ActualidadCaja Rural trabaja por la inclusión financiera y toma medidas contra la exclusión

1,35 millones de ciudadanos viven en pueblos sin entidad financiera. Desde el Grupo Caja Rural trabajamos por la inclusión financiera impulsando distintas iniciativas, ¡descúbrelas!
10 mayo, 201922014 min

El Banco Mundial define la inclusión financiera como el acceso, tanto para personas físicas como para empresas, a productos financieros útiles y asequibles que satisfagan sus necesidades -transacciones, pagos, ahorros, crédito y seguro- prestados de manera responsable y sostenible.

 

España, donde el 98 por ciento de la población tiene acceso a servicios bancarios, es uno de los países más avanzados de Europa en inclusión financiera. A pesar de ello, es un hecho que cerca de 4.000 los municipios españoles de menos de 10.000 habitantes no disponen de un cajero automático, y 7 de cada 10 pueblos menores de 1.000 habitantes de España están completamente excluidos financieramente.

 

La crisis económica y la despoblación de las zonas rurales ha llevado a muchas entidades financieras al cierre de sucursales. Tanto que, hasta junio de 2018, han cerrado el 42 por ciento de sus oficinas. Un porcentaje que se traduce en 18.955 sucursales menos.

 

La presencia de las entidades del Grupo Caja Rural en zonas menos pobladas da la posibilidad a sus ciudadanos de utilizar los servicios financieros que puedan necesitar, sin tener que desplazarse a otro municipio o pueblo.

 

Medidas contra la exclusión financiera desde el Grupo Caja Rural

Conscientes de esta realidad, desde el Grupo Caja Rural trabajamos para buscar fórmulas que permitan una inclusión financiera real, con foco en las zonas menos pobladas, donde más ausencia de servicios e infraestructuras se mantienen.

 

Teruel y Soria, por ejemplo, son las dos provincias más despobladas del sur de Europa. Desde estas dos regiones se ha impulsado el movimiento la ‘España Vaciada’. Una iniciativa que busca dar visibilidad a los problemas a los que se enfrentan sus vecinos ante el aislamiento y despoblación que sufren.  Entre los obstáculos a los que tienen que hacer frente, la marcha de los bancos de sus tierras, debido a la falta de población, es una de ellas.

 

En Teruel, en concreto, Bantierra y Caja Rural de Teruel, dos entidades del Grupo, están presentes en más de  200 pueblos donde son las únicas entidades presentes.  Gracias al arraigo de estas Cajas por la tierra, sólo el 4,6 por ciento de los aragoneses vive en municipios sin sucursales bancarias. En concreto, Bantierra está presente en 153 localidades de la comunidad y Caja Rural de Teruel, en 62 municipios, siendo en once de ellos la única entidad que presta servicio.

Caja Rural trabaja por la inclusión financiera y toma medidas contra la exclusión

Otra de las entidades del grupo que trabaja por la inclusión financiera es Caja Rural de Soria. Esta provincia, que también se encuentra entre las más despobladas del país, cuenta con más de 120 municipios en riesgo de despoblación irreversible. La prestación de servicios es clave para evitarlo. Por ello, Caja Rural de Soria, con el objetivo de dar acceso a los servicios financieros, sobre todo a las zonas rurales, cuenta con una oficina móvil. En realidad, se trata de una sucursal bancaria sobre ruedas para dar acceso al servicio financiero a los vecinos de su región.

Caja Rural trabaja por la inclusión financiera y toma medidas contra la exclusión

En las provincias de Alicante y Murcia nos encontramos con Caja Rural Central. La entidad del Grupo prioriza la estabilidad y el desarrollo socioeconómico de sus vecinos sobre la obtención de resultados a corto plazo.  Para conseguirlo, dentro de su política de responsabilidad social corporativa se ha marcado como objetivo garantizar la prestación de servicios financieros en municipios marcados por la exclusión financiera.

Caja Rural trabaja por la inclusión financiera y toma medidas contra la exclusión

En Granada, por otro lado, también podemos resaltar la iniciativa que está llevando a cabo Caja Rural de Granada. La entidad ha empezado a instalar cajeros automáticos en 33 municipios de la región para evitar la exclusión financiera de sus vecinos. A través de un acuerdo con la Diputación de Granada, además de estos cajeros, la entidad también ofrecerá formación en banca electrónica a las personas de estos pueblos para que tengan la posibilidad de aprender y utilizar los servicios financieros en un entorno digital. Para completar el servicio, los propios empleados de Caja Rural de Granada se desplazarán a estos municipios con estos cajeros para cubrir las necesidades propias que vayan surgiendo en cada una de las localidades.

Caja Rural trabaja por la inclusión financiera y toma medidas contra la exclusión

En Jaén, desde Caja Rural de Jaén se han comprometido a  acercar los servicios de su entidad a todos los pueblos de la provincia. Tal y como han manifestado, su objetivo es evitar que una persona mayor tenga que desplazarse a otro pueblo para cobrar su pensión.

Caja Rural trabaja por la inclusión financiera y toma medidas contra la exclusión

El Grupo Caja Rural y su banca de proximidad

Desde todas las entidades que forman parte del Grupo Caja Rural se trabaja una banca de proximidad. En definitiva, los valores por los que son reconocidos en cualquier punto geográfico de España son la cercanía y el trato personal, dos cualidades que se complementan perfectamente por su objetivo de inclusión financiera.

 

Como has visto, desde el Grupo Caja Rural nos hemos marcado el compromiso de trabajar a favor de la inclusión financiera. Entre las medidas que ya se han puesto en marcha, y las que están por venir, encontramos nuevos cajeros automáticos en zonas con menos población, empleados que se desplazan hasta municipios donde pueden requerir servicios financieros y, también, se han empezado a utilizar oficinas móviles para dar cobertura en las zonas más castigadas por la despoblación y la ausencia de servicios e infraestructuras.