EmpresasRecomendaciones para evitar ser víctima de impagos por suplantación de identidad

Los impagos por suplantación de identidad son ciberdelitos que afectan a muchas empresas que facturan con proveedores. Hoy aprenderás cómo defenderte de ciberataques dirigidos hacia las cuentas de tu negocio.
15 marzo, 2021142011 min

La realidad de las empresas que comercian sus productos en el extranjero es muy complicada, no solo por las barreras aduaneras y documentos que hay en el camino, sino también porque pueden ser víctimas de un un delito de suplantación de identidad que afecte a sus cuentas.

 

La crisis del coronavirus ha provocado que aumenten este y otros tipos de ciberataques que van contra la ley, lo que ha obligado a muchos empleados a protegerse mejor para sentirse seguros en internet. En el momento de realizar compras online, por ejemplo, los ciudadanos prefieren mantener la guardia alta para asegurarse de que están hablando con una empresa que respeta sus intenciones de compra.

 

Si no queremos ser víctimas de impagos por suplantación de identidad tenemos que conocer cada una de las fases de compraventa con nuestros proveedores. Esto nos ayudará a ser precavidos en cada momento, asegurándonos de que el trato que recibimos es fiable y no encubre ningún tipo de estafa inesperada.

 

¿Cómo puedes evitar los impagos por suplantación de identidad?

 

En este proceso existen puntos de contacto que suponen un posible riesgo para el cliente, ya que pueden ser víctimas de estafadores. Desde que se procede a la compra hasta que supuestamente se envía el pedido, pueden suceder muchos problemas a los que podemos dar solución si tenemos en cuenta estos aspectos:

 

  • Momento contacto. En la situación menos esperada puedes recibir un correo electrónico de una empresa reconocida, con la que no has hablado nunca, interesada en un producto o servicio. Todo parece correcto: los logos y la información fiscal están bien y parece que el correo también, así que no ves el problema en seguir hablando con ellos.

 

¿Cómo evitarlo? Fíjate bien en que el teléfono sea fijo y en que los correos no lleguen desde proveedores como Gmail, Hotmail y Yahoo. También puedes hacer una llamada al departamento comercial en el país de destino para evitar delitos como el phishing, el smishing o el vishing.

 

  • Momento de realizar el pedido. En ocasiones, es posible que la empresa haya hecho un pedido pequeño para coger confianza, tras lo cual procede a hacer un segundo pedido más grande. En este punto, el comprador intenta acelerar las cosas a toda costa, apretando plazos y sin solicitar muestras para que la operación sea veloz.

 

¿Cómo evitarlo? No te fíes de las prisas ni de los nuevos clientes que quieren resolver la situación en unos días. Pregúntate si es normal que un proveedor actúe de esa forma.

 

  • Momento pago. En este punto, se solicitan condiciones de pago dilatadas, ofreciéndose a pagar un anticipo o asegurando el pago con efectos bancarios y con cheques posdatados sin fondos detrás. Su objetivo es ganar tiempo para borrar el rastro que han dejado hasta llegar a ti.

 

¿Cómo evitarlo? Evalúa los anticipos, porque nunca aseguran que te vayan a pagar el resto de la cantidad acordada. Acepta solo medios de pago fiables que comprometan a la sociedad compradora y solicita referencias de solvencia bancaria o comercial a sus contactos o a su propio banco. En ningún momento te fíes de los documentos que te den, porque son fáciles de falsificar.

 

  • Momento retraso en el pago. Si ves que el pago no llega nunca y el comprador no responde, probablemente sea demasiado tarde. En el caso de que la compañía de seguros de crédito intente contactar con el comprador, este se desentenderá y dirá que no conoce al vendedor.

 

¿Cómo evitarlo? No esperes los impagos por cortesía. Denuncia la estafa al menor indicio, porque si dejas pasar las semanas el problema solo irá a peor y el ciberdelincuente ganará tiempo para borrar sus huellas. Ten en cuenta que, cuanto mayor sea la cantidad y el volumen, mayor será la posibilidad de detener al responsable.

 

  • Momento del transporte. A veces sucede que el comprador insiste en hacerse cargo del transporte, con la excusa de ahorrar portes y con el objetivo de desviar al conductor o establecer una “sede secundaria” para recibir el paquete. Es posible, también, que ofrezcan una dirección muy parecida a la de destino.

 

¿Cómo evitarlo?  En el caso de que sea un consignatario o descubres que la dirección está en un lugar que no tiene que ver con el origen del comprador, desconfía. También es conveniente que adviertas al transportista de que no debe desviarse bajo ningún concepto de la ruta que está estipulada.

 

Todos estos consejos comparten un sello común: la prudencia. Es importante que los pongas en práctica, pero también debes conocer aquellos ciberdelitos que ganan peso en el entorno digital y que pueden afectar a tu negocio, como es el caso del troyano bancario o el ransomware dirigido.

 

Las empresas clientes de las entidades del Grupo Caja Rural cuentan con coberturas especiales ofrecidas por Seguros RGA para proteger su negocio frente a los ciberdelincuentes. En el caso del Seguro de Crédito y Caución, estas perciben una indemnización por la insolvencia de sus clientes y reciben un respaldo por parte de especialistas en el recobro de deudas para que puedan desarrollar su actividad sin preocupaciones.

 

evitar ser víctima de impagos por suplantación de identidad