Rehipotecar una vivienda, una alternativa para conseguir la financiación que necesitas

Rehipotecar una vivienda es una opción muy valorada por muchas personas que buscan conseguir una financiación de manera rápida y sin complicaciones. Pero ¿conoces sus ventajas y desventajas? En este post te contamos todo al respecto.
Educación Financiera19 diciembre, 202250314 min
Blog Ruralvía » Educación Financiera » Rehipotecar casa

 

¿Estás pensando en contratar una rehipoteca? Como ocurre con cualquier producto financiero – como las hipotecas puente, la subrogación de hipotecas o los contratos de arras – antes de tomar una decisión conviene saber en qué consiste, así como los beneficios que te puede aportar y los riesgos que puedes correr.

¿Qué es una rehipoteca?

Una rehipoteca es un producto financiero mediante el cual se anula la hipoteca que se está pagando en ese momento concreto, y se contrata otra nueva para la misma vivienda, sustituyendo al plan antiguo. Dicho en otras palabras, se trata del proceso de cancelación de la actual hipoteca para poder firmar una diferente con otras ventajas distintas. Lo más habitual es que este nuevo contrato esté formado por el préstamo sobrante de la hipoteca anterior, más el patrimonio derivado de la segunda.

 Ventajas y desventajas de rehipotecar una casa pagada

Como cualquier contrato financiero, rehipotecar una vivienda cuenta con diversas ventajas e inconvenientes que se deben tener en cuenta antes de decidirse o no por esta opción. Entre sus ventajas destacan algunas como las siguientes:

  • Ofrece la posibilidad de conseguir liquidez de manera rápida y sencilla.
  • No requiere la compra de una nueva vivienda, evitando así numerosas gestiones y papeleo.
  • Permite unir deudas en un préstamo único, favoreciendo de esta forma el ahorro.

Por otro lado, rehipotecar una casa también presenta ciertos riesgos y desventajas que convienen no pasar por alto:

  • Al momento de rehipotecar un inmueble, la deuda derivada es mayor. Es decir, deberás pagar más y realizar un desembolso económico más elevado.
  • Las entidades financieras no siempre aprueban este tipo de operaciones. Y es que podrían rechazar la rehipoteca en el caso de que estimen que no cumples con las condiciones precisas para ello o si tu perfil no es el adecuado para contratarla.
  • En caso de impago, la entidad podría llegar a embargarte el inmueble.

 

¿Con qué finalidad se puede rehipotecar una vivienda?

Existen multitud de causas y situaciones por las que se puede llegar a decidir rehipotecar una vivienda, tantas como personas y circunstancias habitan el mundo. Pero lo cierto es que existen algunas bastante comunes que se suelen repetir a la hora de solicitar este proceso:

  • Para realizar obras en la vivienda: como puede ser una reforma integral del inmueble o realizar alguna otra obra que conlleva un considerable gasto económico, como cambiar la instalación eléctrica, por ejemplo. Rehipotecar proporciona, en muchas ocasiones, la liquidez necesaria para hacer frente a este tipo de gastos de una manera mucho más cómoda, rápida y sencilla.
  • Para adquirir una nueva vivienda: las hipotecas que se suelen ofrecer para segundas viviendas no suelen tener las mismas condiciones que para las primeras. Esto se debe a que el importe financiado por las entidades suele ser más bajo. Por esto mismo, rehipotecar la vivienda recurrente puede ayudar a conseguir la financiación necesaria para comprar el segundo inmueble.
  • Para reunificar deudas: tal y como hemos comentado, rehipotecar una vivienda es útil para reunificar deudas y disminuir así el gasto mensual. Contratar este tipo de hipotecas favorece la capacidad de saldar deudas pendientes, dejando pendiente de pago la mensualidad de la nueva hipoteca.

¿Cuántas veces se puede rehipotecar una casa?

