¿Qué son las inundaciones costeras y por qué preocupan de cara al 2030?

El cambio climático provoca un calentamiento global que afecta a la temperatura de los océanos y que puede tener consecuencias fatales para determinadas zonas costeras.
Sostenibilidad22 julio, 202235117 min

Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Inundaciones costeras
 

¿Qué es la subida del nivel del mar?

El incremento del nivel del mar es una realidad desde hace varios años y su ascenso no se detendrá mientras no tomemos medidas. Las cifras son alarmantes y algunos organismos relevantes, como el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), alertan sobre sus consecuencias. El ritmo al que crece el nivel del mar se ha acelerado desde 1970, de hecho, en el último siglo ha experimentado el mayor incremento de los últimos 3.000 años. Además, durante el 2021 se alcanzó un récord de calentamiento oceánico.

Este factor supone un riesgo elevado de inundación a las zonas costeras. Un fenómeno que podría verse agravado por un cambio en la órbita de la Luna, según ha destacado un estudio de la NASA y la Universidad de Hawái. Esta variación podría suponer una amplificación del aumento del nivel del mar, ya que este astro influye directamente sobre las mareas. La consecuencia final podría ser un incremento de las inundaciones en las costas durante la década de 2030.

Causas del aumento del nivel del mar y de su temperatura

El cambio climático global persistente desencadena tres factores clave que favorecen el aumento del nivel del mar en todo el planeta.

  • Deshielo de los glaciares y los casquetes polares. Con la llegada del verano y el aumento de la temperatura, estas grandes masas de hielo comienzan a derretirse de forma natural. En condiciones normales, las precipitaciones en forma de nieve son suficientes para equilibrar este fenómeno y reducir sus consecuencias. Sin embargo, el calentamiento global hace que las temperaturas elevadas se mantengan estables durante más tiempo, favoreciendo un deshielo mayor en verano y disminuyendo las nevadas en los inviernos que, cada vez, llegan más tarde.
  • Dilatación térmica. Como ya hemos comentado, el agua de los océanos también se calienta y eso provoca su expansión. Es decir, que ocupe más espacio. La mitad del crecimiento del nivel del mar durante el siglo pasado se atribuye a este calentamiento del agua.
  • Deshielo en la Antártida Occidental y Groenlandia. Las temperaturas del mar se incrementan, derritiendo los glaciares por debajo y debilitándolos. Finalmente, se vuelven frágiles, se rompen y al fragmentarse en el agua se acelera el deshielo.

¿Cómo afecta el cambio climático al océano?

Mientras sigamos quemando combustibles fósiles de forma indiscriminada y emitiendo gases de efecto invernadero a la atmósfera, el calentamiento global será un problema para nuestros océanos. Los mares absorben el 90% del calor de esos gases, lo que provoca un incremento de su temperatura y favorece el rápido deshielo de los glaciares.

¿Cuánto sube el nivel del mar cada año?

Desde 1880 el aumento del nivel del mar por el calentamiento global se ha situado en 23 centímetros, aunque casi la mitad de ese crecimiento se ha producido en el último cuarto de siglo. Cada año, el mar sube unos 3,4 milímetros. Sin embargo, algunos estudios recientes apuntan a que el ritmo de crecimiento está experimentando una aceleración notable y que, en algunas zonas como la costa de Estados Unidos, podría incrementarse unos 30 centímetros más de aquí al año 2050.

Esta información se desprende de los datos técnicos publicados por la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de Estados Unidos (NOAA) e implican que, el próximo año, el nivel del mar aumente tanto como lo ha hecho a lo largo del último siglo. De hecho, según Rick Spinrad, administrador de la NOAA, este crecimiento se producirá incluso si somos capaces de reducir las emisiones de carbono.

Consecuencias del cambio del nivel del mar

No solo nos enfrentamos a la subida del nivel del mar, sino también a la velocidad en la que lo hace. Todo ello supone un riesgo para las costas que pueden sufrir inundaciones y el deterioro del litoral tal y como lo conocíamos hasta ahora. El agua va penetrando hacia el interior, erosionando el suelo, inundando los humedales y contaminando los cultivos agrícolas y los acuíferos. Todo ello se traduce en la pérdida de biodiversidad, la flora y la fauna local se ven afectadas.

El cambio climático provoca otros fenómenos naturales peligrosos que también influyen en el incremento del nivel del mar, como pueden ser los tifones o los huracanes. Estos se mueven más despacio y provocan lluvias más torrenciales, favorecen así la aparición de marejadas ciclónicas que amenazan con arrasar todo a su paso. Se prevé que la población de las zonas costeras con mayor riesgo por inundaciones se vea obligada a trasladarse a zonas más alejadas del mar.

