Causas y tipos de inflación: qué es y cómo nos afecta

En los últimos tiempos no hemos parado de escuchar hablar de ella. En este artículo detallamos qué es la inflación, cómo incide en la economía de un país y cómo repercute a nuestro bolsillo.
Cooperativismo 📢26 agosto, 202267613 min

Blog Ruralvía » Cooperativismo 📢 » Causas y tipos de inflación
 
En el actual panorama económico, es bastante frecuente observar cómo el valor de diversos bienes y servicios fluctúa con regularidad. Es en este tipo de situaciones es donde aparece la inflación. ¡Descubre que es la inflación y cómo afecta a tu economía!

¿Qué es la inflación en economía?

Utilizamos este término para definir el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios que existen en el mercado a lo largo de un periodo de tiempo determinado. Esta situación provoca que nuestro dinero se devalúe durante dicho periodo ya que, cuando se produce un aumento general de los precios, no podremos adquirir la misma cantidad de bienes y servicios que antes.

Dicho con otras palabras, la inflación refleja un descenso del poder adquisitivo de una moneda. Existen diversos índices que miden y evalúan el crecimiento de un proceso de inflación. Uno de ellos es el Índice de Precios al Consumidor (IPC), un indicador económico que desarrolla y publica el INE para medir de manera mensual la variación de los precios de un conjunto de bienes y servicios como representación del consumo de los hogares del país.

¿Qué tipos de inflación existen?

Aunque habitualmente se suele hacer referencia a la inflación como un término general, lo cierto es que existen diversas clases:

⮞ Inflación subyacente

Este indicador muestra la fluctuación de los precios de consumo a corto plazo con una mayor precisión que la inflación general (a través del IPC). La inflación subyacente se ha convertido en un indicador fundamental a la hora de estudiar y analizar el comportamiento de los precios en el mercado, y también en la toma de decisiones por parte de bancos, analistas, etc.

⮞ Inflación moderada

Este término alude a un crecimiento lento y progresivo de los precios de los bienes y servicios. Su porcentaje de variación oscila entre el 0% y el 10% anual o, en su defecto, hasta el 2% mensual.

Este tipo de inflación no presenta a priori efectos significativos a nivel económico y/o social, ya que los precios de los bienes y servicios se elevan de forma lenta y paulatina. No obstante, es importante mantener controlado este indicador para evitar que la inflación crezca al siguiente nivel, lo que podría derivar en importantes daños económicos de difícil reversión.

Inflación galopante

Esta situación económica se produce cuando los niveles de inflación alcanzan altos grados de intensidad, presentando aumentos de 2 a 3 dígitos anuales progresivamente – del 10%, 15% y 20% por ejemplo – lo que genera un excesivo incremento de los precios. Para frenar la inflación galopante es necesario establecer políticas que contribuyan a la estabilización de los precios generales.

Aunque este tipo de inflación sí puede ocasionar problemas importantes a nivel económico y/o social, no llega a ser un caso extremo como la hiperinflación.

⮞ Hiperinflación

Se produce cuando en un periodo de tiempo relativamente corto se presenta un aumento masivo de los precios de bienes y servicios sobre el que las autoridades económicas correspondientes no pueden actuar. Para que una inflación sea considerada como hiperinflación debe superar al menos el 50% mensual o el 100% en un periodo de tres años.

La hiperinflación se produce cuando un país atraviesa una importante crisis económica ya que el dinero pierde su valor, el poder adquisitivo se reduce drásticamente y los ciudadanos comienzan a gastar rápidamente su capital antes de que pierda completamente su valor. Este tipo de inflación se produce cuando el sistema de un Estado es ineficaz a la hora de regular sus ingresos y egresos, o también cuando un gobierno financia sus gastos con la emisión de dinero inorgánico de forma descontrolada.

Causas habituales de la inflación

Son varios los factores que pueden provocar la aparición de una inflación en nuestra economía. Entre los más frecuentes encontramos los siguientes:

  • La demanda es superior a la oferta: se produce cuando el mercado requiere una cantidad de bienes superior a su capacidad de producción.
  • El aumento de los costes de producción: cuando se encarece el precio de las materias primas, de la mano de obra o de los impuestos que influyen en la producción de un bien o un servicio, se produce también un incremento en los precios de venta al público para compensar dicho encarecimiento.
  • La inflación autoconstruida: si se prevé que los bienes y servicios puedan sufrir un considerable aumento de sus precios en un corto espacio de tiempo, es habitual que se fuerce un aumento gradual de forma previa que permita mitigar el impacto para que esa subida sea más asumible.
  • La inflación de la base monetaria: en este caso se aumenta la producción de dinero legal, lo que se traduce en una mayor cantidad de dinero en circulación destinada al pago de bienes y servicios. Esta situación puede llegar a producir un aumento de la demanda que los proveedores no puedan asumir, lo que deriva en un encarecimiento de los precios (demanda superior a la oferta).

Consecuencias de una inflación

Entre los principales efectos que pueden producirse como consecuencia de una inflación se encuentran algunos como:

  • El valor de la moneda se deprecia: como consecuencia del aumento de los precios de los bienes y servicios, lo que provoca una reducción en el poder adquisitivo de la ciudadanía.
  • Aumentan los salarios: para adecuarse equitativamente al aumento de los precios de los bienes y servicios del mercado.
  • Las deudas contraídas con terceros se deprecian: debido a que el valor del dinero es menor que antes de la inflación.
  • Las inversiones en el país se reducen: al producirse un escenario más inseguro e inestable en el mercado.

Grupo Caja Rural: haz que tu dinero no pierda valor

Cuando nos encontramos en un escenario de inflación continuada en el tiempo, nuestro poder adquisitivo va disminuyendo progresivamente. Por eso, desde las entidades que formamos parte de Grupo Caja Rural queremos estar al lado de todos nuestros clientes en cualquier circunstancia.

¿Sabías que existen diferentes opciones que te permiten que tu dinero no pierda valor en un contexto de inflación? Algunas de ellas son invertir en la compra de una vivienda, realizar un gasto importante o invertir en algún producto financiero que te ayude a sacar mayor partido a tu dinero.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}