Una misma vivienda se puede llegar a hipotecar hasta dos veces. Eso sí, antes de realizar esta operación, debes tener en cuenta que las entidades financieras exigen ciertas condiciones a los usuarios antes de concederles una rehipoteca. De esta forma, lo más común es que tengas que haber pagado parte de la deuda de la hipoteca original, y que la tasación de la vivienda sea mayor que la suma de las dos deudas juntas.

Veámoslo más claro a través de un ejemplo: si todavía tienes que pagar 30.000 euros de tu primera hipoteca y precisas de unos 50.000 euros, el valor de tasación del inmueble deberá ser al menos de 80.000 euros. Ten en cuenta que no conviene superar el 80% de este valor, ya que normalmente este es el límite máximo que se suele financiar por parte de las diferentes entidades.

 

¿Rehipotecar o ampliar la hipoteca? ¿Qué es mejor?

Antes de tomar una decisión financiera de esta magnitud, siempre conviene saber cuáles son las condiciones que marcan las entidades para concederlas, así como los intereses derivados, como seguros y otro tipo de vinculaciones. De esta forma, cada cliente podrá valorar de forma personalizada si este tipo de condiciones le son ventajosas para sus intereses.

En términos generales, si buscas conseguir una liquidez de manera rápida y sin complicaciones, la opción que menos gasto económico te supondrá, en la mayoría de los casos, será la de ampliar tu hipoteca. Por supuesto, esto dependerá de la entidad con la que tengas contratada tu hipoteca, así como de tu situación personal. Sin embargo, antes de iniciar este proceso, te recomendamos que acudas a la oficina más cercana de tu entidad para que puedas estudiar todas las opciones posibles y escoger aquella que más ventajas presente para ti.

 

Proceso para rehipotecar una casa

A la hora de rehipotecar una vivienda se deben llevar a cabo tres procesos:

Estudio de viabilidad

En primer lugar, cuando solicitas una rehipoteca, tu entidad financiera necesita llevar a cabo un estudio de viabilidad. Una vez que acudes a la oficina y tramitas la petición, la caja estudiará la posibilidad de concederte o no una rehipoteca. En el caso de que el estudio concluya con un resultado positivo, se continuará con el siguiente paso.

Cancelación de la hipoteca antigua

Como es lógico, si te conceden una rehipoteca, será necesario anular la primera hipoteca que tenías contratada. Es posible que, para realizar este proceso, tengas que pagar por adelantado ciertas comisiones relacionadas con la amortización. De todas formas, esto depende de cada entidad, así que serán ellos mismos quienes te informarán sobre esta circunstancia.

Aprobación de la nueva hipoteca

Cuando todos los procesos anteriores se hayan llevado a cabo de manera correcta, el último paso será aprobar y conceder la nueva hipoteca. Su capital, como te explicamos, se compondrá por la deuda de la primera hipoteca, más el nuevo de la rehipotecación, sumado a los intereses del préstamo en sí, de existir estos.

 

Grupo Caja Rural te lo pone fácil con tu hipoteca

En Grupo Caja Rural sabemos que tomar una decisión tan importante como la de contratar una hipoteca puede ser algo delicado, complicado y que te lleve más tiempo del deseado. Por este motivo, queremos ponerte este camino un poco más fácil. Para ello, contamos con diversos planes de hipotecas, para que puedas escoger aquella que más se adecúe a tus propias necesidades y las de tu familia como:

  • Hipoteca fija
  • Subrogación hipoteca
  • Hipoteca joven
  • Hipoteca variable

Si deseas conocer más detalles al respecto, ponemos a tu alcance un práctico simulador de hipotecas, para que en tan solo unos segundos puedas conocer tu cuota mensual y las comisiones correspondientes. ¡Así de fácil!

Recuerda que, si tienes interés en una de nuestras hipotecas, o quieres solicitar más información de cualquiera de los productos y servicios con los que contamos, siempre puedes acercarte a tu oficina de Caja Rural más cercana. ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}