Vivir en el campo: estos son los beneficios de la vida rural

¿Vivir en el campo o en la ciudad? Existen muchas razones que nos pueden llevar a tomar una u otra decisión. En este post desgranamos cómo es la vida rural, cuáles son sus beneficios y cómo realizar el cambio hacia este estilo de vida.
Cooperativismo 📢10 noviembre, 202277716 min

Blog Ruralvía » Cooperativismo 📢 » Beneficios vida rural
 
Durante los últimos tiempos hemos asistido a una oleada de mudanzas procedentes desde las grandes ciudades al campo debido, en gran medida, a los efectos que la pandemia ha causado en nuestro estilo de vida desde entonces. Libertad, tranquilidad, naturaleza, silencio…son muchos los beneficios que las personas que se van a vivir al campo buscan cuando se plantean tomar una decisión que cambiará su estilo de vida.

¿Qué es la vida rural?

¿Cómo es la vida en un pueblo? Si algo tenemos claro es que la vida en el campo es radicalmente opuesta a la que se vive en las grandes urbes. Los habitantes del mundo rural disfrutan de un día a día mucho más tranquilo, con tiempo para disfrutar de su familia y relajarse en un entorno completamente natural. En la actualidad, la vida en el campo nada tiene que ver con la de antaño, donde escaseaban las buenas comunicaciones con otros municipios o ciudades, o no había cobertura ni internet, entre otros aspectos. Los entornos rurales están hoy en día mucho más globalizados y, en su mayoría, cuentan con todos los servicios y comodidades necesarias para llevar a cabo una vida completamente normal.

⮞ Posibilidades que ofrece la vida rural

No nos olvidamos de la cría de animales y las posibilidades de plantaciones en las huertas que ofrece la vida en el campo. Sin duda, un lugar ideal para cultivar nuestros propios alimentos y vivir mucho más conectados con la naturaleza.

Irse a vivir al campo: ¿por dónde empezar?

Si nuestro sueño es comprar una casa en el campo e irnos a vivir a ella para ganar en tranquilidad y comenzar un nuevo estilo de vida, hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta:

  • Aspectos laborales: si tenemos la opción de poder teletrabajar ya tendremos gran parte de este punto resuelto, pero ¿qué ocurre si debemos buscar un empleo en el lugar al que nos mudamos? En este caso, debemos valorar previamente qué opciones laborales existen en el lugar antes de tomar una decisión definitiva.
  • Servicios cercanos: hospitales, colegios, institutos, supermercados, entidades financieras, gasolineras… ¿Tenemos todos estos servicios a mano o deberemos desplazarnos para acudir a ellos?
  • Vivienda: ¿comprar o alquilar? Buscar una nueva vivienda no siempre es fácil. Además, debemos tener en cuenta que en la mayoría de los pueblos solamente encontraremos viviendas unifamiliares, es decir, no habrá pisos. Esto es algo que debemos tener en cuenta a la hora de elaborar nuestro presupuesto de compra o alquiler.
  • Mudanza: cuando nos vamos a vivir al campo buscamos alejarnos del estrés. Sin embargo, el momento de la mudanza puede generarnos precisamente mucha ansiedad. Por ello, una opción recomendada es contratar los servicios de una empresa especializada que nos facilite este proceso.
  • Ayudas y subvenciones: desde hace un tiempo existe una conciencia colectiva en la España vaciada de volver a llenar sus pueblos de vida nuevamente. Para ello, algunas administraciones locales y provinciales pueden ofrecer diversos tipos de ayudas para facilitar a las familias su mudanza al campo.

⮞ ¿Cómo encontrar el pueblo ideal?

Hoy en día tenemos una gran facilidad para responder a esta pregunta gracias a las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Lo único que debemos tener en cuenta, aparte de los factores del apartado anterior, es qué necesitamos para llevar una vida repleta de bienestar y felicidad en nuestro destino. ¿Norte o sur? ¿Playa o montaña? ¿Cerca o lejos de una gran ciudad? ¿Clima cálido o frío?

Una vez que tengamos claros estos aspectos, podremos iniciar una búsqueda online sobre diferentes pueblos y zonas. Para ello podemos apoyarnos en artículos, blogs de viajes, plataformas e incluso grupos en redes sociales en los que poder preguntar a sus habitantes sobre aspectos puntuales que nos interese conocer.

