Seguridad¿Haces teletrabajo en la empresa? Optimiza tiempo y protege tus datos

El teletrabajo ha cambiado nuestras vidas, permitiéndonos conciliar la vida familiar con la laboral. Estos consejos te ayudarán a sacar el máximo provecho de cada hora invertida en tu trabajo
30 septiembre, 202143310 min

El teletrabajo ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Ahora que estamos en mitad de la pandemia, nos hemos acostumbrado a los horarios de oficina en casa, a recoger a los niños mientras atendemos los correos electrónicos o a hablar con los compañeros a través de internet. Para poder organizar bien la jornada, es clave encontrar un buen equilibrio entre tiempo y productividad.

 

Según los datos del Adecco Group Institute, 2,86 millones de españoles teletrabajan desde su domicilio en estos momentos, 1,2 millones más que hace un año, cuando llegó la pandemia. Estas cifras nos invitan a pensar que ha llegado el momento de pensar en cómo podemos ahorrar esfuerzo y dinero siempre que vayamos a ponernos delante del ordenador.

 

No te preocupes, porque en este artículo te vamos a dar las claves para que optimices todos tus recursos mientras teletrabajas. Además, te daremos trucos para que empieces a trabajar en la seguridad de tus datos, de forma que ningún ciberdelincuente pueda llevarse tu información privada con fines delictivos.

 

Consejos para optimizar tu tiempo durante el teletrabajo

La ley del trabajo a distancia, que llegó a nuestras vidas en septiembre de este mismo año, creó el marco legal perfecto para resolver cualquier disputa que surgiera entre las empresas y los empleados durante las horas del teletrabajo. Gracias a ella podemos organizarnos mejor, para seguir estos consejos que te ofrecemos y que logres un aumento sin precedentes de tu productividad durante la pandemia:

 

1.     Crea un espacio de trabajo. En una habitación, en el salón de casa, en el diván… Lo importante es que puedas establecer un lugar que puedas dedicar en exclusiva al trabajo, que no tenga ruidos molestos y no se presente a distracciones innecesarias. Debes aprender a diferenciar los momentos de concentración con los momentos familiares para aprovechar cada segundo de tu tiempo.

 

2.     Establece horarios y rutinas. Desde que suena el despertador hasta que te acuestas, la mejor forma de rendir las horas que has concertado con la empresa es establecer horarios que te ayuden a conseguirlo. Piensa en qué tareas requerirán más tiempo y cuáles menos para hacer un planning completo donde incluyas las paradas del almuerzo o la comida. No te olvides de poner también los momentos de ocio o de relajación, que también te ayudarán a volver al trabajo con fuerzas renovadas.

 

3.     Haz una lista de tareas/acciones. Una vez definidas las tareas que hemos de realizar durante nuestra jornada de trabajo, el siguiente paso es dividirlas en acciones y anotarlo todo en una lista. Esto nos ayudará a tener claras que acciones hemos de realizar para conseguir nuestro objetivo y, a su vez, despejar la cabeza de otras cosas para centrarnos en lo que estamos haciendo. Conforme vayamos realizando y acabando las acciones anotadas en la lista, las iremos tachando y así podremos ver la evolución de nuestras tareas.

 

4.     Trabaja por bloques. Cuando termines las actividades prioritarias, debes seguir con el resto de compromisos laborales por bloques. Define bloques de tiempo para atender todas las acciones que has de realizar (correo electrónicos, llamadas, tareas menos importantes…). Si empiezas a implementar una mecánica para cada una de estas tareas, verás cómo puedes hacerlas en menos tiempo y disfrutas más de los descansos en mitad de la mañana.

 

5.     Evita las interrupciones. Suena fácil, pero es más difícil de lo que parece. La productividad viene de la mano de la concentración, así que asegúrate de sacar los aparatos electrónicos que no necesites de tu espacio de estudio, además de advertir a tu familia de que no interrumpan si no es realmente necesario. Lo mejor es que tengas un móvil para el trabajo y otro para la casa, de forma que puedas dejar uno dentro de la habitación y otro fuera con el volumen activado por si tienes que atender una llamada urgente. Frente al ordenador, ve tarea a tarea y no utilices internet para actividades innecesarias.

 

6.     Planifica tu jornada al terminar. Si quieres llevar tu productividad más allá, lo mejor es que escribas en un cuaderno lo que has hecho esta jornada y cómo puedes preparar la siguiente. Si tienes que ir a un edificio del gobierno a hacer una tarea entre medias mañana, puedes dejar listos los papeles o la ropa que te vayas a poner; y si tienes que llevar a los niños a un cumpleaños, puedes dejar el coche aparcado cerca del lugar donde vayas a ir. Encárgate de optimizar cada segundo para que no sea un segundo perdido.

 

El teletrabajo está lleno de beneficios, como la posibilidad de conciliar la vida laboral y familiar o el ahorro de determinados costes como la gasolina o el transporte público para desplazarse hasta la oficina. Si quieres mantener un buen nivel de protección en tu actividad mientras navegas por internet o utilizas tus dispositivos, te recomendamos que sigas estos trucos para evitar ser víctima de ciberdelitos, además de conocer delitos cibernéticos tan importantes como el phishing, el vishing o el smishing. ¡Que tengas suerte!