Así funciona el sistema de gas en España

El mercado del gas ha experimentado importantes cambios en el último año, y también ha sido uno de los temas más candentes tanto a nivel nacional como en la Unión Europea. Pero ¿sabes cómo funciona realmente el mercado gasístico en España? En este artículo, analizamos la situación del gas en nuestro país, la posición frente a otros países y las fluctuaciones económicas derivadas.
Sostenibilidad8 febrero, 2023134716 min

Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Así funciona el sistema de gas en España
 
El gas natural se ha posicionado como una de las mejores alternativas energéticas en materia de sostenibilidad ante la estrategia europea de descarbonización a largo plazo. El motivo es que es una energía menos contaminante que el carbón, lo que ha elevado su demanda.

Ante esta situación, es fundamental contar con una buena red de suministro de gas natural y una estructura que permita el aprovisionamiento de esta energía en cualquier circunstancia. En este post, te contamos cuáles son las diferencias entre la infraestructura española y la que hay en otros países, y te daremos algunas recomendaciones para utilizar esta energía de forma responsable y ahorrar dinero en la factura mensual.

Gas en España: ¿por qué es tan importante contar con un buen suministro?

Hoy en día, el gas natural es la principal fuente energética para muchas personas y empresas. A nivel particular, el gas es imprescindible en la mayoría de viviendas ubicadas en las grandes ciudades, cuya calefacción depende directamente del gas. Asimismo, no son pocos los ámbitos empresariales cuya producción y, por tanto, cuyo negocio depende del suministro de gas.

Según la última encuesta de consumos energéticos elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, el gas copa el 30% del total del consumo energético industrial, situándose en segundo lugar por detrás de la electricidad.

Por tanto, un hipotético parón en el suministro del gas que recibe España supondría un parón de la actividad industrial y comercial del país, además de la imposibilidad de calentar muchos millones de viviendas. De ahí la importancia de contar con una red de suministro férrea y óptima, algo en lo que España tiene una posición privilegiada con respecto al resto de Europa.

¿De dónde viene el gas de España?

Tradicionalmente, Argelia ha sido el principal exportador de gas a España a lo largo de muchos años. Sin embargo, el año pasado se produjo un cambio, y fue Estados Unidos la potencia que se situó como principal suministrador de gas natural a nuestro país.

Así, el pasado mes de noviembre se registraron las siguientes cifras: el 28,5% del gas que recibe España proviene de Estados Unidos, mientras que la cuota argelina se sitúa en un 23,7%. La diferencia es que el gas que importamos desde Estados Unidos suele venir en estado licuado, mientras que el procedente de Argelia se mantiene en su estado natural.

En este punto entran en juego las plantas de regasificación, que son las infraestructuras en las que se transforma el estado del gas licuado a gaseoso. Una vez esté en su estado natural, pasa de la planta de regasificación a los gasoductos a través de los que llega a los distintos puntos de suministro.

⮞ Gas de Argelia

Desde que se comenzó a llevar registros, Argelia ha sido siempre el principal suministrador de gas natural a España, gracias a dos gasoductos que conectan Andalucía con Argelia y Marruecos. Fue, precisamente, este último, el gasoducto Magreb, en el que Argelia decidió cortar el suministro de gas tras la misiva que envió el Gobierno español a Marruecos.

Este corte de suministro provocó que se redujeran a la mitad las vías de transporte de gas entre Argelia y España. Consecuentemente, también ha disminuido el volumen de gas que recibimos desde Argelia, que ha perdido el liderazgo en el ranking de importadores de gas en favor de Estados Unidos.

Recientemente hemos conocido el acuerdo que han suscrito Argelia e Italia para construir un nuevo gasoducto con el que suministrar gas a Europa, lo cual evidencia la tensión existente entre Argelia y España con Marruecos de por medio.

⮞ ¿España compra gas a Rusia?

Otro de los países que suministra gas a España es Rusia, pese a las dudas que se generaron tras el estallido de la guerra contra Ucrania. No obstante, no solo no se ha reducido la compra de gas a Rusia, sino que ha aumentado. En el mes de noviembre de 2022, España compró a Rusia un 37% más de gas en comparación con la misma fecha de 2021. No obstante, gran parte del gas que ha comprado a Rusia se ha vendido a otros países europeos. Aproximadamente, el 12% del gas que recibe España proviene de Rusia.

