fbpx
 

Actualidad¿Banco o cooperativa de crédito? Cuestión de valores

Descubre las diferencias entre una cooperativa de crédito y la banca tradicional, que radican en la responsabilidad social, en su solvencia o en el funcionamiento democrático de sus actividades.
4 diciembre, 2020197312 min

Los valores son imprescindibles y esenciales, tanto para un banco como una cooperativa de crédito. Sin embargo, la principal diferencia entre estos dos modelos de entidades se encuentra en que las cooperativas de crédito invierten parte de sus beneficios en la mejora social, económica y cultural de sus zonas de influencia. Este compromiso con la sociedad y su interés creciente por el ámbito local hace que las cooperativas de crédito, como las entidades de Grupo Caja Rural, sean diferentes a los bancos tradicionales.

Las cooperativas de crédito destacan por su larga tradición en España, que data del siglo XIX, pero también por su respeto a los valores de la región y su continua inversión en el desarrollo económico, social y cultural de sus zonas de influencia.

En este artículo queremos enseñarte qué otras diferencias marcan la realidad de la banca tradicional y las cooperativas de crédito, junto con las razones que llevan a los clientes a decantarse por estas últimas en sus operaciones diarias.

Las diferencias entre un banco y una cooperativa de crédito

  • La organización. Una cooperativa de crédito es una entidad que pertenece a sus socios, trabajadores y clientes. A través de una estructura democrática, pueden participar en las decisiones y favorecen la solvencia crediticia, para dar respuesta a las necesidades del cliente.
  • Las relaciones con los clientes. Los bancos están marcados por la necesidad de maximizar sus beneficios, por lo que tienen un afán capitalista. Las cooperativas de crédito se enfocan en la generación de valor para el cliente, a través de relaciones sólidas de confianza a largo plazo.
  • La responsabilidad social de las cooperativas. Estas entidades están marcadas por los valores de la autoayuda, la responsabilidad y la solidaridad. El patrocinio cultural y la participación en proyectos para la ciudadanía remarcan el carácter social de sus actividades.

 

Cooperativismo financiero: un sistema diferente

 

  • Acceso a la financiación de autónomos y empresarios. Al igual que otros bancos tradicionales, las cooperativas de crédito ofrecen diferentes opciones de financiación a sus clientes, siempre buscando una alternativa que se adecúe a sus necesidades y capacidad financiera. Las entidades del Grupo Caja Rural, además, facilitan el acceso a la información sobre otros medios de financiación como pueden ser las subvenciones y ayudas públicas a empresas, autónomos y emprendedores.   
  • El destino de los beneficios. Las cooperativas de crédito como las entidades de Grupo Caja Rural deben dedicar el excedente de su capital, según la Ley 13/1989, de 26 de mayo, de Cooperativas de Crédito, a distintos recursos como el Fondo de Reserva Obligatorio o el Fondo de Educación y Promoción para lograr el bienestar efectivo de la sociedad.
  • Otra de las diferencias más claras entre las cooperativas de crédito y otras entidades financieras se encuentra en su estrategia de negocio. Las cooperativas trabajan para respetar un nivel de capitalización positivo con ingresos estables y una cartera de crédito diversificada, debido a la solidez de su propia actividad.
  • Por último, destaca la gestión profesional y personalizada que reciben los clientes de una cooperativa. Estos pueden estar seguros de que cuentan con un asesoramiento personalizado para conoocer en detalle los distintos productos de ahorro e inversión disponibles, y sentir así mayor tranquilidad a la hora de decidir cuál elegir según la situación económica que atraviesan en cada momento.

 

Hazte cliente de una cooperativa de crédito 

Como ves, formar parte de una cooperativa de crédito implica participar de forma democrática en una familia, con profesionales y personas que respetan tus decisiones y te dan las mejores opciones de financiación para tus proyectos.

Si has llegado hasta aquí y te gustaría acompañarnos en tu viaje financiero, es posible que quieras convertirte en cliente de alguna de las entidades del Grupo Caja Rural. Para ello, solo tienes que descargarte la app ruralvía móvil, pulsar el botón ‘Hazte Cliente’ y seguir los pasos que te irá marcando el proceso.  

boton google play

  1. Elige la entidad de Caja Rural de la que te quieras hacer cliente.
  2. Completa la información que te solicitemos a través de un formulario.
  3. Será importante que tengas el DNI a mano para poder subir una imagen que tengas guardada en la galería de tu móvil o, utilizar el servicio de escáner que te facilitaremos en ese mismo momento. ¡Recuerda que necesitaremos las dos caras del documento!
  4. Recibirás una videollamada donde tenemos que asegurarnos de que eres tú y uno un intento de estafa. ¡Solo confirmaremos tu identidad!
  5. Solo te faltará el último punto: firmar los documentos de forma digital sin salir del proceso. ¡Más fácil imposible!

Si tienes dificultades para terminar el proceso de Hazte Cliente, recuerda que puedes llamar al teléfono gratuito 913 346 780 de lunes a viernes, entre las 09:00 hasta las 21:00 horas, o el sábado hasta las 15:00 horas.