La importancia de mantener un bienestar físico y mental: consejos para potenciar tu salud

Cuidar adecuadamente de nuestra salud física y mental es fundamental a la hora de alcanzar un óptimo bienestar personal. Aparte de nuestro estado físico, es conveniente mantener una alimentación equilibrada y llevar a cabo una serie de buenas prácticas para cultivar nuestra mente y espíritu.
Tu día a día28 noviembre, 2022161213 min
Blog Ruralvía » Tu día a día » Bienestar físico y mental

 

Todavía es bastante común encontrar a personas que piensan que para estar saludable basta con hacer deporte y llevar una dieta equilibrada. Afortunadamente, cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene incorporar hábitos de vida que nos permitan aumentar nuestro bienestar no solo a nivel físico, sino también mental y emocional.

¿Qué es el bienestar?

Felicidad y bienestar no son sinónimos, pero para que pueda darse lo primero ha de cumplirse lo segundo. Como su propio nombre indica, el bienestar es la capacidad que tenemos las personas de sentirnos bien, y para ello deben darse al menos las siguientes circunstancias en nuestro día a día:

  • Gozar de una buena salud física y mental
  • Capacidad para gestionar adecuadamente nuestras emociones
  • Capacidad para manejar el estrés
  • Mantener una vida social activa
  • Tener objetivos, propósitos e ilusiones

Sin embargo, aunque a priori este parezca un concepto realmente simple, sabemos que mejorar nuestro nivel de bienestar puede ser complejo si no aterrizamos estas ideas y las llevamos a cabo en acciones concretas.

Bienestar físico: mens sana in corpore sano

A la hora de hablar de bienestar es importante que sepamos que existen diversas clases y que, para conseguir un óptimo nivel de bienestar integral, debemos cuidar todas y cada una de las áreas que lo componen. La primera de ellas y quizás la más visible es el bienestar físico. Este hace referencia al óptimo funcionamiento de nuestro cuerpo para ofrecer una respuesta correcta a las necesidades básicas de nuestra actividad cotidiana.

Es en esta parte donde una alimentación equilibrada y una rutina de ejercicio frecuente sí nos permitirá mantener un buen estado físico, algo fundamental a la hora de alcanzar nuestro tan deseado bienestar. Y es que, cuando mejoramos nuestro estado físico nos sentimos mejor, ayudamos a nuestro organismo a prevenir enfermedades y mejoramos nuestro estado emocional.

Bienestar mental y emocional

Una vez que ya sabemos cómo mejorar nuestro cuerpo, toca centrarnos en nuestra mente. Hoy en día tenemos una gran conciencia acerca de la importancia de cuidar nuestra salud mental, algo imprescindible para nuestro bienestar. Sin embargo, lograr un óptimo estado emocional no siempre es fácil, ya que debemos realizar un proceso de trabajo interno largo e intenso para lograr la paz interior. A veces, incluso, puede ser necesario acudir a un profesional que nos ayude y nos guíe en este camino.

En este trayecto, debemos ser capaces de construir habilidades que nos permitan manejar nuestras emociones con maestría, nos ayuden a lidiar con el estrés, nos faciliten una rápida recuperación de las decepciones y nos ayuden a enfrentar los problemas y situaciones complejas que tiene la vida.

Bienestar laboral

Sentirnos satisfechos con nuestra labor profesional es otro de los factores que nos ayudará a sentirnos mejor. Tiene su lógica, ya que lo habitual es que pasemos una gran parte del día en nuestro puesto de trabajo. Es necesario entonces que nos mantengamos siempre enfocados y motivados, sin dejar de lado el estrés, ese gran enemigo al que debemos mantener a raya si queremos que nuestra tranquilidad se vea perturbada fuera del trabajo. En este sentido, encontrar una actividad que nos permita conciliar nuestra vida profesional y familiar podría ser de gran ayuda a la hora de sentirnos satisfechos con nuestro desempeño laboral.

Bienestar social y familiar

Existen tres aspectos que debemos mimar para que nuestra vida social y familiar no se vea resentida: la bondad, la comunicación y la gratitud. Y es que, tener en mente siempre estos tres conceptos en nuestras relaciones con quienes nos rodean permitirán que nuestras interacciones sean de mayor valor y más positivas, lo que contribuirá a disminuir nuestra sensación de soledad y mejorará nuestro estado de ánimo. De hecho, una vida social y familiar activa contribuye enormemente a mejorar nuestro estado emocional.

No te olvides del bienestar financiero

Hay algo que es evidente, y es que el estado de nuestras finanzas influye directamente en nuestro nivel de preocupación, más aún cuando nuestra economía no resulta especialmente boyante. Por ello, desde las entidades que formamos parte de Grupo Caja Rural queremos contribuir a mejorar tu bienestar en lo que mejor sabemos hacer: ayudarte a mantener un mayor y mejor control sobre tu dinero. La estabilidad económica personal es clave para el bienestar.

Para ello, ponemos a tu disposición diferentes servicios como Mis finanzas, una herramienta de control financiero, completa y gratuita a través de la que podrás gestionar tus gastos y establecer tus metas de ahorro de una forma rápida, cómoda y sencilla. Este servicio está disponible tanto en la web como desde la aplicación ruralvía móvil.

Cómo alcanzar un estado completo de bienestar físico, mental y social

Existen multitud de rutinas que podemos llevar a cabo a la hora de reducir el estrés y mejorar nuestra salud mental. Sin embargo, a veces es preciso recordar cuáles son esas actividades o tips que nos pueden ayudar a mejorar nuestro bienestar, más allá de una dieta equilibrada y una rutina de ejercicio:

  • Establecer rutinas y horarios: tener nuestro día a día organizado nos permitirá aprovechar mejor el tiempo, tanto en el campo profesional como en el personal.
  • Descansar adecuadamente: un sueño reparador es fundamental para poder tener un buen estado físico y emocional a lo largo del día. Trata de que tus horas de sueño oscilen entre las 7 y las 8 cada noche.
  • Mantener a raya el estrés y la ansiedad: poner límites y saber decir que no (siempre que sea posible) a todas aquellas circunstancias que perjudican o amenazan nuestra tranquilidad nos permitirá gozar de una mayor paz y bienestar.
  • Cultivar nuevos hobbies y tener hábitos saludables: hacer algo que te apasione más allá de tus responsabilidades laborales y familiares contribuye a aumentar tu motivación, además de darte una razón más para levantarte cada mañana con más energía.
  • Evitar el sedentarismo: para aumentar tu salud y fortaleza. Lo ideal es que la mayor parte de tus días sean activos, para mover tu cuerpo y sentirte así fuerte, ágil y resistente.
  • Mantener relaciones sociales y familiares de calidad: rodearte de personas alegres, positivas y motivadoras, que contribuyan a sacar a relucir tu mejor versión, es fundamental para sentirte a gusto con el mundo que te rodea.

Como hemos visto, son muchos los factores que influyen a la hora de mantener un adecuado nivel de bienestar. Afortunadamente, hoy en día la salud mental ya no es un tabú, siendo cada vez más las personas que la colocan como prioridad en sus vidas. Por ello, si a pesar de poner en práctica estos y otros consejos no consigues que tu nivel de bienestar aumente, sobre todo a nivel emocional, te recomendamos que pidas ayuda profesional siempre que lo necesites para que pueda ayudarte a aumentar tu bienestar de forma personalizada.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}