Beneficios de la vida en el campo

Vivir en un entorno rural ofrece grandes ventajas. A continuación, enumeramos algunas de las más populares:

  • Menor gasto de dinero en el día a día: el precio de la vivienda en las pequeñas poblaciones suele ser menor que el de las ciudades. Además, la escasez de tiendas y establecimientos en los pueblos provoca que, indirectamente, nos veamos menos impulsados al consumismo.
  • Un estilo de vida más saludable: tanto la calidad del aire como la ausencia de estrés, unidos a unos hábitos de alimentación y estilo de vida más naturales, propician que la vida en el campo sea mucho más sana que en los grandes núcleos de población. Además, también podremos contar con la figura del médico rural.
  • Un entorno más seguro: lo cierto es que en los pueblos todos sus habitantes se conocen, por lo que nuestros hijos pueden gozar de una mayor libertad en un entorno natural, sin temor a exponerse a los peligros que sí acechan en las ciudades.
  • Contribuye a la repoblación: nuestro país cuenta con miles de municipios pertenecientes a esa España vaciada cuyos pueblos raramente suelen sobrepasar los 1.000 habitantes. Mudarse a uno de ellos supone contribuir al impulso económico de la zona y a volver a dotar de vida a estos bellos parajes.
  • Fomenta las relaciones personales: en los pueblos los vínculos son mucho más estrechos gracias a que todos sus habitantes se conocen y tienen contacto prácticamente a diario. Conoceremos sus historias, su vida y compartiremos momentos importantes junto a ellos.
  • Libertad para nuestras mascotas: ¿te imaginas tener una enorme finca donde tu perro pueda corretear libremente cada día? Lejos de tener que sacarle con la correa de paseo, la vida en el pueblo no solo te ofrece libertad a ti, sino también a tus mascotas.

¿Vivir en la ciudad o en el campo?

Estilos de vida radicalmente opuestos: vida rural o vida urbana, ¿qué nos conviene más? Sin duda, cada uno de estos tipos de vida tiene sus características. Por ello, si nos estamos planteando tomar una decisión tan importante, conviene que sepamos qué ventajas nos otorga cada una de estas opciones:

⮞ Ventajas de vivir en la ciudad

  • Más opciones de ocio cercanas: bares, restaurantes, cines, conciertos, museos, etc.
  • Lugares mejor comunicados: las grandes urbes cuentan con mejores infraestructuras y comunicaciones en lo que a transporte público se refiere.
  • Más oportunidades laborales: las ciudades están repletas de negocios y empresas, por lo que las opciones de encontrar un empleo son mayores.
  • Servicios cercanos: supermercados, colegios, institutos, universidades, hospitales, centros de salud, entidades financieras… las ciudades nos permiten tener a mano siempre todo este tipo de servicios básicos.

⮞ Ventajas de vivir en el campo

  • Entorno más natural y saludable: lejos de la contaminación, el ruido y el estrés de los grandes núcleos de población, los pueblos nos dan la oportunidad de respirar aire puro a diario.
  • Alimentación más equilibrada: por lo general, los restaurantes localizados en entornos rurales suelen contar con una carta basada en comida tradicional casera de la zona, lejos de la comida rápida que abunda en las ciudades.
  • Posibilidad de cultivar nuestros propios alimentos: las casas de los pueblos normalmente suelen estar ubicadas dentro de fincas que cuentan con espacio para cultivar una huerta de la que obtener nuestras propias verduras, frutas y hortalizas.
  • Espacios más amplios: en los pueblos, los núcleos de población son menores, lo que permite que las viviendas sean más amplias y estén rodeadas de prados y naturaleza. Sin duda, esto nos otorgará una gran sensación de libertad y desahogo.

Nuestro compromiso con el mundo rural

Tras la pandemia, el éxodo urbano hacia a los pueblos continúa siendo una realidad para muchos ciudadanos que se encuentran saturados del estilo de vida de las grandes ciudades. En los entornos rurales, predominan oficios como la agricultura y la ganadería para los que, desde las entidades que formamos parte de Grupo Caja Rural, ofrecemos diversos productos y servicios destinados a satisfacer las necesidades económicas que sus profesionales puedan tener.

Un ejemplo es nuestra cartera de seguros agrarios de Seguros RGA, diseñados para proteger los cultivos y las explotaciones agrícolas ante fenómenos meteorológicos perjudiciales, como pueden ser las lluvias torrenciales o los periodos de sequía.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}