fbpx
 

ActualidadCaja Rural, una marca con una historia legendaria

Hoy viajamos hasta los 80 para conocer de cerca la historia del Grupo Caja Rural y sus emblemáticas “Tres Espigas”. Los valores como la solidaridad, la cercanía y la entrega lo convierten en referente del cooperativismo de crédito español.
1 febrero, 2021257016 min

A menudo, las marcas más conocidas presentan historias apasionantes. Lo vemos en los medios de comunicación, en la prensa, en la televisión o en la publicidad. En el caso de Caja Rural, nos encontramos con una cooperativa de crédito formada por varias entidades de prestigio que desarrollan una actividad social y económica fundamental en sus áreas de influencia.

La diferencia entre las cooperativas y los bancos es cuestión de valores. Las primeras cuidan de sus socios, trabajadores y clientes con una estructura democrática en la que pueden participar para tomar decisiones beneficiosas para ellos y para el conjunto. Además, se basan en principios justos como la información y la educación financiera para hacer de la sociedad un lugar mejor para todos.

Desde su existencia, las Cajas Rurales son reconocidas por su apoyo financiero, social y cultural para el desarrollo de sus áreas de influencia y, actualmente, también por su lucha para evitar falta de servicios financieros en zonas menos pobladas, en la ‘España vaciada’, con una fuerte apuesta por la inclusión financiera.

En este artículo queremos contarte de cerca el origen de la imagen de las entidades que forman el Grupo Caja Rural, para que puedas enseñar con orgullo la entidad a la que perteneces. Es una historia de pasión, solidaridad y servicio que te ayudará a entender por qué 6,5 millones de clientes y 1,5 millones de socios confían en este fiel modelo de cooperativismo.

 

La marca del Grupo Caja Rural: del campo a las ciudades

El nacimiento como cooperativa agraria

El Grupo Caja Rural tiene su semilla en el Grupo Asociado Banco de Crédito Agrícola – Cajas Rurales Asociadas, que nació en 1984 con 51 cajas rurales para ofrecer créditos a bajo interés que pudieran financiar actividades agrícolas por toda España.

El 17 de marzo de 1986 sucedió el segundo hito del cooperativismo español, con el nacimiento de Seguros RGA. Esta entidad apareció como aseguradora del Grupo Caja Rural, y a ella se incorporó Rural Servicios Informáticos, con la misión de lograr un tratamiento automatizado de la información de las Cajas Rural en nuestro país.

A mediados del año 1989, 23 cajas rurales de BCA decidieron dar un paso adelante en sus intereses y terminaron formando la Asociación Española de Cooperativas de Crédito. Un año después surgió el Banco Cooperativo Español, con socios como Gescooperativo o Rural Inmobiliario S. L., que era la central bancaria para un número creciente de cooperativas españolas accionistas -74- y una entidad de crédito alemana.

La consolidación como cooperativa de crédito española

En 2018 se creó GRUCAJRURAL INVERSIONES, S.L., la entidad cabecera de un grupo de entidades con Banco Cooperativo Español, S.A. y RGA Seguros Generales Rural, S.A. de Seguros y Reaseguros, que es titular del 84,7% del capital social de la primera y del 97,3% de la segunda.

El impulso definitivo llegó un año después, en 2019, cuando BCE y Grucajrural Inversiones, S.L. se unen a las 29 cajas rurales que integran el Grupo Caja Rural. Esto representa un hito en el cooperativismo pero también en el sistema bancario español, porque supone el único Mecanismo Institucional de Protección (MIP) que se ha aprobado en España con un reconocimiento regulatorio a su sólida estructura financiera.

El Grupo Caja Rural sigue el modelo exitoso de otras cooperativas europeas como el Grupo BVR en Alemania, Crédit Agricole en Francia o Grupo RZB en Austria, a través de un modelo que integra distintas entidades, ofreciéndoles relevancia e independencia real en la toma de decisiones para lograr la inclusión financiera y el bienestar de su entorno social y económico.

 

El logo de Caja Rural: una imagen hecha con mucho mimo

logo-cooperativa-agraria
Logotipo antiguo de Caja Rural de Albacete

 Las emblemáticas “Tres Espigas” del logo de Caja Rural nacieron en 1979, gracias al artista publicitario, quien dio forma a un encargo de la entidad, Ante Kvessitch. El diseñador croata dibujó la primera imagen para la Caja Rural de Albacete, sustituyendo el antiguo logotipo y convirtiéndolo en un representante de la cercanía de Caja Rural con los ciudadanos de su tierra.

Kvessitch compuso la bella tipografía y el estilo a mano, de la forma tradicional, amparándose en un proceso fotográfico complicado que le llevaba a seguir una detallada guía de colores para que el resultado quedara perfecto.  Según el mismo Ante, «Las Tres Espigas aúnan la esencia del campo manchego, amarillo y verde, sol y extensos campos de cultivo mecidos al viento, sencillo e impactante».

 

evolucion-logotipo-cajarural
Manual de identidad corporativa de la Asociación de Caja Rurales – 1985

A lo largo de los años, las Tres Espigas han dado lugar a productos de merchandising como sus emblemáticas gorras, que son atesoradas por jóvenes y mayores como recuerdo del vínculo que tiene su familia con una entidad de Caja Rural de confianza.  La imagen del logotipo ha dejado una huella inconfundible en el entramado de cooperativas de crédito de nuestro país, hasta el punto de distinguir la marca Caja Rural por su exquisito acabado y su significado de unión entre españoles.

 

Únete a la extensa familia del Grupo Caja Rural

El Grupo Caja Rural siempre ha mantenido una máxima a lo largo de su historia: “La unión hace la fuerza”. Queremos que te unas a la mayor familia de cooperativas de crédito del país, disfrutando con las mejores formas de pago móvil y herramientas como Mis finanzas, que te permiten tener un control completo de tu economía doméstica.

Para hacerte cliente, solo tienes que descargarte la app ruralvía móvil, pulsar el botón ‘Hazte Cliente’ y seguir los pasos que te irá marcando el proceso. Estos son los sencillos pasos que debes seguir para conseguirlo::

  1. Elige la entidad de Caja Rural de la que te quieras hacer cliente.
  2. Completa la información que te pedimos en el formulario
  3. Con el DNI en la mano, envíalo por las dos caras para que te reconozcamos.
  4. Recibirás una videollamada para confirmar tu identidad.
  5. Ahora firma los documentos en línea y ya estarás dentro. ¡Bienvenido a la familia Caja Rural!

Si tienes dificultades para formalizar el proceso por la vía digital o prefieres llamar por teléfono, hazlo en el número 913 346 780  de lunes a viernes, entre las 09:00 y las 21:00 horas, o el sábado hasta las 15:00 horas. Recuerda que estamos aquí para lo que necesites.