autónomos en el medio rural y otras iniciativas para combatir la despoblación que podrían frenar el éxodo rural en cierta medida. Si los pueblos lograran recuperar su actividad, la figura del médico rural se mantendría.

Grupo Caja Rural siempre presente en los pueblos

Las entidades del Grupo Caja Rural seguimos apostando por ofrecer servicios en los pueblos. Priorizamos la inclusión financiera y mantenemos un gran número de oficinas abiertas en el medio rural. Así, las personas mayores que siguen habitando en las zonas más despobladas de España no se verán desplazadas y aisladas.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}