Consejos para mantener tu huerto en óptimas condiciones durante noviembre

Llega noviembre, un mes en el que aumenta la humedad ambiental y descienden las temperaturas, lo que propicia unas condiciones ideales para hacer compost y comenzar a proteger los cultivos para los meses más fríos.
Cooperativismo 📢2 noviembre, 202247712 min
Blog Ruralvía » Cooperativismo 📢 » Huerto en noviembre

 

El invierno está a la vuelta de la esquina. Con él disminuirán drásticamente las temperaturas y los días serán más cortos. Por ello, noviembre se antoja crucial, ya que es durante este mes cuando debemos realizar un mantenimiento específico que nos permita conservar nuestro huerto en óptimas condiciones para proteger la cosecha del frío.

Prepara tu huerto para el frío

Aunque pueda parecer lo contrario, el descenso de las temperaturas que viviremos a partir de este mes no es un impedimento para que la actividad de nuestro huerto siga su curso. Sin embargo, antes de plantearnos qué plantar en la huerta en invierno, debemos aumentar la atención y el cuidado que le damos para que nuestra cosecha no se vea afectada.

Es cierto que la actividad del huerto desciende respecto a los meses de verano, pero las labores que debemos llevar a cabo durante este mes deben centrarse en el mantenimiento para que, cuando llegue de nuevo el calor, luzca resplandeciente y sea productivo. Por ello, debemos comenzar a realizar acciones de protección, planificación y rotación de cultivos. De esta forma, minimizaremos el riesgo de plagas y enfermedades en las próximas cosechas.

Cuidados del huerto durante los meses más fríos

Lo primero que debemos tener presente es que a partir de ahora las condiciones climáticas pueden afectar negativamente a nuestro huerto, por lo que debemos comenzar a realizar labores de protección y mantenimiento. Este periodo se caracteriza por el aumento de las precipitaciones y el descenso brusco de las temperaturas, dos factores que nos obligan a llevar a cabo las siguientes labores.

Proteger el huerto con un pequeño invernadero

Sin lugar a duda, esta es una de las labores de mantenimiento más importantes que debemos llevar a cabo si queremos que la actividad de nuestro huerto continúe a pesar del frío y la lluvia. En función del tamaño que tenga nuestro huerto, podemos escoger entre diversas alternativas para su protección:

  • Acolchar el suelo con paja o estiércol: si tenemos plantados cultivos de invierno
  • Realizar túneles de cultivo: ya que aumentan la protección frente a las heladas
  • Construir un invernadero: una opción ideal si la superficie de nuestro huerto es demasiado extensa

No obstante, es importante tener en cuenta que estos sistemas de protección contribuyen a aumentar la temperatura de nuestra cosecha unos 5 grados aproximadamente. Por lo que será preciso que, durante los días más cálidos del invierno, retiremos las protecciones para fomentar la ventilación y evitar que se dañen los cultivos.

Aprovechar los restos del verano para compostar

Independientemente de si elegimos continuar cultivando durante esta época como si no, es necesario que realicemos una labor de saneamiento en el suelo. Para ello, debemos eliminar los restos de antiguas siembras pertenecientes a la primavera y el verano, que podemos aprovechar para realizar compost. Además, es imprescindible que aprovechemos este mes para eliminar las hierbas malas, ya que la humedad del terreno facilita que puedan arrancarse mejor que en otras épocas.

Lo ideal es elegir un día que la temperatura no sea muy baja y el suelo esté húmedo, para airear la tierra y descompactarla, ya que se encontrará endurecida tras los cultivos de épocas anteriores. A continuación, debemos remover bien la tierra y aplicarle compost o abono natural. Gracias a esta actividad oxigenaremos la tierra de cara a futuras siembras además de favorecer la absorción de nutrientes.

Disminuir el riego

Como consecuencia del frío, la cosecha de invierno no presenta el mismo grado de crecimiento que durante el verano, por lo que debemos adecuar el riego y comenzar a disminuirlo progresivamente antes de la llegada del invierno. Además, la incidencia del sol será considerablemente menor que durante la época estival, por lo que los cultivos no demandarán la misma cantidad de agua.

Eso sí, a la hora de regar debemos tener en cuenta un factor muy importante como es el frío nocturno. Y es que, si queremos que el riego no afecte a nuestros cultivos, deberemos realizarlo durante las horas centrales del día para evitar que el choque térmico arruine la cosecha.

Rotación de cultivos

Aparte de las tareas de mantenimiento que tenemos que realizar en nuestro huerto, es importante que durante este mes también dediquemos un tiempo a planificar una rotación de cultivos. Aunque este es un aspecto que solemos pasar por alto, realizar esta previsión nos permitirá disfrutar de una cosecha más escalonada, además de aprovechar los nutrientes del suelo para escalonar aquellos cultivos más exigentes con otros menos demandantes.

El primer paso a la hora de planear una rotación de cultivos es saber qué vamos a plantar, en función de nuestros gustos y también del espacio que tengamos disponible. A continuación, debemos realizar un calendario de plantación, lo que nos permitirá saber aspectos como cuándo tenemos que preparar los semilleros de los cultivos o cuándo plantar cada uno de ellos, entre otros.

¿Qué se siembra en noviembre?

Si nuestro huerto se sitúa directamente en una zona de exterior, algunas opciones recomendadas para cultivar durante el invierno son las lechugas, escarolas, espinacas, patatas, puerros, acelgas o rábanos. En el caso de que contemos con semilleros o invernaderos, la lista de cultivos se amplía con opciones como las coles o las cebollas.

Mención aparte tienen las plantas aromáticas como el perejil, la menta, el orégano, el romero o la salvia. Y es que, su gran resistencia al frío hace que noviembre sea un mes perfecto para realizar su siembra. Además de sus propiedades medicinales, este tipo de plantas contribuyen a repeler insectos que pueden ser dañinos para nuestros cultivos, además de atraer aquellos que favorecen su crecimiento.

Tengo un huerto urbano, ¿puedo plantar algo en noviembre?

La respuesta es sí, pero debemos priorizar el uso de semilleros cubiertos o calefactados, así como pequeños invernaderos. En cuanto a los cultivos que podemos sembrar, no varían mucho de los que hemos comentado antes. Aunque eso sí, los huertos urbanos son un lugar idóneo para el cultivo de plantas aromáticas y medicinales que nos permitan elaborar nuestras propias infusiones. Algunas de las opciones más populares son la melisa, la ajedrea, la marialuisa o el tomillo.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}