⮞ Cuanto subirá el nivel del agua en la zonas costeras e islas

En España contamos con 8.000 kilómetros de costa, siendo uno de los países del mundo más afectados por la subida del nivel del mar. En 2021, el Gobierno presentó un informe sobre el cambio climático, donde se señala que las zonas más afectadas por estos fenómenos serán la vertiente Atlántica, Cantábrica y el Mar de Alborán. En estas localizaciones el crecimiento podría alcanzar el 8% en 2040, en Canarias el incremento sería del 6%, disminuyendo hasta un 2 o 3% en el resto del Mediterráneo y el Golfo de Cádiz.

En cuanto al territorio insular, el Mediterráneo occidental y, en concreto, las islas Baleares son los puntos más vulnerables por la subida del nivel del mar. En algunas zonas, se contempla que este crecimiento pueda oscilar entre los 57 y los 75 centímetros de aquí a finales de siglo. Lo que supondría un retroceso de los arenales de entre 7 y 50 metros.

Además, en nuestro país las inundaciones de zonas costeras y la subida del nivel del mar no solo provocaría daños millonarios, también perjudicaría notablemente al sector turístico, ya que nuestras costas son uno de los destinos más demandados a nivel mundial.

⮞ Cómo afectará este aumento a la Península

El calentamiento global se inició con la industrialización y las consecuencias ya están encima de la mesa: desertificación, riesgo de incendios, escasez de agua potable, inundaciones, sequías, pérdida de cosechas, etc. El cambio climático supone que ese aumento de la temperatura se produzca de forma más rápida y todo apunta que agravará todos estos problemas en un futuro próximo.

Según el informe del IPPC al que hacíamos referencia al inicio de este texto, publicado en abril de este año, la cuenca del Mediterráneo será una de las más vulnerables ante la crisis climática. En esta zona las sequías, el crecimiento del nivel del mar y la escasez de agua dulce se convertirán en un problema frecuente. En cuanto a la sequía, las predicciones son claras: las lluvias se reducirán un 4% por cada grado que aumente la temperatura.

El uso del agua para la agricultura también puede suponer un problema, ante la escasez de este recurso. Por este motivo, será necesario promover otro tipo de cultivos agrícolas más eficientes, que conserven mejor la humedad del suelo. Otro fenómeno adverso del calentamiento global es lo que conocemos como Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), se traduce en lluvias torrenciales severas y provocan grandes inundaciones y daños.

Según un estudio de la Universidad de Southampton, realizado por el doctor Sybren DriJfhourt y su equipo, el nivel del mar podría incrementarse tres metros de aquí al año 2100. Si esto ocurriera provocaría la inundación de gran parte de Barcelona, A Coruña, Santander o Málaga. Doñana desaparecería, así como gran parte de las Rías Baixas y el delta del Ebro.

Finalmente, las olas de calor cada vez más frecuentes en nuestro país favorecen la sequía y la desertización de nuestro suelo. Según el Ministerio de Medio Ambiente, este problema ya afecta al 75% de la superficie nacional. Por su parte, las cuencas hidrográficas presentan cifras muy bajas y algunos territorios que hoy no están en riesgo, lo estarán dentro de 50 años.

Medidas para frenar el impacto del cambio climático en el océano

Lo primordial será reducir, cuanto antes, las emisiones nocivas a la atmósfera. Sin embargo, aunque minimicemos al máximo el consumo de combustibles fósiles, las consecuencias del calentamiento global llegarán. Ahora mismo la prioridad se centra en reducir su virulencia.

En este sentido, algunas zonas costeras ya están planificando acciones que les permitan paliar las previsiones a largo plazo. Construir diques, rediseñar carreteras o fomentar plantaciones de vegetación que absorban el agua son algunas de las medidas que se contemplan. Destaca un proyecto que supera los 35.000 millones de euros en Yakarta (Indonesia), que pretende proteger la ciudad con un muro de casi 25 metros de alto.

En Grupo Caja Rural ofrecemos soluciones a nuestros clientes para salvaguardar sus actividades económicas de los fenómenos meteorológicos adversos. Como, por ejemplo, los seguros agrarios RGA que protegen los cultivos ante daños provocados por fenómenos como lluvias torrenciales. Además, en cualquiera de nuestras oficinas distribuidas por todo el país podrás consultar las diferentes líneas de financiación que tenemos disponibles para mejorar y modernizar tu proyecto profesional.