fbpx
 

TecnologíaTrimbot, el robot que revoluciona el sector vinícola

Una empresa española revoluciona el sector vinícola con el desarrollo de Trimbot, un robot que poda las viñas utilizando algoritmos de visión e inteligencia artificial
22 abril, 202013259 min

Poco a poco, la tecnología va dejando su huella en la agricultura y los profesionales del sector ya están siendo testigos de sus ventajas y beneficios. Facilitar y mejorar los procesos de producción y ahorrar costes en las actividades agrícolas son los principales objetivos. Para lograrlo, al campo están llegando avances como la inteligencia artificial, los drones o sofisticados sistemas de navegación. Un ejemplo de esta revolución verde es Trimbot. Un robot creado por la empresa vallisoletana Astiblot, que ha revolucionado el sector vinícola.

Trimbot ha marcado un antes y un después en el sector del vino. Este robot se desenvuelve a la perfección en las plantaciones de viñas al ser capaz de podar las ramas gracias a un sistema automatizado que emplea algoritmos de visión e inteligencia artificial. Imita la percepción de un humano y las decisiones que éste toma a la hora de realizar los diferentes cortes en la viña para realizar la tarea con la misma precisión que lo hace un profesional cualificado.

El creador de Trimbot es el manchego Felipe Beteta que, en 2015, creó la empresa con el único objetivo de automatizar la poda de las viñas. “Supone un ahorro de costes, es 100% eléctrico y trabaja el doble de rápido que un humano”, explica Beteta. Sin duda, toda una revolución en el sector del vino que ha permitido mejorar la eficiencia de los viñedos, aumentar la productividad y adaptarse a nuevos retos globales en términos de sostenibilidad.

Ventajas de la tecnología en la agricultura

La aplicación de los avances tecnológicos en la agricultura, tales como el uso de satélites (fotografísatelital), drones, sensorización, tractores con sistema GPS y demás maquinaría agrícola avanzada, ofrece muchas ventajas a los agricultores y ganaderos.

  • Mejora productividad. La agricultura de precisión es una apuesta segura para el agricultor que, además de multiplicar la productividad de las explotaciones, permite tener un control total gracias que los sistemas que se utilizan para detectar la falta de fertilizantes o agua, conocer las propiedades del suelo, localizar enfermedades y plagas…
  • Gestión más eficiente y sostenible. Los avances tecnológicos aplicados al sector agrícola traen consigo una gestión más eficiente de los cultivos. Esto permite compatibilizar la producción con el medio ambiente, consiguiendo mejores resultados de productividad, trazabilidad y sostenibilidad.
  • Ahorrar costes. Gracias a la tecnología se optimiza la utilización de los recursos, propiciando una reducción de costes, y se contribuye a la protección del medio ambiente.

El Grupo Hermi, líder del mercado en carne de conejo, es un ejemplo del uso de las nuevas tecnologías. Esta empresa vallisoletana ha revolucionado la cunicultura, dando lugar a la cunicultura 4.0. Y lo han hecho con el desarrollo de una app que permite a los cunicultores recoger de forma diaria los datos de producción de las granjas, gestionar los pedidos de pienso y controlar los consumos con el objetivo de mejorar la productividad de las explotaciones.

Pero no todos los agricultores apuestan por la automatización de sus cultivos y por el uso de las nuevas tecnologías para controlarlos. Muchos han optado por un modelo agrícola que genere mínimo impacto medioambiental, que ofrezca la máxima calidad de sus productos y que garantice una mayor seguridad para los consumidores.

Un ejemplo de agricultura respetuosa con el medio ambiente lo encontramos en las Islas Canarias. En concreto en Guía de Isora, donde el agricultor Faustino Álvarez Delgado mantiene una fuerte apuesta por la agricultura ecológica y manual, alejada de tecnologías.

Una producción 100% ecológica que cultiva de forma totalmente artesanal alejada de los productos químicos. Su producción es más pequeña pero también más sostenible de más calidad y más saludable.

La edad del agricultor no importa para aplicar la tecnología a los cultivos pero son los agricultores millennials los que confían plenamente en ella. Así se han convertido en impulsores de esta nueva manera de ver la agricultura con un objetivo claro buscar el equilibrio entre eficiencia y sostenibilidad.

Los agricultores millennials confían en la tecnología

Si quieres desarrollar un proyecto tecnológico como el robot Trimbot que ha revolucionado el sector vinícola o quieres automatizar tus cultivos, todas las entidades del Grupo Caja Rural ofrecemos líneas de financiación para que todas las empresas puedan desarrollar sus proyectos de innovación con las máximas garantías.