Factura o ticket de compra: ¿cuándo pedir uno u otro?

Te contamos todo lo que debes saber sobre el ticket y en qué se diferencia de la factura completa u ordinaria.
Educación Financiera20 mayo, 202286010 min
Blog Ruralvía » Educación Financiera » Factura o ticket de compra: ¿cuándo pedir uno u otro?

 

¿Qué es un ticket de compra?

Nos lo dan cada vez que compramos algo y realizamos un pago, un papel blanco con el desglose del gasto que acabamos de hacer. Solemos arrugarlos y guardarlos en cualquier bolsillo. ¿Quién no ha encontrado alguna vez un ticket en una prenda que llevaba meses sin usarse? Lo cierto es que estos documentos financieros son más importantes de lo que parecen. ¿La razón? Los necesitamos si queremos devolver algún artículo o llevar un control más exhaustivo de nuestros gastos.

El ticket de compra también se denomina factura simplificada y se trata del documento que recibimos cuando efectuamos el pago de un producto o servicio. Resulta necesario para hacer un cambio o devolución, dentro del plazo establecido para ello, que suele ser de un mes. A su vez, también es imprescindible cuando queremos hacer cualquier reclamación.

En otras palabras, podemos decir que se trata de un comprobante de pago que se emite en operaciones de compra y que, evidentemente, solo se puede emitir en la moneda nacional. Es decir, en España, el ticket de compra o factura simplificada se emitirá en euros. Además, este documento incluye datos fiscales del emisor y puede utilizarse para deducir gastos en una empresa.

¿Qué información encontramos en un ticket de compra?

  • Fecha y hora de la operación.
  • Nombre del establecimiento y dirección.
  • NIF de la empresa.
  • Desglose de productos o servicios adquiridos.
  • Tipo impositivo aplicado (IVA).
  • Importe total de la compra con IVA.
  • Descuentos o promociones, en caso de que los haya.
  • También puede aparecer la forma de pago: efectivo o tarjeta.

 

¿Son lo mismo el ticket y la factura?

Como ya hemos visto, un ticket es una factura simplificada. Pero sí existen diferencias entre este documento y una factura completa. Mientras que el primero computa como gasto, en el caso de la factura completa permite añadirla como IVA soportado. La razón es muy sencilla: en este último caso se incluyen los datos fiscales tanto del emisor como del receptor, mientras que en el ticket solo aparecen los del emisor.

La factura completa u ordinaria presenta una información más detallada y cumple la función de comprobante de compra, pero también sirve como justificante del pago de impuestos. De hecho, sus receptores suelen ser empresas y autónomos que la utilizan para deducirse el IVA.

 

¿Por qué guardar un ticket de compra?

Como justificante de pago que es, conviene revisar el ticket de compra para comprobar que todo está correcto y no tenga errores. A veces, puede incluir más productos de los que hemos adquirido e incrementar el precio final. También es posible que no nos hayan aplicado los descuentos correspondientes, etc. Es importante revisar los importes cobrados o analizar si en una devolución la cantidad señalada es la correcta.

Para realizar cambios, devoluciones o reclamaciones será obligatorio presentar el ticket de compra. Además, en muchos casos los tickets de compra hacen la función de garantía de algunos productos. El plazo habitual para beneficiarse de este servicio suelen ser dos años. Si el producto se estropea y está en garantía, con el ticket de compra lo podrán arreglar sin coste alguno.

Estos comprobantes de pago también pueden servir para verificar el valor de un producto en caso de ser necesario. Si disponemos de un seguro que cubra una pérdida o robo de diferentes elementos, la compañía aseguradora puede solicitarlo para pagar el importe total del objeto extraviado.

 

Normativa en España: obligación de emitir ticket o factura

La obligación de las empresas y profesionales de facturar se recoge tanto en la Ley General Tributaria, la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación.

La factura simplificada suele emitirse en los siguientes casos:

  • En operaciones realizadas por particulares y cuyo importe se sitúa por debajo de los 400€ (IVA incluido).
  • Cuando hay problemas para emitir una factura completa y el precio no supera los 3.000€.
  • Cuando es necesario rectificar una factura anterior.

Sin embargo, las empresas y autónomos están obligados a emitir factura completa en los siguientes supuestos:

  • Compraventa de bienes o servicios.
  • Cuando el receptor es otra empresa o autónomo.
  • Cuando el receptor es una administración pública.
  • Cuando el cliente la reclama con fines tributarios.

Así, la factura completa también será necesaria para la exportación de bienes exentos de IVA, en operaciones intracomunitarias o en caso de recibir un anticipo de la compra. Además, el emisor de la factura deberá guardar obligatoriamente una copia de la misma durante un período de seis años.

 

Mis finanzas, tu aliado en la gestión de gastos

El control de gastos es el mejor aliado para cuidar de nuestra salud financiera, hacer frente a los imprevistos que puedan surgir o desarrollar proyectos en el futuro.

Desde las entidades de Grupo Caja Rural contamos con diferentes soluciones para particulares y empresas. Gracias a herramientas como nuestra app Ruralvía móvil, podrás disponer de información financiera en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Del mismo modo, nuestro servicio Mis Finanzas te ayudará a monitorizar aún mejor tus ingresos y gastos para, así, realizar una previsión de ahorro alineada con tus intereses financieros.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}