fbpx
 

AhorroTipos de pensiones en España: contributivas y no contributivas

¿Quieres conocer los tipos de pensiones que te esperan cuando termines tu tiempo de vida laboral? Aprende las diferencias entre las pensiones contributivas y las no contributivas
9 septiembre, 2020110115 min

La estabilidad económica durante la jubilación es una de las preocupaciones más importantes de los españoles en cualquier etapa de su vida. Los planes de pensiones son herramientas que utilizan los ciudadanos para asegurarse un capital que complemente sus ingresos una vez se retiren de la actividad profesional.

En este artículo te enseñamos en qué consisten los tipos de pensiones que existen y las diferencias entre pensiones contributivas o no contributivas.  Es muy importante conocer la diferencia entre estos tipos de pensiones, porque nos permitirá saber a cuál podremos optar cuando nos retiremos en función de las condiciones que cumplamos. Principalmente, dependerá de las aportaciones que hayamos hecho a la Seguridad Social y de nuestra situación económica en el momento en el que tengamos que cobrarlas por primera vez.

 

Pensión contributiva en España

La pensión contributiva, con una duración habitualmente indefinida, debe tener antes una relación jurídica con la Seguridad Social a través, por ejemplo, de un periodo mínimo de cotización. Además, para que te concedan una pensión contributiva, se deberán cumplir otra serie de requisitos. En total, un ciudadano que desee cobrar una pensión contributiva:

 

  • Edad mínima de jubilación

La legislación marca que las personas que opten por jubilarse a partir del año 2027, deben haber cumplido 67 años. También podrán optar a una pensión contributiva aquellas que tengan 65 años y hayan cotizado 38 años y medio a la seguridad social.

El cambio de edad de jubilación y los años cotizados van en aumento desde el año 2013, cuando se aprobó que los cinco siguientes ejercicios, cada año que pasará sumase un mes a la edad de jubilación y un trimestre a los años cotizados.

Desde 2018 hasta 2027, cada año aumentaría dos meses la edad de jubilación y el trimestre correspondiente al tiempo cotizado. Por tanto, si hacemos cuentas, en el año 2013 se podía jubilar un ciudadano con 65 años o, si tenía 35 años cotizados a la seguridad social aunque no tuviese todavía esa edad. Hoy, en el año 2020, es necesario que tenga 65 años y 10 meses, o ser más jóven pero haber cotizado 36 años y 9 meses para optar a la jubilación.

 

  • Estar afiliados en la Seguridad Social

Este requisito es indispensable. Según la legislación, los posibles receptores de la jubilación pueden estar en activo o no, pero sí que deben estar afiliados a la Seguridad Social para ser beneficiario. Es un requisito ineludible.

 

  • Años de cotización

Según la ley, el ciudadano deberá haber cotizado al menos 15 años o 5.475 días cotizados.  Además, al menos dos de esos 15 años deben haber sido cotizados en los años previos a su jubilación.

 

  • Hecho causante

El cuarto requisito mínimo para solicitar la pensión pública contributiva es que el ciudadano se encuentre en alguna de las siguientes situaciones:

  1. Cese de la actividad laboral.
  2. Excedencia forzosa.
  3. Cese en el trabajo por cuenta ajena.
  4. Inactividad, o situaciones de no alta.

Todo ciudadano que cumpla con estos requisitos podrá solicitar la pensión contributiva. El cálculo de la cantidad que cobraría cada mes dependerá de variables como el salario y la aportaciones efectuadas durante los 15 años previos al retiro profesional.

El Régimen General y los Regímenes Especiales de la Seguridad Social establecen distintos tipos de pensiones en función de las circunstancias del ciudadano, entre las que se encuentran:

 

  • Jubilación: Existe la modalidad de jubilación ordinaria, junto a otras muy específicas como las anticipadas, que dependen de condiciones como el cese voluntario, la jubilación flexible, la jubilación parcial o la reducción de la edad mínima por el empleo en profesiones tóxicas o insalubres.

 

  • Por incapacidad permanente: Esta es la fórmula a la que se adscribe el trabajador cuando su incapacidad es total, absoluta o presenta una gran invalidez que le impide el desempeño de cualquier trabajo.

 

  • Por fallecimiento: Viudedad, orfandad y en favor de familiares.

 

Por otro lado nos encontramos con las Pensiones del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI), el cual es un régimen residual “aquellos trabajadores y sus derechohabientes que, reuniendo los requisitos exigidos por la legislación del extinguido régimen, no tengan derecho a pensión del actual Sistema de la Seguridad Social”. En estos casos se incluyen pensiones relacionadas con la vejez, la invalidez o la viudedad.

 

Pensión no contributiva en España

La pensión no contributiva es aquella que disfrutan los ciudadanos que no han podido realizar las aportaciones a la Seguridad Social requeridas. Habitualmente se trata de ciudadanos que se encuentran en una situación de necesidad protegible que no ha tenido capacidad de llevar a cabo los mínimos requeridos. El principal escollo es no haber cotizado nunca o se haya hecho de forma insuficiente. La pensión no contributiva busca ofrecer a personas mayores de 65 años en estado de necesidad, una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios.

Dentro de las pensiones no contributivas se encuentran las de invalidez y las de jubilación, controladas por los órganos de cada Comunidad Autónoma y por las Direcciones provinciales del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) en las ciudades de Ceuta y Melilla.

 

¿Quieres saber cómo preparar tu jubilación?

Además de conocer los tipos de pensiones en España, contributivas y no contributivas, es importante conocer otras herramientas de mercado diseñadas para mejorar tu calidad tras el retiro de la actividad profesional.

Hablamos de los planes de pensiones, que contratamos nosotros libre y voluntariamente y complementan las pensiones públicas que podríamos percibir de la Seguridad Social.  Conocer sus ventajas, como los beneficios fiscales relacionados con la desgravación en la renta, te permitirá tomar una decisión consciente y buscar una optimización de tus recursos.

Es indispensable que, si eres joven y estás pensando en comenzar a trabajar, o si ya tienes tu primer trabajo, comiences a organizar tus planes económicos cuanto antes. Tu primer paso puede ser proponerte objetivos económicos de ahorro que tengan en cuenta tu salario actual y los gastos que tengas a final de mes.

Una vez te hayas acostumbrado a cumplir con unos objetivos de ahorro realistas, es el momento de decidir elegir un plan de pensiones adecuado para tu situación y edad. Empieza por leer toda la información y buscar distintas alternativas, como los planes de pensiones que ofrece Seguros RGA.

Ya seas joven o adulto, las entidades del Grupo Caja Rural pueden facilitarte información personalizada de todas las opciones de Seguros RGA. ¡No dudes en consultar en tu entidad! Si quieres localizar su web y diferentes formas de contacto, accede al apartado “miembros” de la web grupocajarural.es y encontrarás el logotipo enlazado a su web de todas las entidades que forman parte del Grupo Caja Rural.