Energías renovables: tipos, retos futuros y rentabilidad

Con la llegada de los Fondos Next Generation EU, este modelo energético respetuoso con el medioambiente cada vez está más cerca.
Sostenibilidad1 marzo, 2022131311 min
Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Invertir en energías renovables

 

Uno de los objetivos principales de la Unión Europea de cara a los próximos 30 años es descarbonizar todo el sistema productivo del viejo continente. Para alcanzar semejante reto y frenar las consecuencias de la crisis climática, una de las grandes apuestas desde Europa es invertir en energías renovables.

Energías renovables en España: ¿Por qué se habla tanto de ellas?

Tras invertir y apostar por las energías renovables en la primera década de los 2000, España quiere volver a ser uno de los referentes en lo que a la producción de energía limpia se refiere. De hecho, según un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables, nuestro país tenía 59.108 megavatios renovables instalados en el año 2020. Estas cifras convierten a España en el octavo país con más músculo renovable del mundo, a pesar de la pandemia.

Sin embargo, una de las razones por las que los diferentes tipos de energías renovables están tan presentes en la conversación es debido a que los Fondos Next Generation EU priorizan su producción, uso y desarrollo. En un contexto donde las reservas de petróleo son cada vez más escasas y el carbón es una energía que solo agrava la crisis climática, Europa concibe el año 2050 como el horizonte para culminar los resultados de su estrategia de sostenibilidad.

Para ello será necesario reducir al 90% las emisiones de gases efecto invernadero que agravan las consecuencias del calentamiento global. Se espera que el 10% de las emisiones restantes permitidas sean absorbidas por sumideros de carbono naturales como los árboles.

Así y gracias al compromiso firmado con los países miembro a través de las distintas leyes del cambio climático, la Unión Europea deberá ser energéticamente neutra en 30 años o, lo que es lo mismo, no emitir emisiones contaminantes a través de los sistemas de producción y consumo.

 

Tipos de energías renovables

Hablar de un escenario energéticamente neutro es sinónimo de pensar en un sistema independiente de los combustibles fósiles. Aunque en esta alternativa el gas natural o las versiones más seguras de la energía nuclear podrían tener presencia, se espera que un alto porcentaje de la producción energética se obtenga de energías renovables.

A la hora de hablar de los diferentes tipos de energías renovables, nos centramos principalmente en las siguientes:

  • Solar: Es aquella que nace de aprovechar la radiación del sol. Dentro de la misma distinguimos dos subtipos:
    • Fotovoltaica: Produce energía a partir de la luz solar.
    • Térmica: Se genera energía al aprovechar el poder calorífico del sol.
  • Eólica: Este modelo energético busca transformar la fuerza del viento en energía mecánica, para a partir de este hallazgo producir electricidad. La energía eólica en España va en aumento.
  • Hidráulica: Surge de utilizar las corrientes marinas para extraer energía cinética, a partir de la cual, de nuevo se produce electricidad.
  • Mareomotriz: Energía renovable que resulta de utilizar el movimiento de las mareas para producir energía.
  • Geotérmica: Utilizando el calor que emite la tierra dentro de la corteza y el núcleo se obtiene energía.
  • Biomasa: Es una energía renovable que surge de aprovechar los restos de la materia orgánica en descomposición. A través de diferentes procesos como combustión, gasificación o pirólisis se obtiene energía calorífica que puede ser utilizada, por ejemplo, para calentar un hogar.

Por último y aunque no se trata todavía de una fuente de energía renovable como tal, conviene destacar dentro de las alternativas energéticas futuras el hidrógeno. Apodado como un vector renovable, este gas podría suponer entre un 10 y un 20% del consumo energético verde del futuro. ¿La razón? Al tratarse de un gas cero emisiones y que puede obtenerse a través de la electrólisis del agua, podríamos utilizarlo como combustible en transportes difícilmente electrificables como los barcos o los aviones.

 

¿Merece la pena invertir en energías renovables?

A la hora de pensar en incorporar las energías renovables a nuestra cartera de inversión, una de las primeras cuestiones que pueden surgirnos tiene que ver precisamente con el procedimiento. ¿Qué es lo más recomendable? ¿Invertir en acciones de una empresa de energías renovables o apostar directamente por un fondo de inversión verde?

En primer lugar, y antes de entrar en detalles más concretos, cabe mencionar que la decisión de invertir nunca está exenta de riesgo y se puede llegar a perder el capital invertido. Es decir, aunque se trate de invertir en energías renovables, estamos hablando de una operación que nunca es segura al 100%.

Dicho esto, y según apuntan los expertos, este 2022 uno de los productos financieros que más se comercializarán desde las entidades financieras, son los fondos sostenibles. Por ejemplo, en el caso de las entidades de Grupo Caja Rural, los clientes pueden encontrar los Fondos Sostenibles de Gescooperativo, los cuales  combinan activos de renta fija pública, privada y variable, con una distribución geográfica muy diversificada, inversiones en bonos verdes o temáticas sostenibles.

De todos modos, y como sucede siempre que hablamos de inversiones minoristas, antes de plantearte un movimiento en este aspecto, lo mejor es analizar tu situación en profundidad y ponerte en manos de un asesor financiero de confianza. En cualquiera de las entidades de Grupo Caja Rural podrás solicitar ayuda y te facilitarán toda la información necesaria para que puedas tomar una decisión con más tranquilidad.

Si quieres, solicita más información en alguna de las entidades del siguiente formulario, o busca la oficina de la entidad de Grupo Caja Rural que te interesa y acércate en persona.