¿Y si instalamos placas solares en los colegios públicos?

Desde Ruralvía queremos compartir nuestras ideas para ahorrar energía en los colegios con energía renovable, limpia e inagotable: ¿Por qué es buena idea?
Sostenibilidad1 diciembre, 202188812 min
Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Placas solares en colegios

 

En un contexto climático y energético donde cada vez escasean más recursos, instalar placas solares o molinos de viento es un planteamiento cada vez más recurrente. De hecho, si España quiere cumplir el Pacto Verde Europeo, las iniciativas que promuevan la energía limpia deberán multiplicarse a lo largo de la década actual.

De acuerdo a los compromisos climáticos fijados por Europa, España y el resto de los Estados miembro deberán ser climáticamente neutros para el año 2050, algo que inevitablemente pasa por incentivar nuevas energías y alternativas de consumo.

Beneficios de las placas solares de autoconsumo

La energía fotovoltaica es aquella que se obtiene al convertir la luz del sol en electricidad. Al igual que la energía eólica o mareomotriz, se trata de una fuente de energía renovable, limpia e inagotable que no contamina porque, entre otras cosas, no contribuye a la quema de combustibles fósiles.

¿Por qué son una buena idea para las casas particulares, comunidades de vecinos y otros edificios?

Con los cambios introducidos en la nueva tarifa eléctrica, son cada vez más las personas que se plantean instalar placas solares en el tejado de su vivienda o proponerlo en la próxima reunión de vecinos. Debido al elevado número de horas de sol que anualmente tiene España, incluso con el horario de luz en invierno, la energía solar es una de las fuentes renovables más eficientes que podemos considerar implantar.

Instalar placas solares, además de ser una opción energética respetuosa con el planeta, es una idea interesante si buscamos rentabilizar el autoabastecimiento en términos económicos. Dicho en otras palabras, las placas solares de autoconsumo pueden hacernos reducir nuestra factura de la luz entre un 40 y un 50% al mes.

España es una apuesta segura en placas solares para autoconsumo

La energía fotovoltaica es una apuesta segura en España ya que de los 365 días que tiene el año aproximadamente 300 son parcialmente soleados. Además de un número muy elevado de días de sol, nuestra situación geográfica hace que tengamos una irradiación solar alta, lo que significa que la potencia de los rayos solares emitidos es buena.

 

Instalar placas solares en colegios, la mejor opción a medio plazo

La posibilidad de autoabastecerse energéticamente durante un periodo de tiempo es una de las razones por las que algunos colegios están comenzando a considerar la fotovoltaica como fuente de energía renovable a la que recurrir. Y es que, además de ahorrar mes a mes en la factura de la luz, les permite ser independientes respecto a las grandes comercializadoras de energía.

Por otro lado, este tipo de energía encaja perfectamente con los horarios habituales de los colegios. Las placas solares habitualmente acumulan energía de 09:00 de la mañana a 17:00 o 18:00 horas de la tarde, un tramo que coincide no solo con las horas de luz, sino también con la actividad escolar.

La energía solar de autoconsumo permite también que los colegios públicos ahorren dinero en el medio plazo y puedan destinar el remanente restante a otro tipo de iniciativas escolares. Por no hablar de que, invertir en renovables también puede suponer una revalorización del conjunto del inmueble de cara a décadas posteriores.

Además del ahorro mencionado en la factura mensual, la instalación de placas solares de autoconsumo está parcialmente subvencionada por el gobierno. Hay varios tipos de ayudas públicas destinadas a reducir el coste total de la instalación. Así, mientras una empresa privada puede beneficiarse de una ayuda que le cubra entre el 15 y el 45% del coste, una entidad pública como un centro educativo puede ahorrarse hasta el 70%.

 

¿Cómo se puede ahorrar energía en los colegios?

El ahorro de energía no solo viene determinado por la fuente, renovable o no, sino que también afectan otros factores como la distribución de las aulas o los hábitos del alumnado. En este aspecto, los colegios pueden inculcar buenas costumbres e intentar aprovechar al máximo los recursos con los que cuentan. Los consejos más elementales para ahorrar energía en las escuelas son:

  • Aprovechar bien la luz natural abriendo ventanas: es importante apagar las luces que se suelen prender a primera hora, cuando la luz del sol no es todavía lo suficientemente intensa. Es un descuido común que en un colegio grande puede suponer un desperdicio atroz.
  • Pintar las aulas en colores claros, tratando de mantenerlas siempre limpias y ordenadas para aprovechar la sensación de luminosidad.
  • Mantener una temperatura moderada, siendo muy cuidadosos con el tiempo de ventilación y el estado de los radiadores.
  • Ser conscientes del gasto de los aparatos electrónicos, que debemos evitar dejar encendidos o incluso en stand-by cuando no se vayan a utilizar.

Como venimos mencionando, instalar placas solares es otra de las alternativas que permiten ahorrar energía en los centros educativos. Sin embargo, que este ahorro sea mayor o menor dependerá en último término de la instalación que se realice. A más paneles solares, más elevado es el coste de la instalación, pero mayor es también el ahorro a largo plazo.

El mejor consejo de ahorro para los consejos es instalar placas solares

De hecho, una manera eficaz de incrementar el ahorro consiste precisamente en multiplicar la instalación de las placas solares. Además de instalarlas en el tejado del propio edificio, también es posible colocarlas en otras instalaciones como el pabellón deportivo o la piscina.

En línea con esta idea y motivados por el ahorro a largo plazo y la posibilidad de dar ejemplo a sus alumnos, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Écija (Sevilla) ha aprobado la instalación de placas solares en los tejados de nueve colegios de la localidad.

Con un presupuesto inicial de 120.000 euros, la localidad busca actualmente una empresa privada que ejecute esta instalación para que, cuanto antes, los centros educativos puedan comenzar a ser más sostenibles e independientes energéticamente.

Así y con el objetivo de sumar fuerzas para alcanzar un futuro climáticamente neutro, desde las entidades del Grupo Caja Rural, ofrecemos una gama de productos de financiación sostenible destinados a facilitar las inversiones verdes de nuestros clientes y fomentar así el cumplimiento del Pacto Verde Europeo.