fbpx
 

ActualidadInclusión financiera en España, una realidad en Caja Rural

En el Grupo Caja Rural apostamos por la inclusión financiera real, acercando los servicios bancarios allá donde se necesite con independencia de la cantidad de gente que viva en estos lugares
14 enero, 20203956 min

Según los últimos datos del Banco de España, desde 2008 han cerrado alrededor de 20.000 oficinas bancarias, lo que supone el 43,1 por ciento del total. Es una de las consecuencias directas de la concentración de entidades y de la decisión de abandonar zonas con escasa densidad de población.

 

En este sentido, el Banco de España estima que, a cierre de 2017, había 4.109 municipios con una densidad de población del 2,7 por ciento sin ninguna oficina bancaria. Hasta nuestros días, han bajado la persiana otras 1.300 sucursales más.

 

En Grupo Caja Rural entendemos otra forma de hacer banca, más cercana y accesible a la mayor parte de la población, y por ello apostamos por la inclusión financiera. Mientras otras entidades cierran sus sucursales en lo que conocemos como la España despoblada, las entidades de Grupo Caja Rural buscamos fórmulas para resistir y acercar los servicios financieros a la mayor parte de la población, con especial atención a aquellas regiones con menos posibilidades financieras.

Inclusión financiera en España, una realidad en Caja Rural

 

El Grupo Caja Rural, por la inclusión financiera

Las diez provincias con menor población son con las que menos oficinas bancarias cuentan. Entre ellas, Soria, Segovia, Ávila, Palencia, Teruel, Cuenca, Zamora, Guadalajara, Huesca y Orense. Un ejemplo de nuestra apuesta por la inclusión financiera es que en los últimos años hemos mantenido el mismo número de oficinas de entidades del Grupo Caja Rural en algunas de las zonas más despobladas, como es el caso de Soria, Teruel y Extremadura.

Inclusión financiera en España, una realidad en Caja Rural

 

Desde hace diez años, la banca española cierra una media de algo más de diez oficinas al día. De los cierres producidos en 2018, las entidades asociadas a la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) cerraron 689 oficinas, lo que se traduce en un 5,6% en un año.

 

Al cierre del tercer trimestre de 2019 y siempre según datos del Banco de España, han desaparecido 553 sucursales sobre las que había en junio de este mismo año. En total, a finales de septiembre, contábamos en nuestro país con 24.855 sucursales, que es el dato más bajo desde junio de 1980.

 

Las oficinas de Caja Rural en números

Si comparamos 2018 con 2017, en el Grupo Caja Rural, hemos mantenido el mismo número de oficinas en lugares como Extremadura, Gijón, Soria, Teruel, Albal, Alcora, Algemesí, Almassora, Betxí, Casas Ibáñez, Coves de Vinromá, L’Alcudia y Villamalea.

 

Aunque también se han cerrado oficinas de entidades de Grupo Caja Rural, en lugares como Granada, Jaén, Navarra, Galicia y Castilla y León, también hemos apostado por abrir nuevas sucursales de entidades del Grupo como Globalcaja, Caja Rural de Navarra, Caja Rural Central, Caja Rural Galega, Caixa Popular y Caja Rural de Zamora. Además, en otras ubicaciones como Soria o Granada, trabajamos soluciones para acercar los servicios financieros a la población a través de la instalación de cajeros o desplazando oficinas móviles en vehículos. Alternativas que nos permiten, desde Grupo Caja Rural, hacer realidad la inclusión financiera en zonas geográficas de España más despobladas.