Inmótica vs. domótica: así contribuye a reducir el gasto energético de los edificios

Es probable que aún no hayas escuchado mucho hablar de la inmótica, una tecnología fundamental a la hora de aumentar la sostenibilidad de los edificios. En este post te contamos cómo funciona y en qué se diferencia de la domótica.
Digitalización2 diciembre, 2022122012 min
Blog Ruralvía » Digitalización » Domótica e inmótica

 

La automatización de los edificios se está convirtiendo en una necesidad cada vez más atendida por el sector construcción, ya que ofrece numerosos beneficios en lo que a sostenibilidad se refiere. Es aquí donde entra en juego la inmótica, un conjunto de diferentes tecnologías cuyo objetivo principal es el de realizar una gestión automatizada, remota y eficaz de los edificios, desde sus sistemas de seguridad hasta su consumo energético, pero cuál es la diferencia con la domótica. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la domótica y para qué sirve?

Aunque inmótica y domótica son dos conceptos bastante parecidos, en realidad tienen funciones bastante dispares. Si la inmótica es la tecnología encargada de gestionar eficientemente grandes edificios, la domótica se encarga del control y automatización inteligente de las viviendas particulares. Al igual que su hermana mayor, la domótica permite realizar una gestión eficiente del uso de la energía de un inmueble particular, aportando una mayor productividad, seguridad y bienestar para sus habitantes.

Podemos decir que la domótica se limita principalmente al ámbito familiar, por lo que entre sus principales funciones se encontrarán las de controlar los electrodomésticos, aparatos de climatización o la iluminación del hogar.

¿Qué es un sistema inmótico? ¿Para qué sirve?

A diferencia de la domótica, la inmótica es un sistema de gestión automatizada, centralizada y remota cuya función es la de facilitar la administración general de un edificio para reducir su consumo energético principalmente. El uso de esta tecnología está orientado a grandes edificios e instalaciones comerciales, como pueden ser hoteles, restaurantes, oficinas, colegios, hospitales o grandes naves industriales, por ejemplo.

Entre las principales ventajas que presenta la inmótica se encuentran algunas como:

  • Aumenta la seguridad de los edificios
  • Mejora las telecomunicaciones
  • Supervisa los sistemas de vigilancia, alarma y control energético
  • Fomenta el uso responsable y eficiente de la energía
  • Fomenta el ahorro en la factura eléctrica
  • Facilita la gestión de las auditorías energéticas a las empresas

¿Por qué la inmótica hace que un edificio sea más sostenible?

Si tuviéramos que definir la inmótica en dos palabras, esas serían sin duda eficiencia y confort. Y es que, a través de esta tecnología, los grandes edificios son capaces de comprometerse con la sostenibilidad gracias a las funcionalidades que presentan estos sistemas. Pero ¿qué hace exactamente que la inmótica sea tan importante a la hora de que un edificio sea sostenible?

Este sistema es capaz de climatizar una o varias estancias de un edificio en función de la ocupación para evitar el derroche energético. Asimismo, también permite adecuar la iluminación para utilizar solamente la que sea necesaria. También es capaz de identificar aquellos sistemas del edificio que necesitan una reparación o mantenimiento o de controlar los sistemas de seguridad general del edificio de forma autónoma.

Sistemas domóticos e inmóticos, ¿cuál es la diferencia?

Es normal que, para quienes no están familiarizados con estos términos, los conceptos de inmótica y domótica se puedan confundir debido a la gran relación de significado que presentan. Como hemos visto anteriormente, la domótica es la tecnología que se aplica a hogares y viviendas particulares con el fin de optimizar su eficiencia energética, seguridad y comunicaciones para dotar de mayor confort a sus habitantes.

Por su parte, aunque la inmótica presenta unos usos bastante parecidos a la domótica, la principal diferencia reside en que esta tecnología no está diseñada para utilizarse en hogares particulares, sino en grandes edificios no destinados a viviendas, como pueden ser colegios, universidades, hospitales, hoteles, restaurantes, espacios comerciales, etc.

Cómo puedo ahorrar el consumo de energía con la domótica

Si nos centramos en el ahorro de consumo energético que puede conseguir un hogar, la domótica tiene un papel capital para conseguir este objetivo. Y es que, este sistema se caracteriza por ser capaz de gestionar y controlar de forma autónoma aquellos elementos que contribuyen al ahorro de agua, gas o electricidad. Por ejemplo, existen diversos aparatos de domótica que permiten programar el encendido de los elementos eléctricos tan solo cuando sea necesario.

La domótica es, por lo tanto, una tecnología capaz de gestionar adecuadamente la iluminación y/o climatización de una vivienda con el objetivo de disminuir sustancialmente su consumo energético. Para ello, permite establecer acciones de ahorro cuando no haya nadie en casa o detectar la presencia de personas en cada zona de la vivienda para encender o apagar los aparatos eléctricos según sea necesario y contribuir así a contar con una casa sostenible.

Ventajas de los sistemas domóticos

Además de contribuir al ahorro energético, las ventajas que brindan los sistemas de domótica a las viviendas son numerosas, y más aún cuando se trata de una tecnología que se encuentra en constante evolución. A continuación, destacamos algunas de las más relevantes:

  • Mejoran la seguridad de los hogares: detectar posibles fugas de gas a tiempo, incendios, escapes de agua e incluso, debido a la utilización de cámaras, esta tecnología alerta en caso de que algún extraño o intruso traspase la propiedad.
  • Mayor comodidad: a la hora de ejecutar algunas de las tareas básicas que requiere una vivienda como la apertura o cierre de las persianas o el encendido y apagado de los sistemas de calefacción e iluminación, la domótica permite realizarlas desde cualquier lugar a través de nuestro dispositivo móvil, aunque no estemos en casa.
  • Contribuye a la sostenibilidad: contar con un sistema de domótica en nuestro hogar permite que la vivienda disminuya su impacto negativo sobre el medioambiente gracias a su uso eficiente de la energía. Además, esta tecnología contribuye a evitar posibles accidentes domésticos gracias a su capacidad para detectar fugas de gas o agua o problemas en el sistema eléctrico del inmueble.

Caja Rural y su compromiso con la sostenibilidad

Todas las entidades que formamos parte de Grupo Caja Rural apostamos firmemente por la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente. Para ello, a lo largo de los últimos tiempos hemos ido desarrollando diversas iniciativas desde nuestras cajas que contribuyan a este propósito. Un ejemplo son nuestras tarjetas de crédito y débito, que están fabricadas con PVC 100% reciclado.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}