⮞ Estados Unidos

La potencia norteamericana ha sido la gran beneficiada tras la creciente tensión entre España y Argelia, y se ha consolidado como el principal exportador de gas a España durante el último año. Así, ha cerrado 2022 suministrando el 28,8% del total de gas que recibe España, lo que supone más del doble de lo que le suministraba anteriormente.

⮞ Nigeria

El país africano también es otro gran exportador de gas a España, concentrando el 13,9% de las importaciones totales. Este país también ha incrementado su porcentaje de exportación frente al año anterior en un 30%, consecuencia de la disminución de gas procedente de Argelia.

¿Dónde hay gas natural en España?

A pesar de que nuestro país importa la gran mayoría del gas que utiliza, parece que podríamos ser capaces de aprovechar esta energía de forma propia. Según datos oficiales, hay yacimientos de petróleo y gas en varios campos: Ayoluengo (Burgos), mar Mediterráneo, golfo de Valencia, mar Cantábrico, valle del Guadalquivir y golfo de Cádiz.

En el año 2019, la capacidad de autoabastecimiento de España fue del 0,38% sobre el consumo nacional, un porcentaje mínimo. Pero ¿podría ser mayor? Sí, siempre que se encontrase una forma de garantizar que el riesgo no sería mayor que los beneficios que ocasionase el “fracking”, la fracturación hidráulica para acceder al gas.

⮞ ¿Por qué no se hace uso de las reservas de gas?

Hace algo más de una década surgió un proyecto para llevar a cabo el fracking y utilizar la totalidad del gas subyacente en España. Sin embargo, se paralizó por distintos motivos: el precio del gas se redujo notablemente y hubo una gran presión por parte de entornos de protección medioambiental que se opusieron a este proyecto.

Hoy en día, el criterio medioambiental es una de las grandes razones por las que España no aprovecha todo su potencial natural de gas. Sin embargo, el Colegio Oficial de Geólogos defiende que el fracking no perjudica al medio ambiente. De hecho, este mismo organismo asegura que España cuenta con gas natural en el subsuelo para suministrar a todo el país durante 70 años.

Evolución del precio del gas natural

A diferencia de la situación que había hace diez años, hoy en día el precio del gas ha experimentado importantes fluctuaciones. En 2022, hubo picos en los que el precio del gas se incrementó en casi un 700% frente al año anterior.

Ante esta situación, a finales de 2022, el Ejecutivo aprobó una medida conocida como “excepción ibérica”, vigente hasta el próximo 31 de mayo. Esta medida establece un precio máximo de 40 euros megavatio hora, lo que supone una importante reducción en la factura mensual de gas.

La Unión Europea ha seguido los pasos de España extendiendo este tope al gas en todo su territorio. Así, el precio máximo que se paga es de 180 euros megavatio hora, entrando en vigor a partir del 15 de febrero. No obstante, durante los meses en los que convivan las medidas española y europea, en nuestro país se mantiene el tope de la excepción ibérica.

Consejos para ahorrar en tu factura mensual

El consumo de gas en casa puede reducirse aplicando pequeños gestos que se notan, y mucho, en la factura energética:

  • Mantén una temperatura constante y evita que sea demasiado alta.
  • Aprovecha la luz solar y, cuando anochezca, aísla todo lo posible tu vivienda bajando las persianas.
  • No seques la ropa en el radiador para no obstaculizar la emisión de calor.
  • Mantén el grifo en posición de agua fría.
  • Ventila toda la casa a la vez, de forma que el aire se renueva más rápido y no se pierde tanto calor.
  • Reduce al máximo el consumo de electricidad.

Como ves, hay algunas acciones que, por pequeñas que parezcan, pueden ayudarte a reducir el gasto económico ocasionado por el consumo de gas, que se incrementa considerablemente en los meses de invierno. Y, para que te resulte más sencillo controlar tu gasto mensual, en Grupo Caja Rural te ofrecemos el servicio “Mis Finanzas”, que te permitirá llevar un control exhaustivo de forma rápida y sencilla.