¿Cómo reducir los daños por inundación? Retos y ayudas financieras

Respetar el espacio que demandan los ríos y no abusar de la agricultura intensiva son algunas de las recomendaciones para reducir los daños en caso de inundación.
Cooperativismo 📢11 febrero, 202271212 min
Blog Ruralvía » Cooperativismo 📢 » Aumento inundaciones en España

 

Tal y como los científicos apuntaban en la última cumbre del clima, el cambio climático ha agudizado la crudeza de algunos fenómenos meteorológicos como las inundaciones en España. Readaptar el espacio urbano para dejar el margen necesario a los ríos es una de las medidas que pueden ayudar a disminuir los daños vinculados al desbordamiento fluvial.

¿Por qué las inundaciones van en aumento?

Y es que, a raíz de las inundaciones de Madrid, Toledo, Valencia o Murcia, las pérdidas económicas vinculadas al daño de obra pública, viviendas e infraestructuras cada vez son mayores. Tener en cuenta que las ciudades se inundan por el cambio climático, es útil para planificar una nueva ordenación del territorio y prevenir daños materiales innecesarios.

Cambio climático e inundaciones

El cambio climático es, según el Ministerio de Medioambiente, uno de los factores que contribuyen a incrementar la torrencialidad y el ritmo de las inundaciones que afectan a nuestro país en el presente. A pesar de que este fenómeno no es nuevo, debido al clima mediterráneo que hay en zonas como Murcia, Cataluña o la Comunidad Valenciana, los efectos negativos de las mismas han ido en aumento en los últimos años.

Otros factores

Sin embargo, la aceleración de la crisis climática en la que estamos inmersos a nivel global no es la única causa responsable de la gravedad de las inundaciones. Algunos de los factores que influyen en aumentar los daños originados por las inundaciones son los siguientes:

  • Ocupar zonas fácilmente inundables: El incumplimiento de la normativa urbanista se traduce en que actualmente hay viviendas, colegios y obra pública en zonas en riesgo de inundación.
  • Practicar la agricultura intensiva: El regadío intensivo llevado a cabo por la agricultura industrial fomenta el aumento de la escorrentía y sedimentos, lo que hace que en caso de inundación se incrementen los daños aguas abajo. Ir hacia una agricultura sostenible y respetuosa con el entorno reduce el impacto de estos fenómenos meteorológicos.
  • Impermeabilizar el suelo: La expansión urbanística hace que incremente la escorrentía cuando hay excesivas precipitaciones.
  • Desorganizar el drenaje natural: Las infraestructuras públicas (carreteras, taludes, etc) reconducen el agua llevándola a zonas que, en ocasiones, no eran fácilmente inundables de forma natural.
  • Abusar de las obras civiles de defensa: Entre otras cosas, incrementan la velocidad del agua y su capacidad de destrucción.
  • Reducir el espacio asignado a los ríos.

 

¿Cómo reducir los daños por inundaciones?

Estudios como el Índice de Riesgo Climático Global elaborado por Germanwatch, evidenciaron que, en 2019, las tormentas y sus consecuencias directas (inundaciones, precipitaciones y deslizamientos) suponen una de las principales causas naturales que generan pérdidas económicas y daños materiales. Un año después, en 2020, el número de notificaciones por inundaciones se duplicó.

Para ser más exactos y ubicar este problema en una anécdota situada en el tiempo, durante el otoño del 2019, una depresión aislada en niveles altos (DANA) desencadenó un conjunto de precipitaciones intensas que derivaron en inundaciones en la provincia de Alicante, Murcia e islas Baleares.

Según datos publicados por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, la gravedad de este episodio fue tal que, el Consorcio de Compensación de Seguros lo calificó como el evento con mayor número de expedientes por riesgos extraordinarios desde que se tienen registros. Tanto es así que algunas comunidades autónomas han llegado a valorar en más de 1.000 millones de euros los daños en pérdidas.

Conscientes de que este tipo de situaciones van a más conforme se agrava la crisis climática, conocer qué podemos hacer para minimizar o evitar los daños es clave. Estas son algunas de las premisas más importantes respaldadas por organismos como Ecodes y Red Eléctrica de España:

  • Respetar las zonas inundables: Cumplir de forma estricta la normativa de construcción y no colocar edificaciones en zonas inundables. Igualmente, también es necesario adaptar los planes urbanos a esta realidad.
  • Gestionar el territorio fluvial dejando más espacio al río: El territorio adyacente al río debe liberarse para poder recuperar el espacio de desbordamiento.
  • Explorar medidas de retención del agua naturales: Recuperar la vegetación natural de los espacios agrarios que ayudan a mejorar la retención de agua y suelo.
  • Apostar por un sistema de drenaje sostenible reduce las inundaciones en España.
  • Eliminar y no construir viviendas en zonas inundables: Para reducir los daños es necesario realizar un nuevo censo de viviendas para, posteriormente, estudiar caso por caso su traslado. Alejar la vida cotidiana de las zonas inundables es una de las mejores garantías.

 

Ayudas nacionales para la restauración de ecosistemas

Para proteger y subsanar los daños producidos por fenómenos meteorológicos como las inundaciones, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha aprobado un paquete de ayudas dirigido a ayuntamientos, diputaciones provinciales, cabildos y consejos insulares o comarcas.

Estos organismos podrán optar a subvenciones de hasta 4 millones dirigidas a proyectos que busquen restaurar los ecosistemas fluviales y reducir el riesgo de inundación en entornos urbanos. Uno de los requisitos principales para poder acceder a esta financiación pública reside en que estos proyectos deberán finalizar antes del 31 de diciembre de 2025.

En total, esta convocatoria cuenta con un respaldo presupuestario de 75 millones de euros y su finalidad pasa por aumentar la biodiversidad dentro del entorno urbano y mejorar la resiliencia frente a los fenómenos agudizados por el cambio climático.

Por último, desde las entidades del Grupo Caja Rural ofrecemos a nuestros clientes un abanico de opciones destinadas a salvaguardar su actividad económica de fenómenos meteorológicos adversos. En esta línea, podríamos destacar los seguros agrarios ofrecidos por RGA, cuyo objetivo es proteger económicamente los cultivos ante lluvias torrenciales o daños derivados de factores climáticos no controlables.

Si quieres solicitar más información sobre este tipo de coberturas, infórmate en la página web de tu entidad de Grupo Caja Rural, o en cualquiera de las oficinas de nuestras entidades distribuidas por todo el país.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}