ActualidadDía Internacional de la Solidaridad: siete gestos para ser más solidario en tu día a día

Ser solidario es cuestión de hábitos. Hoy te enseñamos cómo puedes escuchar y ayudar a los demás con pequeños gestos, dedicándoles tu tiempo para hacerles más felices
31 agosto, 202156811 min

Aunque no te hayas dado cuenta, la solidaridad está más presente de lo que piensas en tu día a día. Regalar una sonrisa a una taxista que ha tenido un mal día, sostener la puerta a tu vecino cuando llega cargado del supermercado o consolar a un amigo… Son pequeños gestos solidarios que hacemos casi sin darnos cuenta, pero no por ello tienen menos valor.

 

La  realidad es que podemos cambiar nuestros hábitos para que sean más sostenibles sin tener que renunciar o deshacernos de una buena parte de nuestro dinero. Si empezamos a cambiar nuestra mentalidad empezaremos a pensar en los demás, preocupándonos por necesidades y tendiéndoles una mano amiga para el futuro.

 

La solidaridad está al alcance de todos. Y para demostrártelo, vamos a enseñarte algunos ejemplos de Ayuda en Acción que podrás incorporar a tu rutina. ¿Te vienes con nosotros? Ayudemos entre todos a hacer del mundo un lugar mejor para nosotros y para las personas que nos rodean en este Día Internacional de la Solidaridad.

 

7 gestos para ser más solidario en tu día a día

1. Dona lo que no utilices

Ropa que no te sirve, los juguetes que tus hijos e hijas han olvidado, libros que no vas a volver a leer… Date una vuelta por la casa y pon las cosas en una bolsa para llevarlas a un contenedor solidario o acércate hasta una asociación que trabaje con personas desfavorecidas para que ellas también disfruten.

2. Regala un par de oídos

En España, se calcula que 2,5 millones de personas mayores se sienten solas. Si no conoces a nadie en tu entorno, puedes apuntarte como voluntario o voluntaria a una ONG dedicada a ello o preguntar en la residencia que tengas más cercana. Seguro que si ofreces tu compañía y compartes una tarde de juegos de mesa con personas mayores entenderás por qué necesitan tener personas a su alrededor.

3. Haz un voluntariado

Es quizá una de las muestras de solidaridad más conocidas, pero no por ello deja de ser efectiva. Si dispones de algo de tiempo, busca una causa y una ONG que te motive y colabora con ellos. En la web de Ayuda en Acción o en Naciones Unidas puedes consultar las ofertas de voluntariado que tienen disponibles para ti.

4. Ayuda alguien de tu entorno que lo necesite.

Si ves que un amigo está pasando por un mal momento, porque le ha dejado la novia o ha tenido algún percance familiar, acércate para hablar con él. Ayuda a tu vecina a bajar el carro del niño por las escaleras u ofrécele un café a la compañera del trabajo que aún no se ha despertado del todo. Tienes que ser observador para ver cómo reaccionan las personas en el día a día y qué puedes hacer para ayudarles en todo lo posible.

5. Practica el consumo responsable.

En este caso no basta con seguir una serie de consejos para un consumo responsable, sino que es necesario dar un paso más allá para empezar a comprar en comercios locales, priorizando las frutas y verduras frescas y olvidándonos de los snacks que no ayudan a nuestra salud. En casa, lo mejor es que apliques técnicas como el batch cooking, que te permite ahorrar dinero y salud mientras preparas la comida para toda la semana.

6. Dona sangre

Según Cruz Roja, cada donación de sangre salva tres vidas. Lo que sucede es que en esta extracción se extraen componentes básicos, como hematíes, plasma y plaquetas, que se destinan a curar enfermedades o experimentar para descubrir nuevas vacunas. Si quieres ser solidario y donar sangre en tu comunidad autónoma, puedes consultarlo en la web del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

7. Colabora con una ONG

En última instancia, tienes la posibilidad de hacer una colaboración con una ONG conocida, bien con un donativo mensual o apadrinando a un niño que viva contigo durante unos meses. Lo mejor es que consultes sus portales digitales y te informes bien sobre las opciones que te ofrece cada una, con la posibilidad de organizar tu propia iniciativa solidaria para involucrar a las personas que están contigo.

 

Acción social de las entidades de Grupo Caja Rural en sus territorios

Las entidades de Grupo Caja Rural trabajan para impulsar el desarrollo social, cultural y económico de sus áreas de influencia. Entre sus actividades se encuentran actividades sociales como el proyecto Rural Voluntariado, de Caja Rural de Jaén, donde se lucha contra la pobreza y la exclusión social en muchos municipios de la provincia.

Otro buen ejemplo de acciones sociales es la Asociación de Voluntarios de Fundación Caja Rural de Aragón, donde se trabaja para unir a las personas y crear empleo en el medio rural y favorecer el deporte, la ciencia o la educación en toda la provincia.

En las Islas Canarias también se pueden encontrar proyectos impuslados por Cajasiete para, por ejemplo, cuidar el medio ambiente. Se organizan días de limpieza en playas y montes de las islas y se recogen residuos y basuras que pueden contaminar y perjudicar el entorno natural.

Como ves, ser solidario es un hábito que se adquiere con el tiempo. Puedes buscar alguna actividad que organice la Caja Rural de tu zona u otra empresa, así como poner en práctica cualquiera de los ejemplos que hemos visto antes y que no dependen de nadie, más que de tí. Abre tu mente, habla con los demás y poco a poco las piezas caerán en su sitio. ¡Mucha suerte!