Mindfulness mental: las empresas buscan el bienestar de sus trabajadores

El mindfulness mental ayuda a las empresas a cultivar el bienestar y la productividad entre sus empleados. Aplica estas cinco técnicas y conduce a tu equipo a un ambiente laboral ideal para el negocio
Empresas14 septiembre, 202111908 min

El trabajo tiene muchos apartados positivos. No solo te hace sentir activo, sino que te ayuda a colaborar con compañeros de equipo para conseguir una meta común y te ayuda a conseguir dinero para poder pagar los gastos fijos de la casa. Sin embargo, a veces los trabajadores se sienten cansados e incluso quemados por sus tareas. Es entonces cuando deben recibir sesiones de mindfulness mental para resetear la cabeza y comenzar de nuevo.

 

El mindfulness mental es un método eficaz para combatir el estrés laboral, definido por la  Organización Mundial de la Salud (OMS) como “una epidemia mundial” que afecta a millones de personas en todo el mundo, a través de un programa que permite a las empresas desestresar a sus trabajadores y enseñarles buenas conductas para manejar la presión.

 

Hoy te vamos a comentar cómo puedes implementarlo en tu negocio para conseguir buenos resultados y fomentar una cultura sana y saludable dentro de la empresa. ¡Toma nota!

 

5 formas de aplicar el mindfulness mental a tu negocio 

El Centro Europeo para el Desarrollo de la Empresa o Euroforum afirma que las compañías son cada vez más conscientes de la necesidad de tener una plantilla satisfecha y motivada, lo que incrementa en un 10% sus niveles de creatividad y productividad. Esto, a la larga, ha motivado la existencia de figuras como gerentes de felicidad o la creación de divisiones de Health & Wellness en los departamentos de RR. HH, que tienen en cuenta las necesidades de los empleados para resolver sus problemas laborales de primera mano.

 

Estas son algunas de las técnicas que puedes aplicar en el trabajo para motivar a todos tus compañeros o a tu propio jefe:

 

  • Actividades presenciales. Frente a la “virtualidad” de nuestras vidas, que ha tomado un nuevo rumbo en forma de teletrabajo durante el coronavirus, se postulan las alternativas que permiten el contacto frente a frente. Es lo que se conoce como actividades emocionales, que se basan en técnicas como los paseos por el bosque de forma meditativa y guiada; la plantación de árboles y recogida de basuraleza, la práctica de yoga y mindfulness en entornos naturales o los team buildings presenciales.

 

  • La destructoterapia. Si lo que necesita el equipo es liberar todo el estrés acumulado, lo mejor que puedes hacer es invitar a tus compañeros a una sesión de destructoterapia en una empresa que ofrezca este servicio. Podéis ir a un desguace y destrozar los coches a base de mazos, o ir a una habitación con muebles y ventanas donde podáis desestresaros cómodamente.

 

  • Sesiones de psicología positiva. La buena noticia es que hay alternativas a la violencia controlada, como es el caso de las clases o los talleres de psicología positiva. Puedes reunirte con tus compañeros en un despacho de la oficina, o en un aula polivalente, y comenzar a hablar sobre vuestros conflictos familiares o laborales. Verás cómo, después de cinco encuentros, disfrutáis de una gran libertad para comunicar cualquier mejora que pueda afectar al ritmo laboral.

 

  • Lecturas programadas. Hoy en día existen muchos libros de autoayuda y mindfulness que pueden sacar lo mejor de los trabajadores para convertirlos en auténticos empleados estrella. Puedes recomendar lecturas fáciles como el Dhammapada, que contiene aforismos cortos del Buda para una vida mucho más tranquila, relajada y productiva.

 

  • Cultiva el liderazgo meditativo. En una época como el coronavirus, en la que se exige a los líderes que sepan llevar grandes equipos en ámbitos nacionales e internacionales, es fundamental dotar a los trabajadores de herramientas para que desarrollen su máximo potencial comunicativo. Organiza cursos o formación que les ayuden a lograr valores como la empatía, el autoconocimiento o la capacidad de resiliencia, de forma que puedan responder ante cualquier reto con una mentalidad positiva.

 

El mindfulness mental es el gran aliado de las empresas para crear un ambiente motivador en el que se pueda trabajar sin temor a la presión o a las tensiones que surgen en el día a día. Si aplicas estas técnicas y se las enseñas a tus compañeros verás cómo aumenta la productividad y podéis conoceros mucho mejor para apoyaros en los momentos más complicados de la empresa, lo que os ayudará a llevarla a una nueva cota de calidad.