fbpx
 

AhorroInvertir tus ahorros en fondos con aportaciones periódicas

Invierte cómodamente en fondos de inversión, poco a poco, y sin darte cuenta con el servicio de aportaciones periódicas que te proponemos en Caja Rural
11 mayo, 20209978 min

Cuando has conseguido ahorrar, el siguiente paso es invertir tus ahorros. Con la intención de poner a tu dinero a trabajar, existen distintos productos financieros. Uno de ellos son los fondos de inversión. Un producto en el que, gracias a las aportaciones periódicas, puedes invertir poco a poco, cómodamente y sin darte cuenta.

 

Decantarte por un fondo u otro dependerá de cuál sea tu perfil de inversor, los riesgos que estás dispuesto a asumir y los rendimientos que esperas obtener. En este sentido, es importante recordar que en la inversión en fondos, ni el capital invertido ni la rentabilidad están garantizados. El valor del patrimonio de un fondo de inversión, cualquiera que sea su política de inversión, está sujeto a las fluctuaciones de los mercados pudiendo obtenerse tanto rendimientos positivos como pérdidas, por lo que no puede asegurarse la recuperación del capital inicial invertido.

 

No conviene olvidar que la inversión en fondos puede conllevar riesgos de mercado, de tipo de interés, riesgo de crédito, riesgos de liquidez, riesgos de divisa o de inversión en países emergentes.

 

Por todo ello, te aconsejamos que, una vez que has decidido invertir en fondos de inversión, lo hagas con una cantidad de la que no dependas. Es decir, que no vayas a necesitar en el corto/medio plazo.

 

Aportaciones periódicas, ¿qué ventajas tienen?

Una de las grandes ventajas de los fondos de inversión es que permiten al cliente realizar un plan de ahorro a medida. A través del servicio de aportaciones periódicas, los inversores tienen la posibilidad de ir destinando ahorros a su fondo con total flexibilidad, mediante una operativa automática. Algo que ayuda mucho a ser constante en el ahorro.

 

En momentos como el actual, es el empujón adicional que se necesita para ahorrar; ya que de forma automática se ejecuta todos los meses o con la periodicidad que se haya establecido, la orden de suscripción que hayas dado sin necesidad de que tener que estar pendiente y acordarte.

 

El funcionamiento es muy sencillo, tú sólo tienes que decidir la cantidad a aportar y elegir la periodicidad con la que quieres que se realicen las aportaciones. Puedes realizar aportaciones desde cantidades mínimas, como 30 euros al mes. A partir de ese momento tu orden se ejecutará automáticamente siguiendo tus instrucciones, pudiendo despreocuparte de todo.

 

Es muy importante que identifiques el objetivo de tu inversión, ya que éste determinará el horizonte temporal y el mejor fondo, para cumplir con la finalidad de tu inversión.

¿Cómo elegir el plazo de tu inversión?

Una de las dudas más habituales de los inversores está relacionada con el plazo de inversión. Para seleccionarlo, ten en cuenta que cuanto mayor sea el horizonte temporal de tu inversión, mayor podrá ser el capital que consigas alcanzar. Eso sí, no olvides que la inversión en fondos está sujeta a las fluctuaciones del mercado, por lo que, es importante en función de tu perfil inversor, del objetivo de tu inversión y el horizonte temporal que te hayas marcado, decidir el fondo que te resulte más adecuado.

 

Si estás pensando invertir en fondos, utiliza nuestro simulador de inversión periódica y calcula, a modo de ejemplo, cuál podría ser el resultado de tu inversión.

 

Otras ventajas de los fondos de inversión

  • Inversiones accesibles para todo tipo de ahorradores: desde 30€ al mes.
  • Son un producto totalmente flexible, el cliente decide cuál es el momento más adecuado para hacer aportaciones o reembolsos (totales o parciales).
  • Amplia variedad de fondos para todo tipo de inversores, desde los más conservadores hasta los más arriesgados.
  • Inversión automática: sólo configuras una vez la aportación periódica y se realizará puntualmente en base a tus preferencias.
  • Los fondos de inversión poseen un régimen fiscal favorable, ya que permiten planificar el pago del impuesto en el ejercicio fiscal más adecuado para el partícipe. Un inversor en fondos de inversión no tributa en IRPF hasta que no reembolse.

 

Recuerda que ni el capital invertido ni la rentabilidad están garantizados, ya que los fondos pueden generar pérdidas.