fbpx
 

ActualidadConoce las posibles comisiones de una cuenta corriente o de ahorro

Repasamos las principales comisiones de una cuenta, sea del tipo que sea, para que las conozcas y evites malentendidos con tu entidad bancaria
8 enero, 20202419 min

Las comisiones de una cuenta, sea ésta del tipo que sea, suelen ser uno de los principales motivos de enfado con nuestra entidad bancaria. No la comisión en sí misma, sino el hecho de no conocerla de antemano. Por ello, hoy vamos a explicarte cuáles son las más habituales y qué significan.

 

Por comisión bancaria, entendemos aquellas cantidades que te adeudan los bancos como contraprestación a los servicios que te prestan. Por ejemplo, por cambiar divisas, realizar una transferencia, por el mantenimiento de las tarjetas de crédito o débito… Además, es importante tener en cuenta que las comisiones son libres. Es decir, el Banco de España no autoriza ni consiente, no puede denegar ni limitar el importe de las comisiones. Cada banco establece las suyas, salvo en aquellas operaciones en las que los importes estén limitados por ley, como es el caso de la cancelación o amortización anticipada de un préstamo hipotecario o de un crédito al consumo.

 

Comisiones de una cuenta corriente o de ahorro

Ahora que ya sabemos algo más sobre estos costes, vamos a centrarnos en las comisiones de una cuenta corriente o de ahorro. Éstas pueden ser:

 

  • Comisión de mantenimiento. La comisión de mantenimiento de cuenta remunera el servicio de caja básico. En la mayor parte de las entidades, incluye los ingresos y reintegros en efectivo o disposiciones mediante cheques, adeudos e ingresos que se derivan de las liquidaciones periódicas de la propia cuenta y la entrega de los medios de disponibilidad habitual del depósito (talonarios de cheques o libretas). También pueden ir incluidos otros servicios o apuntes, tales como la custodia del dinero, el mantenimiento de los registros necesarios para el funcionamiento del depósito o el derecho a ordenar cargos y abonos en cuenta.

 

  • Comisión de administración se encuentra generalmente vinculada al uso que se hace de una cuenta. Suele consistir en una cantidad fija por cada apunte realizado durante el periodo de liquidación.

 

  • Comisión por descubierto. Si alguna vez has dejado la cuenta sin fondos, habrás tenido que pagar esta comisión. Es aquella que retribuye a la entidad por la concesión de una facilidad crediticia, consistente en la admisión de cargos en una cuenta bancaria sin tener saldo suficiente. Se suele calcular sobre el mayor saldo deudor de la cuenta en el periodo de liquidación. Es importante que sepas, que la comisión por descubierto no se puede cobrar si el descubierto es únicamente como consecuencia de las distintas fechas de valoración o porque hayan cargado otras comisiones en la cuenta.

 

  • Por reclamación de posiciones deudoras. Ésta compensa a la entidad por las gestiones efectivas realizadas para recuperar la deuda impagada por su cliente. Aunque todas las comisiones deben estar detalladas en el contrato que suscribamos con nuestra entidad, ésta también. Además, tal y como apuntan desde el Banco de España, acorde con las buenas prácticas bancarias:
    • El devengo de la comisión está vinculado a la existencia de gestiones efectivas de reclamación realizadas ante el cliente deudor.
    • La comisión no puede reiterarse en la reclamación de un mismo saldo por gestiones adicionales realizadas por la entidad con el mismo fin, ni siquiera cuando, en el caso de impago en el tiempo, este se prolonga en sucesivas liquidaciones.
    • Su cuantía debe de ser única, no admitiéndose tarifas porcentuales.
    • No puede aplicarse de manera automática.

 

  • Comisión por retirada de efectivo. Ésta retribuye el servicio de retirada de efectivo con tarjeta en cajeros automáticos o en ventanilla. En las operaciones en cajero existen unos límites a las comisiones que pueden establecer los titulares de los cajeros y los emisores de tarjetas, así como determinada información que se debe proporcionar a los titulares de las tarjetas en esos casos. Además, se debe permitir desistir de la operación si no se está de acuerdo con la comisión.

 

  • Gastos de correo. Recogen el coste que supone el envío de cualquier documento que mantenga informado al cliente de su situación.

 

Todas las entidades de Grupo Caja Rural ofrecemos ventajas a nuestros clientes en función de su tipología y de los servicios contratados. Por ello, puedes preguntar en tu oficina más cercana y recibirás toda la información sobre el programa especial que puedes solicitar, para recibir una compensación por tu fidelidad y confianza en nosotros.

 

Si quieres recibir información personalizada, cumplimenta el siguiente formulario:

Artículos Relacionados